MIAMI.- Hace cinco años que Viviana Youssef y su esposo, Michel Boutros, emigraron de Venezuela para recomenzar su vida en Estados Unidos. Llegaron a la Ciudad del Sol cargados de sueños y con deseos de seguir adelante y, junto con otro grupo de accionistas, adquirieron el preescolar Kids Step Academy -KSA Preschool- que se encuentra ubicado en la 12039 SW 132nd Ct., en West Kendall, en el suroeste de Miami.

Viviana trabaja diariamente en la escuela como presidenta y administradora. Junto a ella está su mano derecha, Isabel García, directora del preescolar y coordinadora de programa, quien fue la persona encargada de restructurar el currículo académico para que los estudiantes, principalmente de VPK (Voluntary Prekindergarten Education Program), pudieran continuar con su preparación cuando el cierre económico como consecuencia del COVID-19 les obligó a cerrar sus puertas por casi dos meses.

Te puede interesar

“Todo comenzó poco a poco, con los rumores de que el coronavirus había llegado a Miami, cerca del 10 de marzo”, recordó Viviana. “A partir de ese momento empezaron a faltar los niños, pero todavía todos pagaban. La mayoría de los padres llamaba porque tenían miedo y preferían mantener a sus hijos en casa”.

“Fue a comienzos de la semana del 16 de marzo que empezaron a llamar para decirnos que debían retirar a los niños de la escuela porque habían perdido su trabajo y no podían pagar. Al principio eran solo algunos, pero a mitad de esa semana, en cuestión de tres días, se había retirado el 50% de los alumnos de la escuela. Los padres nos escribían porque habían perdido sus ingresos y tenían miedo”.

El 19 de marzo, luego de que el gobernador del Estado diera la orden de cierre, aún cuando los centros de cuidado infantil no se encontraban en la lista de que debían hacer el shut down, Viviana decidió cerrar la escuela pues de una plantilla de 91 estudiantes escasamente estaba asistiendo el 10% y solo cinco o seis estaban pagando.

Durante la crisis

Mientras se mantuvo cerrado, el preescolar nunca dejó de prestar los servicios de enseñanza. Para ello su directora académica preparó un currículo especial que permitió, junto a los padres, continuar con el proceso educativo y que los niños no perdieran el avance que habían logrado hasta la fecha, pensando principalmente en los estudiantes de VPK que el próximo curso comenzarían en la escuela primaria.

“VPK no tenía obligado hacer el distance learning (educación a distancia)”, indicó Viviana, “pero igual lo hicimos voluntariamente y gratis porque si no los niños hubiesen terminado las clases con muchas deficiencias. Hicimos una planificación de lecciones diarias y por correo electrónico enviábamos a los padres las actividades con los links de los videos que debían ver, los libros a leer, las letras y números que se debían aprender, etc., y de esta forma llegamos hasta el final. Incluso celebramos la graduación con una caravana”.

Isabel fue una figura clave durante todo este proceso con un método de enseñanza a distancia y nuevo. Ella fue la encargada de preparar los planes de las lecciones para cada nivel, hacer la investigación en línea sobre los recursos que podría recomendar para complementar el aprendizaje, enviar las comunicaciones a los padres y, al momento de la reapertura, planificar el inicio de actividades y el campamento de verano.

Sin ayuda

Al igual que la mayoría de los pequeños negocios del país, la dirección de Kids Steps Academy también se avocó a pedir todas las ayudas necesarias para paliar esta crisis. Hablaron con el propietario del local, quien les prorrateó el pago del alquiler con el compromiso de que para el mes de septiembre debían haber liquidado el monto acumulado durante estos meses.

Recibieron el Paycheck Protection Plan, pero les llegó con semanas de retraso y no les alcanzó para cumplir con el compromiso de los salarios y el alquiler. Tuvieron que pedir a las profesoras que solicitaran el unemployment. Así tuvieron que dar de baja a la mayoría de las maestras y ahora, de un staff de 13 educadoras, únicamente se encuentran trabajando cinco.

El SBA Distaster Loan fue una de las primeras ayudas que solicitaron, pero como la empresa es mayoritariamente de capital extranjero, no se lo aprobaron. “Yo mandé una carta diciendo que no me parecía justo”, indicó Viviana. “Nosotros pagamos taxes americanos, contratamos personal americano, estoy en América y el desastre ocurrió aquí, en EEUU. Que por el hecho de ser 51% de capital extranjero y 49% de capital americano, no tengamos el privilegio de un préstamo, me parece injusto”. Al momento de publicar este reportaje, aún esperan respuesta al reclamo.

La hora de abrir

En vista de la situación y con la presión de cumplir con los compromisos, luego de casi dos meses decidieron abrir el 11 de mayo, con menos de 10 niños. Tomaron fuerte medidas de protección y profundizaron con la limpieza.

“La prevención es la prioridad. Somos muy estrictos con el distanciamiento social afuera y, además, nadie entra. Se le toma la temperatura al niño al llegar, en el lobby, se le cambian los zapatos, se les pone hand sanitizer y se desinfecta el bolso. Antes de entrar al salón el niño pasa por el baño para lavarse las manos. También se intensificó el cuidado de la higiene a los estudiantes de modo que con cada cambio de actividad se les pasa por el baño a lavarse las manos. Cuando se van a casa, se les cambian de nuevo los zapatos”, confirmó Viviana.

Ya llevan un mes y medio trabajando con dentro de esta nueva normalidad y no se ha presentado ningún inconveniente. Igualmente, todos los lunes se les aplica un cuestionario a los padres sobre si han tenido alguna sintomatología o han estado en contacto con alguna persona contagiada con COVID-19. Las actividades extracurriculares fueron eliminadas.

Para garantizar que los locales sean seguros, periódicamente va una empresa que hace una desinfección profunda de las áreas con un spray antiviral y lámparas UV. “Al cerrar las instalaciones el personal de limpieza entra y pasa 10 minutos por cada área para hacer la desinfección con luz ultravioleta”, confirmó Viviana.

Es así como aseguran y protegen a los 50 niños que se reincorporaron tras la reapertura, de una capacidad máxima de 65, de acuerdo con las recomendaciones del Departamento de Salud.

Kids Step Academy se encuentra ubicado en 12039 SW 132th CT., Suite 16. Si desea comunicarse con ellos puede hacerlo a través del teléfono 305-278-2711.

lcerboni@diariolasamericas.com

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Ante la nueva ola de COVID-19, el condado Miami-Dade ha vuelto a cerrar los restaurantes, salones de fiesta y gimnasios... ¿De quién es la responsabilidad?

De las autoridades, que no han sabido controlar la situación
De los jóvenes, que no toman medidas y propagan la enfermedad
De todos, porque no hemos entendido que prevenir es la solución
De los negocios, que con tal de vender, no cumplen las medidas sanitarias
ver resultados

Las Más Leídas