MIAMI.- Tras dos meses de aparente calma, la temida marea roja regresa disimuladamente a las aguas de la costa oeste de la Florida.

De hecho, la dantesca imagen de miles peces muertos en la costa se repite. Grupos de limpiezas, apoyados por los presidiarios que cumplen condenas en las cárceles del condado Manatee, recorren el litoral al oeste de la localidad de Bradenton.

Según el medio noticioso Bradenton Herald, la zona más afectada se encuentra en Palma Sola Bay, donde la tarea de limpieza comienza tan pronto sale el Sol.

Por otra parte, la autoridad estatal de aguas y vida silvestre, Fish and Wildlife Research Institute, con sede en St. Petersburg, señaló que la presencia de la microalga, que causa la sustancias tóxica, no es alta pero de igual manera atenta contra la vida de las especies marinas y pudiera causar irritación en la piel y afectaciones respiratorias en los humanos, así como picazón en la garganta.

¿Marea roja?

Científicos y estudiosos del medio ambiente coinciden al decir que la rara contaminación ocurre cuando los lagos, ríos o aguas cercanas a la costa tienen altas concentraciones de nutrientes, en particular nitrógeno y fósforo, y surgen las floraciones de la microalga tóxica.

El medio especializado The Conversation, que aborda una amplia variedad de asuntos científicos, medicinales y hasta políticos, explicó en un amplio reportaje qué es lo que verdaderamente azota las costas suroeste de la Florida y cómo afecta la población de esa zona.

¿Calentamiento global?

El medio especializado The Conversation recoge que los científicos “han demostrado claramente que existe una relación definitiva y sinérgica entre la temperatura del agua, los nutrientes y las floraciones de algas”.

Hoy el Gobierno federal desestima ciertas regulaciones ambientales para fomentar un mayor desarrollo económico y creación de empleo. Pero la conservación y el crecimiento económico no son incompatibles. En Florida, una economía saludable depende en gran medida de un medio ambiente saludable, incluidas aguas limpias.

Peligros

Los avisos de la autoridad de Salud han estado relacionados con cierta dificultad respiratoria, que es una preocupación particular para las personas que sufren asma u otros problemas respiratorios.

No obstante, prácticamente todo aquel que se bañe en una playa afectada por la marea roja podría experimentar ojos llorosos, goteo nasal o garganta rasposa.

Incluso tan solo caminar por la arena podría ocasionarle estos padecimientos, ya que inhalamos la toxina que las olas emiten al llegar a la orilla.

Personas con la piel más sensible podrían tener mayores erupciones, que tendrían que tratar con pomadas medicadas.

¿Podemos evitarlo?

Aun cuando el auge de las algas es impredecible, sí podemos anticipar cuándo un año u otro puede ser peor, dependiendo del monto de lluvias que provoca la salida de nutrientes al mar.

No podemos controlar la naturaleza, la lluvia, pero podemos controlar el flujo de nutrientes, si logramos reducir las cantidades que se escapan de lagos y ríos.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el chavismo es responsable del grave daño ecológico que se ha expandido desde el Arco Minero a gran parte de la región?

Las Más Leídas