martes 7  de  febrero 2023
Florida

"Las peores elecciones para demócratas de Florida en décadas"

Carolina Ampudia, expresidenta del Caucus Progresista Demócrata de Florida, pidió la dimisión de Manny Díaz, presidente de esa organización política en el Estado del Sol

Por DANIEL CASTROPÉ

MIAMI.- Los bajos resultados de los candidatos demócratas en las recientes elecciones de medio mandato en Florida siguen generando un impacto dentro del partido. Ahora se suma la renuncia de Carolina Ampudia, quien se desempeñaba como presidenta del Caucus Progresista Demócrata de Florida.

En diálogo con DIARIO LAS AMÉRICAS, la activista aseguró que deja el cargo porque desde afuera puede realizar una mejor labor y dijo que es necesario que se produzca la renuncia de Manny Díaz, presidente de ese partido en Florida, a quien este rotativo trató de contactar, pero hasta el cierre de esta edición no había respondido a nuestra solicitud de entrevista.

Ampudia criticó al liderazgo demócrata estatal, a la vez que rechazó la posibilidad de que el ala progresista se separe para crear otro partido, como lo han planteado algunos expertos en política. Asimismo, se refirió a “muchos” analistas políticos demócratas como parte de un “cartel”.

- ¿Por qué ha renunciado a su cargo?

Renuncié oficialmente el miércoles [16 de noviembre] porque el partido no está haciendo lo que debe para representar a la gente de Florida, a la clase trabajadora, y porque estamos fallando en muchísimas cosas. Creo que puedo, desde afuera, tratar de lograr un cambio.

- ¿Cuáles son esas fallas?

El Partido Demócrata fue fundado en varios principios, que son los básicos, pero el más importante es darle una voz a la gente. El partido tiene una responsabilidad de ser un termómetro constante de las necesidades del pueblo y de elegir gente que hable y produzca soluciones a los problemas que se están viviendo todos los días. En Florida la tasa de pobreza ha aumentado de una forma muy exagerada, y también el margen que hay entre la clase alta y la clase trabajadora es muy grande. Estamos hablando de un estado que sigue atrayendo a millonarios y billonarios, gente que tiene muchísimo poder porque en Florida no hay impuestos estatales, sino solamente federales. También están viniendo corporaciones que han comprado todas las áreas bonitas, empujando a la gente trabajadora cada vez más lejos, a zonas donde hay menos servicios, a vivir unas vidas todavía más pobres. En Florida también están cinco de las diez ciudades con los mayores incrementos en el costo de la vivienda en el país.

- ¿Cree usted que el Partido Demócrata en Florida ha sido inferior al reto de buscarle solución a esos problemas?

Sí, exactamente. Mencionaba todas esas situaciones porque cuando tenemos la responsabilidad de ver todo eso que está pasando, también tenemos que ser responsables en producir soluciones y elegir candidatos que hablen de esas soluciones. El partido no ha hecho eso. Elegimos una cabeza del partido en enero de 2020 y este señor, Manny Díaz, entró al partido que, si bien tenía una crisis financiera y moral, lo hizo con la promesa de traer dinero y contactos de afuera que se pudieran invertir en Florida. Y no sólo hizo lo contrario, fallando en eso, sino que no cumplió reglas del partido mismo y no produjo una sensación de estabilidad. Todos los que podían haber invertido en el partido en Florida, no lo hicieron y hubo una drástica caída de la inversión en las elecciones, pasando de 58 millones de dólares en 2018 a casi 2 millones de dólares. También el partido estatal invirtió en crear un mensaje a los votantes que solo llegó tres meses antes de las elecciones, cuando ya era demasiado tarde. No fueron capaces de hablar de ese mensaje con toda la población de Florida y ni siquiera con todas las ramas dentro del partido estatal.

-Ustedes han planteado que sería necesario que se produzca la renuncia del señor Manny Díaz.

Definitivamente. Él no fue elegido por el voto común dentro del partido. En el partido hay gente que tiene mucho más poder que otra y él ganó por la elección de la gente con mucho poder. Él no habla por el resto del partido y el resto del partido es más consciente de lo que pasa en las calles con la gente. Este señor lo que ha hecho, con su falta de actividad y su compromiso tardío, es hablar solamente de temas de Cuba y seguir viviendo en el pasado. Él es culpable, desde mi punto de vista, de que esa gente que necesita tanto no tenga una voz. Esa gente que no salió a votar o que votó en una forma equivocada es porque no tenía otras opciones. Todos ellos merecen algo mejor y creo que el partido puede dárselo, si tiene una cabeza que piense en la gente.

- ¿Podría decirse que el Partido Demócrata en Florida está dividido luego de las elecciones del 8 de noviembre?

No, en realidad el partido está bastante unificado. He hablado con presidentes de otras cámaras del partido, con candidatos que ganaron y otros que perdieron las elecciones y con otros miembros del partido y hay muchísima gente que está unificada. En estos momentos somos la mayoría los que queremos que salga el presidente del partido local. Pero tenemos un problema y es que no todo el mundo se siente cómodo hablando en público acerca de eso.

-Algunos analistas políticos demócratas han señalado que el ala progresista, por su mensaje, sería responsable de los bajos números electorales del partido en Florida. Incluso han expresado que sería mejor que los progresistas creen su propio partido ¿Cuál es su visión de esto?

Eso es tan ridículo. Las únicas y los únicos candidatos que ganaron con márgenes claros fueron los progresistas, que eran los que estaban hablando acerca de las mismas situaciones que nosotros estamos hablando sobre la gente. Nosotros estamos en constante contacto con la gente, como dicen, con una oreja en la tierra, escuchando lo que pasa. Es bastante ridícula esa idea de que nos separemos, porque entonces no hablarían para nada el lenguaje de la gente y nunca ganarían una elección. Los progresistas fueron los que ganaron, son los que inspiran, los que realmente hablan de la diferencia entre una cosa y otra. Hay que limpiar la casa porque si tenemos corrupción, ceguera adentro de la casa, es muy difícil que la gente vote por nosotros. Tenemos que ser muy conscientes y buenos en hablar acerca de nuestros errores y de las soluciones que estamos proponiendo. Nosotros trabajamos por todos con mucho amor, buscando cosas que incluso pueden beneficiar a los republicanos. Muchos de los analistas políticos son la causa del problema. Son como un cartel dentro del partido, gente infiltrada que a veces trabaja con republicanos y otras veces con demócratas, y ellos son los que supuestamente son los consejeros del presidente del partido, están totalmente desconectados y la prueba está en que esas elecciones fueron las peores que hemos tenido en décadas.

-Usted ha dicho que ha renunciado a su cargo y que desde afuera podría continuar con una mejor labor. ¿Qué cree que pueda hacer ya no en el rol de presidenta?

El ala progresista del partido siempre ha tenido un contacto grande con organizaciones progresistas que trabajan para la gente fuera del partido, en cosas que son muy demócratas en realidad como el restablecimiento del voto, los derechos de los inmigrantes, que no es que completamente abran las fronteras, pero que hacen que el proceso sea claro, humanitario, que las leyes sean justas. Hay muchas organizaciones que abordan temas de vivienda y organizaciones que trabajan en derechos laborales. Todas estas organizaciones, por su naturaleza, siempre fueron relacionadas con la Cámara de Progresistas. Yo tenía en esa posición las reflexiones del partido, pero no podía hablar mucho acerca del partido y criticarlo por algunas reglas que existen. Desde que yo me volví más activista, siempre he estado relacionada con todas estas organizaciones. Sigo siendo incluso miembro de la junta directiva de muchas de esas organizaciones.

dcastrope@diariolasamericas.com
@danielcastrope

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar