MIAMI — El anhelo de René Cabrera era convertirse en dentista. Nacido en la ciudad de Santa Clara y criado en el pueblo La Esperanza, en Villa Clara, en el centro de Cuba, superó muchos obstáculos, estudió en la mejor escuela de odontología de EEUU y ha cumplido su sueño. Ahora, al frente de su clínica dental en Miami, no olvida sus raíces y ayuda a su comunidad.

¿Cómo este cubano del interior de la isla llegó a titularse con honores en la Universidad Internacional de la Florida (FIU) y luego en la prestigiosa Universidad de Michigan? Con sacrificio y constancia. Y también con muchas clases de inglés. Así lo contó en una charla con DIARIO LAS AMÉRICAS.

Te puede interesar

Desde niño, Cabrera se interesó por la odontología, pero quiso el destino que, tras terminar el bachillerato, con apenas 20 años, viniera al llamado “país de las oportunidades”. Lo hizo solo: “Mis padres me dejaron salir por primera vez, una cosa increíble, porque somos una familia muy unida. Me dijeron: ‘ve a hacer lo que no hicimos nosotros, no queremos que te quedes aquí, busca una mejor oportunidad’. Llegué a EEUU con el sueño de hacerme dentista. Esa era mi única meta. No pude traer nada más, solo un sueño”.

Como relató, “pasé mucho, mucho trabajo, como pasamos todos los cubanos al llegar. Tuve que trabajar mucho. Llegué en cero, sin hablar nada de inglés, sin saber las direcciones, sin manejar, sin saber usar un celular. Cuando vivía en Cuba no existía el internet que existe hoy, no tenía Google”.

“Tuve trabajos que me da mucho orgullo decirlo: limpiando mesas, en carnicerías, en mercados. Tenía que trabajar full time y a la vez estudiar full time. Dormía muy poco. Esos trabajos fueron muy importantes para decidir quién soy. Aprendí a valorar mucho las cosas y encima me daban muchos más deseos de alcanzar lo que siempre quise”, agregó Cabrera, que primero estudió en el emblemático Miami Dade College, donde tantos inmigrantes hispanos han comenzado su camino educativo.

Según recordó, tuvo que tomar muchas clases de inglés. “Tengo más créditos de clases de inglés que de la misma carrera”, dijo entre risas. Tras graduarse con honores en FIU envió solicitudes a varias universidades. “Una de las que me dio la oportunidad fue la Universidad de Michigan. Decidí hacerlo allí porque es una universidad muy prestigiosa en el programa dental”, constató.

En efecto, según un reporte de este año en la página de este centro educativo, “la Escuela de Odontología de la Universidad de Michigan está calificada como la mejor escuela de odontología de los Estados Unidos por séptimo año consecutivo por una publicación internacional que evalúa a las universidades y sus programas de especialidad”. Se trata del Ranking Mundial de Universidades QS 2021, que también ubica a la Universidad de Michigan como la segunda mejor escuela de odontología del mundo.

Un sueño hecho realidad

Al regresar a Miami, René Cabrera se enfocó en crear su clínica dental. Siento que RC Dental Clinic nació desde que llegué a EEUU. Siempre quise tener mi propia clínica”, señaló Cabrera, que después de un año y medio de construcción, abrió su clínica en 2018. Allí trabaja con la ayuda de seis asistentes y ofrece un amplio abanico de tratamientos, como el blanqueamiento dental, las coronas, las terapias de conductos radiculares (root canal) y las carillas o rellenos que arreglan las asimetrías, en lo que se conoce como el diseño de sonrisas.

En torno a la odontología cosmética, el doctor Cabrera es consciente de que cuidar la salud bucal y la sonrisa tiene un enorme efecto en la salud integral, pues mejora la autoestima y el estado emocional. Al mismo tiempo, vela porque los procedimientos estéticos se realicen sin comprometer la salud bucal, sobre todo ahora que se hace tan popular el diseño de sonrisas, que si no es realizado correctamente puede causar problemas.

“Los diseños de sonrisa están de moda en Miami. Básicamente esa transformación de sonrisa con aspecto natural es lo que más hago. Muchos me dicen: ‘doctor, yo no quiero esos dientes de caballo, no quiero esos dientes plásticos, como chicles’. Mis trabajos nunca son así, la esencia de mis trabajos es la naturalidad. Si el paciente los quiere blancos, se los ponemos blancos, pero igual con apariencia natural”, subrayó.

Un aspecto que define el trabajo de este doctor es su enfoque humano: “Lo principal es la honestidad con el paciente, el buen servicio. Nunca hemos tenido una queja, un paciente que se ha ido disgustado. No existe ni existirá. He ayudado a muchas personas que vienen y me han tocado el corazón. ‘No te preocupes, vamos a resolver’, les he dicho”.

Al mirar hacia atrás, apuntó que se siente “satisfecho” con lo que ha construido. “Logré hacer algo que en mi país no pude hacer. Y lo logré de cero, sin que me tuvieran que regalar nada. Creo que, si tengo que hacerlo otra vez, lo hago. Me siento realizado al poder ayudar a personas. Fueron muchas noches de estudio, mucho sacrificio. Uno se pone a leer historias de éxito y no lo cree hasta que a uno le pasa. Es un sueño hecho realidad. Y es el principio, sé que voy a hacer mucho más, si Dios quiere, voy a ayudar a más personas”.

Embed

@GrethelDelgado_

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 42%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.35%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.64%
60323 votos

Las Más Leídas