lunes 23  de  enero 2023
HURACÁN IAN

Mercado de seguros en Florida, maniatado por la industria del reclamo

El huracán Ian obligaría a legisladores del estado a mover ficha y desafiar a determinados intereses para sacar al mercado de seguros de su persistente crisis

Diario las Américas | CÉSAR MENÉNDEZ
Por CÉSAR MENÉNDEZ

MIAMI. - Lo que le faltaba al crítico mercado de seguro de viviendas y locales comerciales de Florida era el azote de uno de los huracanes más destructivos de la historia del estado, cuya consecuencia podría superar los 40.000 millones de dólares en reclamaciones a las aseguradoras que aún resisten en el hostil entorno.

Antes del paso de Ian, los residentes de Florida ya pagaban las primas de seguro de propietario más caras del país. Aunque en este estado se produce solo el 8% de los reclamos, sin embargo, se concentra el 80% de las demandas judiciales de toda la nación contra las aseguradoras.

Nadie duda de que las reclamaciones que provocarán los daños causados por el huracán Ian en distintos condados del centro del estado desencadenarán una enorme subida en los precios de las ya carísimas primas de seguro de vivienda en Florida, la bancarrota de muchas compañías de seguros y el consiguiente aumento del número de clientes en el abultado portafolio de la aseguradora estatal Citizens, que hoy día supera el millón de pólizas.

Barry Gilway, presidente de la compañía aseguradora de último recurso Citizens, entrevistado después del azote de Ian por el periodista Jim De Fede en el programa Facing South Florida, sostuvo que “las compañías privadas podrían subir un 20, 30, o 40% sus primas y que Citizens iba a subir el máximo permitido”, es decir el 7.8%.

Para conocer la impresión de nuestros legisladores y saber qué pueden hacer ellos para aliviar o solucionar esta enorme crisis que se cierne sobre el mercado del seguro de propietarios de Florida, DIARIO LAS AMÉRICAS conversó con el representante estatal republicano Tom Fabricio, que representa el distrito 103 -parte de Miami Lakes y Hialeah-.

Riesgo excesivo

“Ya teníamos una crisis en los seguros de propietario, antes de Ian, originada por múltiples causas. Una de ellas es la cantidad de litigios que se registran en el estado. Las cifras muestran que en Florida hay más demandas contra las aseguradoras que en el resto del país en conjunto, a lo que hay que añadir el riesgo de sufrir tormentas, fuertes vientos e inundaciones. Esta combinación da como resultado que muchas aseguradoras se retiran del estado”, señaló el legislador. En consecuencia, los clientes se van concentrando en la aseguradora estatal Citizens.

Citizens altera el mercado

“Para que el mercado libre funcione de manera saludable se requiere de competencia. Algo imposible cuando solo existe un participante que impone sus reglas de medir el costo del riesgo. Si el objetivo es que otras aseguradoras privadas quieran venir a participar en un verdadero mercado libre y se bajen las primas, Citizens, la aseguradora estatal, no puede hacerles competencia. En las actuales condiciones, las empresas privadas, además de lidiar con la enorme cantidad de litigios, tienen que competir a la baja contra Citizens. Eso las espanta”, apuntó.

Otro problema: el reaseguro

El alto riesgo en pleitos y huracanes de Florida también afecta al mercado de las compañías reaseguradoras. “No quieren vender sus pólizas en Florida y quienes las venden lo hacen a un altísimo precio”. Como consecuencia, se incrementa el precio de las primas de seguro de casa.

Las regulaciones del mercado de seguro establecen, como requisito para operar en Florida, que las compañías de seguros deben comprar una cierta cantidad de pólizas de reaseguro que les permita mitigar el riesgo que asumen al asegurar a sus clientes. El asegurador que no pueda reasegurarse, simplemente quiebra. Es decir, pierde la habilidad de estar acreditado en Florida y tiene que declararse en quiebra”.

Un pozo sin fondo

En los últimos tres años, el mercado de seguros de propietario de Florida perdió 1.000 millones de dólares. “Sin que ocurriese una gran tormenta. Eso es la viva representación de un mercado insostenible”, sostuvo el senador Jeff Brandes del distrito 24, que abarca una parte del condado de Pinellas.

“Bajo las actuales condiciones, los aseguradores carecen de aliciente para mantenerse en Florida, están perdiendo dinero. ¿Quién hace negocio en un mercado donde no se obtiene beneficio?”, argumentó el representante estatal Fabricio.

Poco y tarde

En este contexto, el pasado mes de mayo el gobernador Ron DeSantis convocó una sesión especial del Congreso estatal en Tallahassee, cuyo objetivo era estabilizar el crítico mercado de seguros de propietario de Florida.

“Una de las cosas que hicimos en la pasada sesión especial fue poner 2.000 millones de dólares en un fondo de reaseguro. No es, como muchos consideran, un fondo para darle dinero a las compañías de seguros. Es el estado de Florida actuando como reasegurador para mantener el mercado balanceado, de forma que pudiéramos enfrentar la presente temporada de huracanes”, señaló Fabricio quien, durante dos años, ha abordado el tema de esta crisis.

Por su parte, Brandes, quien aboga por reformas legislativas de mayor calado, sostuvo que se actuó muy tarde y se hizo muy poco, “too little, too late”, muy poco y tarde.

“Florida no puede seguir siendo el estado de mayor riesgo de sufrir huracanes y el de mayor riesgo en sufrir un litigio. Si queremos tener un mercado saludable, esos dos riesgos no pueden coexistir. Los legisladores no podemos controlar los huracanes, pero sí el número de litigios que se generan en el estado” afirmó Brandes en una entrevista recientemente.

Las tareas por delante

“El cáncer del mercado de Florida son los honorarios que se pagan a los abogados y la industria que se ha creado a su alrededor. Uno de los problemas que me gustaría ver resuelto es cambiar el estatuto 627 de la Ley de Florida, que lidia con los honorarios de los abogados”. Según Fabricio, el mencionado estatuto estimula a los letrados a demorar los reclamos para aumentar sus honorarios. Ante una demanda, la aseguradora debe pagar, por una parte, la compensación del demandante y, por otra, los honorarios del abogado. Mientras más tiempo dura el litigio, más cobra este. Lo correcto sería que el abogado cobre de la misma partida de la compensación que recibe el demandante, como sucede en la industria del seguro de auto.

También debería eliminarse la Asignación de Beneficio, AOB por sus siglas en inglés, como se hizo en Texas y North Carolina, coincidió Brandes con Gilway y Fabricio. Con la existencia de la AOB, muchas empresas de techeros van por las casas ofreciendo el reemplazo de un techo viejo por uno nuevo. Estas empresas se encargan de poner un reclamo al seguro. Lo único que debe hacer el dueño de la propiedad es firmar un papel. “Muchos propietarios no saben que usando su nombre se ha interpuesto una demanda y se enteran cuando reciben la citación para la Corte”, indicó Fabricio. Esto no hace más que estimular el desarrollo de la industria de las demandas. Con el agravante de que, en Florida, las aseguradoras deben compensar los daños de un techo viejo como si fuera nuevo. ¿Por qué no pagar al propietario por el valor real del techo, como ocurre en el mundo del seguro de auto?

El futuro

Fabricio considera que estos cambios tendrán lugar en la próxima legislatura. “Confío en que, después de Ian, vamos a tener el impulso y el apetito para resolver estos problemas. Es algo que el gobernador también quiere solucionar. Yo voy a impulsar los cambios que necesitemos para sanear el mercado y bajar las primas”. Fabricio también aboga por la posibilidad de comprar pólizas fuera del estado, “siempre que cumplan con los requerimientos de su banco hipotecario”.

Brandes es menos optimista. Según sostuvo, los abogados colegiados de Florida están facturando anualmente unos 3.000 millones de dólares en litigios contra las compañías de seguros de propietario. “Como es lógico, el Colegio de Abogados hace lobby para que nada suceda en la legislatura”.

Citizens no podrá con otro Ian

Afortunadamente, el presidente de Citizens aseguró que la compañía podrá hacer frente a todos los reclamos de los clientes cuyas propiedades sufrieron daños por Ian, ya que la compañía tenía un gran superávit. “Pero si viene otra tormenta en esta temporada, sí tendríamos que recurrir a imponer un gravamen a nuestros asegurados”, advirtió.

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar