MIAMI.- Una preocupante apatía por la política local, la falta de proyectos específicos y una serie de denuncias sin fundamentos caracterizaron la segunda y última vuelta electoral del distrito 1 en Miami y los grupos por definir en Hialeah y Miami Beach.

Te puede interesar

Esta situación, además de ser preocupante, conllevó a una escasa asistencia que apenas sumó el 12.87% del electorado, 2% menos que la primera vuelta el 5 de noviembre.

Miami

Tras seis años en la Cámara de Representantes, 10 en el Senado estatal y cuatro intentos por obtener alguna otra posición pública electa, Alex Díaz de la Portilla irrumpe en la palestra de la Ciudad de Miami como comisionado del siempre muy atareado órgano municipal.

“Vengo de ser líder mayoritario del Senado, que es quien busca consensos y mueve legislaciones y proyectos e ideas buenas. Estoy habituado a trabajar en equipo”, declaró el recién electo comisionado a DIARIO LAS AMÉRICAS a la pregunta sobre si sería mediador de unos y otros, en lo que parece ser una creciente disyuntiva de ideas entre los comisionados Joe Carollo, Manolo Reyes y el alcalde Francis Suárez.

“Yo no diría ser mediador, sino trabajar todos juntos. Sigo un protocolo que estoy acostumbrado a seguir y eso es lo que haré”, señaló De la Portilla, quien recibió el apoyo del alcalde Suárez, y también de Carollo y Reyes.

Para comenzar, el nuevo comisionado planea revivir la idea de una autoridad de viviendas, que ya fue planteada por Carollo y Reyes y rechazada por la Comisión.

“Plantearé la necesidad de crear una autoridad de vivienda pública, que sea capaz de lidiar directamente con los gobiernos federal y estatal” para recaudar los fondos necesarios”, abordó De la Portilla.

“No se trata de que la idea sea de uno o el otro, sino de todos”, acentuó. “Esos fondos adicionales, que están disponibles y que uniríamos a los que ya tenemos, ayudarían a planificar construcciones en terrenos públicos con apartamentos asequibles, no solo para la tercera edad sino también para jóvenes, para todos”, enfatizó.

De la Portilla también quiere abordar la seguridad pública en el distrito 1.

“Quiero proponer la creación de una subestación de Policía en Allapattah, que es donde más se necesita, para facilitar la presencia policial allí. Hay que mejorar la iluminación de las calles en Allapattah. No podemos seguir con dos Miamis: una para turistas y otra para residentes. Hay que tratarlas a todas por igual”, señaló.

Sobre el muy controvertido asunto de la construcción del complejo comercial con estadio de fútbol Miami Freedom Park, De la Portilla asegura que tiene que estudiar el asunto más a fondo y esperar por la propuesta final.

“Soy una persona pensante. Me gusta ver los detalles. No he visto el estudio de transporte, que no se ha completado todavía. No he visto el reporte de bienes raíces, que debe decir cuánto vale el terreno en realidad”, argumentó.

Por otra parte, el comisionado Reyes, 74 años, que fue reelecto sin oposición, comienza su segundo mandato con una fuerte oposición al proyecto del estadio de fútbol: “Dicen que los dueños del proyecto ganarían unos 500 millones dólares al año y solo pretenden pagarnos algo más de 3,75 millones al año alquilar el terreno”, alegó el comisionado Reyes.

“Esto demuestra” recalcó el representante municipal, “que debemos convocar una licitación. Es terreno público, del pueblo, y nosotros como comisionados tenemos que sacarle el mejor provecho”.

Asimismo, el comisionado Ken Russell fue reelecto en las urnas con amplio margen en primera vuelta, el 5 de noviembre, y anticipa que hay que asegurarse que el proyecto del estadio de fútbol “sea un buen negocio para los residentes y también para la Ciudad. Si no es así, no votaré por ello”.

Miami Beach

Aquel balneario que mayormente solía recibir visitantes del norte y acoger a miles de jubilados se ha convertido en una pujante localidad sociocultural, económica y vanguardista, trinchera incluso de la crisis climática.

En La Playa, como comúnmente le llaman muchos, la Comisión municipal también tiene caras nuevas, y otras que no lo son.

Por ejemplo, Steven Meiner, cuya victoria consideran un milagro, tras lograr el segundo lugar por solo 12 votos en primera vuelta y luego derrotar a la experimentada Kristen Rosen González, que ya fue comisionada e incluso aspirante demócrata al Congreso de la nación.

David Richardson es otra cara conocida, fue representante estatal 2012-2018, pero ahora ocupa un asiento en la comisión de Miami Beach por primera vez.

“Es hora de trabajar para proteger el medio ambiente, la estabilidad financiera y las inversiones en la ciudad”, expuso el recién electo comisionado.

También ganó Ricky Arriola, que fue reelecto y alegó que trabajará con Meiner y Richardson, a quienes considera "líderes de primera clase", para “continuar los planes de mejoramiento y estímulo a los pequeños negocios”.

Por otro lado, el alcalde Dan Gelber, que fue reelecto sin oposición, luego de que dos aspirantes al puesto no completaran los requisitos a tiempo en septiembre, anunció que se prepara para completar sus planes de mejoras, en medio del peligro que supone el aumento del nivel del mar y el millonario crecimiento del turismo en la isla municipio.

Hialeah

La irrupción de cuatro millennials en el Concejo de Hialeah, tras las elecciones del noviembre de 2019, cambia la correlación de fuerzas imperantes en el consistorio desde hace casi una década.

Esta generación de nativos digitales se abre paso en la política local, trayendo como sello distintivo el inconformismo, el deseo de cambiar las cosas y la necesidad de establecer nuevos horizontes. Fieles a su generación, se muestran abiertos a buscar soluciones en los diferentes conflictos abiertos en la municipalidad.

Transparencia

Mónica Pérez, una maestra de primaria de 37 años, graduada de la Universidad Internacional de la Florida, tiene el mérito de haberse enfrentado en solitario, contra la maquinaría electoral del actual alcalde Carlos Hernández. Derrotó con rotundidad, en primera vuelta, a su adversaria la exconcejal Lourdes Lozano, quien tuvo que cederle su asiento en el Grupo I.

Pérez se considera una política independiente. En su campaña supo canalizar el enfado de los votantes contra la administración de Hernández y sacar provecho de los mismos.

La recién electa concejal movilizó con éxito el voto joven en su empeño de renovar el Concejo de Hialeah como “instrumento para transformar la política local”. Fue una activa opositora a las cinco enmiendas propuestas por el alcalde en las elecciones.

A priori, Pérez debe aportar frescura, inteligencia, empatía a la forma de hacer política. Y como ella mismo observó “quiere que la política de Hialeah sea más transparente”.

Experiencia y garras

El flamante concejal Jesús Tundidor, a sus 29 años, acumula gran experiencia en diferentes posiciones relacionadas con el servicio público. Es máter en Administración de Empresas por la Universidad Internacional de la Florida, ha sido vicepresidente de la junta de Planificación y Zonificación de Hialeah. Además, entre 2012 y 2015, se desempeñó como asistente del entonces senador estatal René García.

Precisamente, su entrada en la política local ha ido de la mano de su exjefe García. Pero es bueno señalar que fue capaz de ganarse el apoyo de los bomberos y de la masa descontenta con el alcalde Hernández.

Durante su intensa y abarcadora campaña, se opuso frontalmente a las políticas del alcalde Hernández. Criticó la carestía de los servicios del agua. Se mostró insatisfecho con la gestión de recogida de basuras en la ciudad. Y considera que negligentemente se han vulnerado los derechos de los bomberos y los policías locales. También criticó fuertemente el crecimiento desmedido y desorganizado hacia el oeste de la ciudad.

Tundidor está llamado a ser el contrapeso necesario del consistorio. “Cuando existan voces independientes en el Concejo habremos restaurado el equilibrio [democrático]”, expresó.

Para Tundidor, mejorar la seguridad pública de la ciudad pasa por entender las reivindicaciones de los bomberos y los policías.

Sobre el revocatorio contra Hernández considera que “un político no puede pensar que si gana una elección estará allí por cuatro años haga lo que haga. Es una herramienta del pueblo que puede usar si está cansado, como estamos nosotros, de la mala administración y la corrupción”.

Nebulosa

Jackie García-Roves entra en política haciendo una campaña modesta con contadas apariciones en los medios. Como se dice popularmente ‘volando por debajo del radar’. Sin embargo, esta madre de 37 años, con tres hijos, era una de las cuatro apuestas de Hernández para mantener el control en el órgano legislativo.

El apoyo del alcalde le dio la visibilidad necesaria para alzarse con el triunfo. García-Roves quiere enfocarse en la seguridad en las escuelas. Ha prometido ser una voz independiente, los analistas la sitúan bajo la sombra de Hernández. Algo que ella desmiente al decir que “votará a conciencia lo que sea mejor para los residentes de la ciudad”. “No le debo ningún favor a nadie. Mi compromiso es con los residentes de Hialeah”, sentenció frente a un colegio electoral.

Su inexperiencia en política complica avizorar su futura actuación. Ganó la titularidad de su asiento por el Grupo III en una confrontación muy ajustada con su rival Milly Herrera, quien apenas hizo campaña electoral.

Instinto

Oscar de la Rosa, se ganó la silla del Grupo IV del Concejo en primera vuelta. Este abogado recién graduado ha crecido en medio de la política en casa. Es hijastro del concejal condal Esteban Bovo y su madre trabaja en la oficina del senador federal Marco Rubio.

Los avales para De la Rosa no fueron un problema, recibió los apoyos del congresista Rubio, el alcalde Hernández, el senador Manny Díaz. Inclusos, los bomberos también respaldaron su campaña.

Trabaja en la oficina del cabildero Feliz Lasarte, que representa a Aecom. Una compañía de construcción proveedora del Condado Miami-Dade. Si esta compañía gestionara algún contrato en Hialeah, el concejal De la Rosa debería abstenerse a emitir algún criterio.

Cree que “las soluciones se encuentran siempre en algún lugar intermedio y para alcanzarlas todos debemos ceder en algo”. “En Hialeah hay muchos problemas que solucionar y la única forma de hacerlo es trabajar juntos”.

En cuanto resultó electo, apoyó al entonces aspirante Tundidor, diciendo que sus “plataformas tenían mucho en común”. Un movimiento interpretado por muchos como un desmarque la tutela de Hernández.

De la Rosa siempre ha defendido su independencia, explicó que “no representa ni al alcalde ni a los bomberos. Yo represento a los votantes y residentes de Hialeah”.

Dentro del Concejo, De la Rosa debería tener más afinidad con Tundidor y Pérez. A partir de ahora, las necesarias soluciones para los múltiples problemas de Hialeah tendrían un punto de vista millennial.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con la decisión de Trump de imponer aranceles al aluminio y al acero provenientes de Brasil y Argentina?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas