miércoles 20  de  septiembre 2023
FLORIDA

Nueva ley de inmigración comienza a sentirse

Inmigrantes irregulares pierden empleos porque empleadores temen a nueva norma que debe entrar en vigor el 1 de julio
Por JESÚS HERNÁNDEZ

MIAMI.- Inmigrantes irregulares que trabajan en diferentes sectores del área metropolitana de Miami comienzan a sentir el peso de la ley SB 1617 Immigration, que debe entrar en vigor en Florida el 1 de julio.

“Me dijeron que no fuera a trabajar. Que no podían arriesgarse”, comentó Mario a DIARIO LAS AMÉRICAS, que trabajó en el cultivo de fresas en la zona de Homestead por dos años por menos dinero de lo que exige la ley.

“No nos pagaban mucho, cinco dólares por hora, pero no puedo pedir más porque no tengo papeles”, señaló el joven inmigrante guatemalteco, 25 años, que cruzó la frontera sur en febrero 2020.

Mario es casado y tiene dos hijos en su país natal. “Tengo una familia que mantener. Les mando lo que puedo. Como poco para ahorrar más, pero ahora, sin las fresas, voy buscando trabajo de casa en casa. Arreglo jardines, pinto paredes. Lo que haga falta”, recalcó.

La nueva ley estatal, que fue recomendada por el gobernador Ron DeSantis y ahora candidato a la nominación del Partido Republicano a la presidencia del país, exige a empleadores con más de 25 empleados que verifiquen el estatus legal de cada trabajador por medio del sistema federal E-Verify.

Los empleadores que no cumplan ese requisito serán sujetos a auditorías y enfrentarán multas de 1.000 dólares por día, si se determina que han violado la ley.

En Homestead, cientos de inmigrantes, algunos con hijos nacidos en Estados Unidos, y simpatizantes marcharon frente al ayuntamiento para protestar la ley estatal.

Al ayuntamiento de Homestead, un municipio de unos 80.000 habitantes que está situado en las afueras de Miami podría preocuparle la pérdida de empleos para cientos de inmigrantes irregulares, que pronto podrían convertirse en personas sin techos y deambular en lugares públicos.

Ante esta preocupación, DIARIO LAS AMÉRICAS contactó la alcaldía municipal y aguarda por una respuesta.

“Hemos hablado con la alcaldía y comprenden que esto es un asunto del gobierno nacional, no del estatal, pero nada puede hacer”, especificó Mario.

Al otro lado de la jurisdicción condal de Miami-Dade, en el centro de Miami, donde las altas grúas de construcción anuncian nuevas edificaciones, Santiago vende desayunos en una cafetería ambulante y nota que menos constructores acuden a desayunar.

“Antes venían 15 o 20 trabajadores. Ahora apenas ocho o 10. Me dicen que han botado gente por miedo a la nueva ley”, declaró.

Otros, que se hacen pasar por inmigrantes regulares y muestran carnés de terceros, no van a trabajar por miedo a que los descubran.

“Entiendo que el estado quiera proteger sus gastos porque hay muchos inmigrantes, pero sí inmigración es un asunto del Gobierno federal y dejaron que las personas entren por qué no les dan un permiso de trabajo y ya”, exclamó Santiago.

Con o sin permiso de trabajo, las cosas no son tan fácil como parecen. No hay país que soporte millones de inmigrantes ni opinión pública que lo permita.

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar