MIAMI.- El policía que resultó herido de gravedad al intentar reducir al hombre que se atrincheró y mató a cuatro niños, de entre 1 y 11 años de edad, en una vivienda de Orlando (en el centro de Florida), continúa en estado crítico, informaron este jueves medios locales.

Los cuatro niños fueron encontrados muertos cuando agentes de la Policía de Orlando entraron en la vivienda donde se había parapetado cerca de la medianoche del domingo Gary Wayne Lindsey, de 35 años, tras haber herido de un tiro a uno de los policías que se personaron en la casa por una llamada de violencia doméstica.

La Policía de Orlando reveló este jueves en su cuenta de Twitter que los cuatro niños, con edades de entre 1 y 11 años, fueron hallados muertos en sus respectivas camas, poco antes o después de que el agente Kevin Valencia recibiera un tiro en la cara al enfrentarse a Lindsey, que había tomado a los menores como rehenes.

Tras disparar y matar a sus hijos, dos propios y otros dos de una relación anterior de su pareja, Lindsey se suicidó con la misma pistola en un ropero.

"Nuestra investigación preliminar revela que los niños fueron hallados muertos en sus camas, con los mismos pijamas que les había puesto su madre (...) y murieron mientras dormían", señaló la Policía en su cuenta de Twitter.

"Habíamos trabajado duro para que esta situación terminase pacíficamente. Desafortunadamente, ha tenido un final trágico y triste", dijo al filo de la medianoche del lunes en rueda de prensa John Mina, jefe de la Policía de Orlando.

agentes-policia-orlando-caso-oficial-kevin-valencia-twitter.jpg
El oficial de Policía de la ciudad de Orlando Talmon Hall (cen.) habla de su compañero de escuadrón, el oficial Kevin Valencia, quien fue baleado y gravemente herido el domingo por la noche.
El oficial de Policía de la ciudad de Orlando Talmon Hall (cen.) habla de su compañero de escuadrón, el oficial Kevin Valencia, quien fue baleado y gravemente herido el domingo por la noche.

El incidente duró cerca de 21 horas y los médicos forenses y la Policía continúan investigando los hechos.

Valencia permanece en estado crítico en el Centro Médico Regional de la ciudad, donde fue operado de un disparo en el rostro.

El complejo de viviendas donde se produjo el suceso fue evacuado después de que la novia de Lindsey Jr., cuya identidad no fue divulgada, lograse salir del apartamento casi a medianoche del domingo y denunciara a la Policía que su novio la había agredido y se había quedado en el interior de la vivienda con los cuatro niños.

Cuando los policías llegaron cerca de la medianoche al complejo de apartamentos, Wayne abrió fuego e hirió de gravedad a Valencia.

Desde el apartamento, situado cerca del parque Universal, el hombre se comunicó al menos en cinco ocasiones con los agentes que negociaban su entrega pacífica.

Lindsey contaba con un largo historial criminal y había ingresado en la cárcel del condado de Volusia, en el norte de Florida, varias veces desde 2004 por diversos hechos delictivos.

Mina explicó que la Policía estuvo en contacto "directo e indirecto" con Lindsey a lo largo del día para negociar su entrega.

Sin embargo, poco antes de las 9 de la noche, hora local del lunes, un agente se percató del cuerpo sin vida de uno de los niños dentro del apartamento, por lo que las autoridades decidieron iniciar un operativo de rescate del resto.

Cuando entraron, los agentes hallaron muertos a los cuatro niños y también a Lindsey, de un aparente suicidio.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario