MIAMI.- La imagen de cientos de peces flotando en la Bahía de Biscayne en Miami es perturbadora y lanza una señal de alarma que ni la comunidad ni las autoridades deberían dejar pasar por alto. El problema es real y hay que afrontarlo antes de que sea demasiado tarde.

En un estudio llevado a cabo en 2004 por Hazen and Sawyer, una compañía de tratamiento de agua e ingeniería, establece que la bahía contribuía con aproximadamente $ 12,7 mil millones desde el punto de vista productivo, $ 6,3 mil millones en ingresos para los residentes de Miami-Dade, 137.600 empleos y $627 millones en ingresos fiscales. Estos valores representan el 10 por ciento de todos los ingresos del condado floridano, el 11% del empleo y el 11% de todos los impuestos especiales, impuestos a la propiedad, tarifas, licencias e ingresos por impuestos a las ventas recaudados en el condado.

Te puede interesar

¿Por qué se mueren los peces de la más grande de nuestras bahías del sur de Florida?

Hace tres años, en 2017, Miami-Dade Department of Environmental Resources Management (DERM), produjo un reporte donde comparaba la calidad del agua de la bahía con otras masas de agua de Florida. Según dicho análisis, esta se caracteriza por tener una muy baja concentración de nutrientes. El reporte calificaba la calidad del agua como excelente, y reconocía que los pastos marinos eran robustos al igual que las poblaciones pesqueras.

Sin embargo, en ese mismo reporte se señala que en algunos canales en regiones muy urbanizadas se observaba el impacto negativo debido a la actividad humana. Explicaba que en dichos canales no se cumplía con los criterios de calidad de agua fijado por el estado de Florida, quien los consideraba áreas deterioradas hy alertaba del daño ecológico.

En aquel estudio, DERM sostuvo que el problema más común era “la cantidad de ciertos tipos de bacterias que son indicadores de contaminación de las aguas residuales. Y señalaba que en sus pesquisas observaba “excesos de nutrientes que influyen en la proliferación de algas que dañan el necesario pasto marino y reducen la salud ecológica de la bahía”.

Peces Muertos 3.JPG
Peces muertos flotan en la Bahía Biscayne, en Miami. 

Peces muertos flotan en la Bahía Biscayne, en Miami.

En aquel entonces, se decía que quedaban establecidas las causas del daño ecológico en la bahía y que se iban a crear “diferentes programas destinados a mejorar la calidad del agua para evitar la proliferación de algas”.

Tres años después de aquellas advertencias, Miami Waterkeeper, un grupo de defensa del medio ambiente, informó que en áreas de Morningside Park, el lugar donde vimos aparecer cientos de peces muertos, existe un alto nivel de bacterias.

La toxicidad viene de los desagües

Piero Gardinali, profesor de la Universidad Internacional de Florida (FIU), sostuvo que los compuestos tóxicos provienen de los desagües pluviales que arrastran fertilizantes y de las fugas de los tanques sépticos en hay en la zona.

Supuestamente, se ha protegido la poda de manglares a través de leyes, se regularon los permisos para establecer marinas de más de 10 embarcaciones, restringieron las autorizaciones necesarias para construir en áreas cercanas a la bahía, pero todo eso ha resultado insuficiente.

Incluso, mucho antes, en 1991, se había creado el plan conocido como The South Dade Watershed Project, que tenía el objetivo mitigar el daño ecológico provocado por el impacto negativo del desarrollo urbano en la calidad del agua de la bahía. Y desde entonces le han seguido muchos otros proyectos.

Para entender lo complicado del tema, hay que reconocer que sobre la bahía tienen jurisdicción alrededor de 15 agencias federales, siete agencias estatales y nueve agencias condales entre las que se encuentra precisamente DERM, además el departamento condal de Bomberos, Trabajo Público, Obras Públicas y Construcción, Residuos Sólidos, Zonificación y Puerto de Miami.

Además, muchas municipalidades en el condado guardan relación con la bahía, desde Miami, Miami Beach y Coral Gables hasta Miami Shores, Aventura, Bal Harbor y otras.

El alcalde condal, Carlos Giménez, recientemente señaló que mejorar las condiciones del agua en la bahía no es algo que se logra de la noche a la mañana. Y tiene razón, lo que sucede es que esta noche viene durando más de 30 años y costando muchos recursos.

cmenendez@diarilasamericas.com
@menendezpryce

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.99%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.39%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.63%
53363 votos

Las Más Leídas