MIAMI.- Una propuesta de ley estatal podría desatar el aumento de la factura de electricidad, con el propósito de “fortalecer las líneas eléctricas contra los vientos de huracanes” y evitar así las grandes pérdidas que suponen las reparaciones.

La proposición fue presentada por el senador republicano de Sarasota Joe Gruters y, como es de esperar, cuenta con el apoyo de la mayor empresa eléctrica de la Florida, la Florida Power & Light (FPL).

Te puede interesar

“Esta medida hará la red de electricidad más fuerte, y ayudará a las áreas más vulnerables a recuperarse de desastres naturales”, señaló el senador estatal al presentar su proyecto.

Si la propuesta es aprobada por el poder legislativo estatal, una tasa adicional no determinada aún sería añadida a la factura mensual durante 10 años, con el propósito de recaudar los fondos que servirían para fortalecer las líneas eléctricas”, lo que incluiría, por ejemplo, soterrar cables en zonas donde sea posible o mantener los árboles podados en otras.

Esta disposición daría a las empresas eléctricas Florida Public Utilities Company, Gulf Power Company, Duke Energy y Tampa Electric Company, además de FPL, la posibilidad de recuperar los gastos de “mejorías y recuperación”, al separarlos de las tarifas regulares a pagar por los consumidores.

Quienes se oponen a la propuesta alegan que las empresas eléctricas “ya cobran tasas adicionales por concepto de desastres naturales” y que “otorgar otra tasa sería darles un cheque en blanco que ajustarían a sus necesidades y deseos”.

Acorde a un informe publicado por Sun Sentinel, FPL anticipó que no podía decir aún cómo la tasa propuesta afectaría la factura mensual de electricidad, pero sí indicó que apoya la propuesta “a medida que favorece el hecho de soterrar más cables, ya que eso es muy importante en nuestro estado dada la vulnerabilidad de la Florida ante la huracanes”, declaró el vocero de FPL Christopher McGrath.

Entretanto, FPL ya cuenta con un plan de tres años para “fortalecer las líneas”, que según un estudio, presentado en el comité senatorial que dio luz verde a la propuesta, abarcaría unas 158 millas de tendido eléctrico, que tendría un coste de reparación de 100 millones de dólares.

Esa cifra “es muy alta a pagar”, según el cabildero Jon Moyle, que representa los intereses de los consumidores, bajo la sombrilla de Florida Industrial Power Users Group, ya que significa cerca de 633.000 dólares por milla.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario