Durante las últimas semanas, nuestra comunidad del sur de la Florida y nuestra nación se sorprendieron por la tragedia que tuvo lugar en el Centro de Rehabilitación de Hollywood Hills, donde 14 ancianos murieron debido a las condiciones deplorables en este hogar durante y después del Huracán Irma. La realidad es que estas muertes podrían haberse evitado con más planificación, precauciones y medidas. Ninguna persona debe ser sometida a las terribles condiciones que vivieron los pacientes de este centro de rehabilitación.

Esta catástrofe en Hollywood Hills ha desencadenado un debate nacional sobre el cuidado de personas mayores y debemos aprovechar esta oportunidad para lograr cambios en nuestro sistema de cuidado de ancianos e instituciones, con el fin de proteger a los más vulnerables de nuestra comunidad. Hay ciertos pasos que debemos tomar para evitar que una tragedia como esta se repita en el sur de la Florida.

En primer lugar, debemos asegurarnos de que los centros para ancianos e instalaciones para el cuidado de personas mayores tengan todas las herramientas necesarias para tratar y cuidar a sus pacientes durante y después de un desastre natural.

Recientemente me uní a otros miembros de la delegación del Congreso de la Florida para enviar una carta al Administrador de los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid pidiéndole:

  • Verificar que las instalaciones de cuidado de ancianos tengan planes detallados para atender a sus pacientes durante emergencias y desastres naturales.
  • Suministrar más fondos para hogares de ancianos de la Florida para poder cumplir con las nuevas regulaciones estatales que requieren tener generadores en sus instalaciones durante y después de un huracán.
  • Finalmente, solicitamos a los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid que realicen más inspecciones exhaustivas de seguridad en hogares de ancianos elegibles de Medicare y que pongan toda esa información a disposición de sus familias.

También estoy trabajando para asegurar que tengamos una estrategia especial para ayudar a las personas mayores después de un huracán. Este plan garantiza que estas personas tengan acceso continuo a sus tratamientos y médicos durante y después de un desastre natural. Después del Huracán Irma, me uní con la Congresista Lois Frankel para presentar la legislación Protecting Seniors During Disasters Act.

Esta ley ayudará a los centros de ancianos a tener las herramientas necesarias para poder atender a las personas mayores después de un desastre natural. Reformas a nuestras estrategias posteriores a desastres ayudarán a prevenir tragedias y garantizarán que los ciudadanos de la tercera edad y los residentes de hogares de ancianos puedan recibir mejor cuidado.

Muchas personas de la tercera edad corren el riesgo de ser abusadas física y emocionalmente cuando caen en manos de quienes, para evadir la ley, se van del área del sur de Florida después de haber ocurrido desastres naturales como el Huracán Irma.

Aunque muchos estados tienen registros de las personas con récord de haber maltratado a ancianos, no hay ningún vínculo entre estos registros. Muchos de estos delincuentes utilizan las secuelas de una tormenta, como Irma, para reubicarse en un nuevo estado y trasladar a otro sitio sus prácticas abusivas.

Para proteger a nuestros mayores de estas amenazas, presenté la ley The Senior Citizen Protection Act, junto con el Representante Brad Schneider. Este proyecto de ley reuniría todos los registros estatales para crear un registro nacional, donde se podrá verificar antes de contratar empleados para trabajar con personas mayores.

Las personas de la tercera edad son miembros importantes de nuestra sociedad y debemos hacer todo lo posible para garantizar que puedan vivir con dignidad y sin temor a ser abusados. Con este proyecto de ley, esperamos brindar a las personas mayores aquí en nuestra comunidad, y en toda nuestra nación, la tranquilidad que merecen al evitar que los delincuentes que cometen abusos en un estado huyan al Sur de Florida y comiencen nuevamente sus terribles prácticas.

Nuestra comunidad se conmovió por la tragedia en Hollywood Hills. Pero podemos aprender de esta terrible experiencia y hacer todo lo posible para garantizar que esto nunca vuelva a suceder en el sur de la Florida.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

 

Deja tu comentario