MIAMI.- Un grupo de investigadores científicos de la Florida ha puesto en marcha un plan de “limpieza” que podría acabar con la marea roja que ha matado a miles de animales marinos y podría atentar contra la salud humana.

Según el informe de los científicos, la rara contaminación, que es causada por una microalga tóxica que provoca el tono rojizo que le da nombre, ocurre cuando los lagos, ríos o aguas cercanas a la costa tienen altas concentraciones de nutrientes, en particular nitrógeno y fósforo.

“Los peces muertos y ese olor que molesta hace las cosas más difíciles cuando tienes que lidiar con las aguas de un canal”, señaló Chad Bombenger a CBSMiami, que conduce su embarcación por la zona de Boca Grande, al norte de Cape Coral, en la costa suroeste de la Florida, que mira al Golfo de México.

En efecto, el grupo independiente Mote Marine Laboratory, con base en Longboat Key, Sarasota, lleva a cabo la prueba inicial que podría acabar con la contaminación que produjo la marea roja y para ello han instalado dos bombas procesadoras que “limpian” cantidades de agua con el uso de ozono, que es la sustancia química compuesta de oxígeno, que sirve como desinfectante depurador y purificador en este caso.

“Este procedimiento elimina la marea roja, al eliminar primero las toxinas, la materia orgánica que la produce”, explicó el científico Dr. Richard Pierce.

Esta práctica, que aún está a prueba ante los ojos de las autoridades del estado, tiene la capacidad de procesar 300 galones de agua por minuto, ha sido utilizada con éxito en los tanques del laboratorio, que tiene su sede en Longboat Key.

No obstante, quienes dirigen esta operación anticipan que el gran reto es precisamente la amplia masa de agua que habría que “limpiar”, que se extiende por más de 100 millas de largo, entre las localidades floridanas de Sarasota y Naples.

También persiste la interrogante sobre cómo podría afectar este tipo de limpieza a la vida marina en la zona, al eliminar las toxinas, derivadas de un flujo mayor de nutrientes que proceden de canales y ríos, en particular nitrógeno y fósforo.

De hecho, la autoridad estatal de aguas y vida silvestre, Fish and Wildlife Research Institute, con sede en St. Petersburg, administra un importante fondo estatal para desarrollar proyectos que empleen técnicas o tecnologías que presenten grandes probabilidades de controlar o disminuir el flujo de la marea roja y sus efectos en la Florida.

Entre los procedimientos admitidos destacan precisamente procedimientos mecánicos, físicos, biológicos, genéticos y esfuerzos ambientalistas.

El instituto especializado señala que las propuestas son evaluadas por un panel independiente, compuesto por representantes de agencias gubernamentales y comunitarias.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el reconteo de votos en Florida despejará las dudas sobre el ganador en el senado y la gobernación?

Las Más Leídas