MIAMI.- Muy cerca de Trump se encontraba este martes el presidente de la Comisión del Condado Miami-Dade, Esteban Bovo, durante el lanzamiento del proyecto de infraestructura en la Casa Blanca, con la presencia de gobernadores, alcaldes y comisionados de otros condados del país.

En la reunión no estaban ni el gobernador de la Florida, Rick Scott, ni el alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez. Pero sí Bovo.

Según él, “la razón de haber participado en esa reunión fue porque estaba trabajando desde el verano pasado para que el Gobierno federal mirara los temas de las regulaciones y de cómo financiar los proyectos. Esta fue una invitación porque yo estaba involucrado y fue una reunión en la que me tocó participar a mí con la idea de representar a la comunidad y al Smart Plan”.

La realidad es que en el caso de Giménez, él no recibió ninguna invitación, tampoco el alcalde de la ciudad de Miami, Francis Suárez, a pesar de que los dos funcionarios han trabajado, al igual que Bovo, en la necesidad de conseguir recursos financieros para el Smart Plan (SP), el proyecto de seis rutas de transporte público para Miami-Dade.

Embed
Embed

Mike Hernandez, el director de Comunicaciones del Condado, indicó que “el alcalde Giménez le da la bienvenida a los fondos federales que sean dedicados al SP. No podemos esperar a que llegue el apoyo del Estado. Para hacer algo ya, esta administración ha propuesto el Bus Express Rapid Transit”.

Cualquier otra alternativa de modo de transporte, sea una línea férrea o vehículos autónomos, requiere más tiempo. “Este es un debate importante para especificar el punto final. Todo indica que habrá fondos”, indicó Bovo, quien mencionó que en una carta del Departamento de Transporte de la Florida, del pasado 9 de febrero, el estado podría aportar el 50% cuando se trate de extensiones de sistemas de transporte que ya existen, como el Metrorail, el Metromover o el Tri-Rail.

El plan federal

De acuerdo con el plan del gobierno de Trump, habría una inversión de 1.7 billones de dólares en infraestructura.

“Estamos viendo un depósito de dinero bastante grande, para pagar por la expansión del Smart Plan”, puntualizó el presidente de la Comisión del Condado Miami-Dade.

“El plan del presidente Trump le da la luz a la participación de la empresa privada para invertir en la infraestructura de la nación: aeropuertos, canales, ferrocarriles, puertos; además le da la capacidad a los gobiernos locales para saber dónde invertir esos dineros”, añadió.

Bovo es consciente de que ese proyecto que este martes delineó Trump debe pasar por Senado y Cámara, “ahora empieza el juego político, y ahí siempre puede pasar cualquier cosa”.

Cree que en la reunión de este lunes se destacó que al reducir las regulaciones los procesos se pueden agilizar y que existe “el deseo de crear un fondo o depósito con el que un Gobierno local pueda, si se dan las condiciones, tener un socio para invertir en nuestra comunidad. Pero da el dinero [el gobierno federal] siempre y cuando el Gobierno local ponga recursos en la mesa”, enfatizó Bovo.

El también comisionado por el distrito 13 pudo captar este lunes “demócratas, republicanos, gobernadores, alcaldes, comisionados unidos en el deseo no sólo de reducir las regulaciones sino en la falta que hacía ese depósito de fondos”.

Esas ideas son las que él quiere que se le comuniquen a la bancada de la Florida, demócrata y republicana, en Washington. “Es tratar de influir allá para que haya un desarrollo en Miami-Dade”, recalcó.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que se deben modificar las leyes para el porte de armas en EEUU?

Sí, deben ser más estrictas
Sí, debe prohibirse el acceso a armas a civiles
No, deben mantenerse tal como están
No, pero se debe aplicar con mayor rigurosidad
ver resultados

Las Más Leídas