El miércoles en la noche se pudo ver a Rafael Correa, presidente de Ecuador, bailar animadamente con una mujer en un restaurante bonaerense. Un comensal grabó desde su mesa los movimientos de cadera del -casi siempre- enfadado y malhumorado líder adscrito al socialismo del siglo XXI. Finalmente ese video llegó a mi teléfono y me decidí a publicarlo como nota curiosa en el ambiente de la toma de posesión de Mauricio Macri como presidente de Argentina, motivo por el cual, Correa y otros mandatarios viajaron hasta Buenos Aires esta semana.

Quien me envió el video me contó que nadie en Ecuador se atrevería a publicar esta inocente secuencia por el temor a la reacción del presidente que ya ha demostrado maneras a la hora de amordazar y atacar a los medios de comunicación, a los que sólo entiende como canales de propaganda nunca de control a los excesos del poder político.

Te puede interesar

Así que se me ocurrió titular la información como “El video del presidente Correa que nadie se atreve a publicar”. En seguida se hizo viral y miles de personas lo compartieron en las redes sociales. Muchos aprovecharon para a atacar al polémico presidente y otros airados nos atacaban con el argumento de “¿qué hay de malo en que un presidente baile?

Evidentemente no hay nada que objetar a que un líder político le guste mover las caderas al ritmo de la música en sus ratos libres. Son muchos los ejemplos. El último fue Mauricio Macri, celebrando a lo John Travolta su triunfo frente a Scioli y el kirchnerismo. A Macri no se le da muy bien sacudir el esqueleto pero ¿qué importa? Esperamos de él algo mucho más importante: que sea un presidente para todos los argentinos y que respete a los que no piensan como él. Algo que precisamente no hizo su antecesora y que tampoco practica Correa, que ha hecho su constante vital el perseguir a adversarios políticos y periodistas críticos. Las inquinas de Correa pueden hundir tu empresa, provocar su encarcelamiento y ha generado exiliados políticos, algo impensable en un sistema democrático.

Así que no veo nada malo en que un presidente baile, se ría y se divierta. Ahora que su amiga Cristina ha salido derrotada y que el chavismo ha sido vapuleado en las urnas, es un buen momento para que reflexione y disfrute de la democracia. A mí me gusta incluso más que bailar, debatir ideas, escuchar a los que nos piensan como yo y hasta me excita cuando los ciudadanos a través de su voto consagran la alternancia en el poder.

El primer paso es recuperar la cordura y el sentido común. Algo de lo que tanto Correa como su colega Evo Morales carecen absolutamente. Sigan danzando presidentes y vayan preparándose para dejar el poder porque lo saludable es que los gobernantes tengan mandatos limitados. También es saludable que los medios tengan libertad para alabar o criticar lo que crean oportuno y que nadie se autocensure a la hora de publicar un video del presidente de su país. A ese extremo se ha llegado en Ecuador.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.83%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.64%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.53%
27527 votos

Las Más Leídas