Embed

cmenendez@diariolasamericas.com

Retumban los tambores de guerra. Miles de aficionados preparan sus maletas para desplazarse hacia Rusia y diseminarse entre las once sedes del mundial FIFA 2018, a celebrarse entre los días 14 de junio y 15 de julio, donde 32 selecciones se enfrentarán por levantar la copa más codiciada del fútbol.

Los 64 partidos de la justa deportiva serán transmitidos por cerca de 2.000 periodistas y técnicos acreditados. Entre ellos las cadenas de televisión estadounidense FOX Sport, que tras desembolsar 400 millones de dólares por los derechos de transmisión se llevó una gran decepción cuando el equipo de las barras y las estrellas no clasificó para este torneo por primera vez en más de 30 años.

Telemundo llevará la voz cantante en EEUU en la transmisión en español después de pagar 600 millones de dólares.

Todos los ojos en Rusia

Cuando el balón comience a rodar el mundo se detendrá, el magno evento del fútbol será seguido por más de 3.000 millones de telespectadores. Por ello, Rusia se engalanó como nunca antes, construyó o reconstruyó 12 estadios en 11 sedes diseminadas por varias ciudades de la inmensa nación euroasiática. Ekaterimburgo, Kaliningrado, Kazán, Moscú, Nizhni Novgorod, San Petersburgo, Saransk, Samara, Sochi, Rostov del Don y Volgogrado prepararon las hermosas y modernas instalaciones deportivas exigidas por la FIFA, todas con una capacidad mínima de 40.000 localidades, ubicadas en entornos urbanos adecuados, con restaurantes, hoteles y buenas conexiones de transporte. El país sede ha tenido que desembolsar cerca de 11.500 millones de dólares, el 57% pagados por el gobierno federal, 13% por los gobiernos regionales, y el 28% restante por entidades públicas y privadas.

Con esas cifras organizar una competición de esta magnitud no siempre es una empresa rentable a corto plazo para el país anfitrión. Aunque muchos la entienden como el mayor escaparate publicitario para la nación sede. Rusia espera recibir en concepto de venta de entradas unos 782 millones de dólares. Pero los hoteles, los restaurantes, los bares, los centros comerciales, las compañías de transporte estarán durante un mes recibiendo hinchas de todos los rincones del mundo.

Los precios de las entradas a los partidos oscilan desde los 220 dólares hasta los 1.100. La entrada más barata para disfrutar la final en el remodelado estadio Olímpico Luzhnikí de Moscú es de 455 dólares.

La FIFA hace su agosto

A la FIFA y las selecciones participantes en la justa deportiva las cuentas le salen redondas. La empresa de análisis Swiss Appraisal estima que la Federación Internacional de Fútbol Asociado se embolse durante el evento un botín de 6.400 millones de dólares, la mayor parte del mismo proveniente de la venta de los derechos de transmisión a las diferentes cadenas internacionales, del pago de los patrocinadores, las licencias de uso de comercialización y la venta de entradas.

Las escuadras nacionales participantes se embolsarán un mínimo de 11 millones de dólares. Cada una recibió 2 millones de forma anticipada por el hecho de clasificarse. Las primeras en irse a casa después en la fase de grupo, las que ocupen los puestos del 17 al 32, recibirán 9 millones de dólares.

En octavo de finales, los equipos que acaben del 9no lugar al 16to lugar recibirán $12 millones. Mientras que en cuarto de final, quienes ocupen del 5to al 8vo lugar recibirán 16 millones de dólares.

En semifinales, habrá $22 millones para el 4to lugar, y los terceros se embolsarán $24 millones.

Los contendientes en la final saldrán con los bolsillos llenos, el subcampeón se llevará a casa, además de la medalla de plata, 28 millones de dólares y la selección campeón del mundo levantará el trofeo de 5 kilogramos de oro sólido, recibirá la medalla de oro y la friolera de 38 millones de dólares.

Los 36 árbitros que impartirán justicia durante los partidos recibirán 50.000 dólares en honorarios independientemente de la cantidad que encuentros en que participen.

Los mejores del mercado

Según el CIES Football Observatory, los cinco jugadores de mayor valor del mercado en este mundial son el ariete del Tottenham, Harry Kane, que vale 201 millones de euros, seguido el delantero brasileño, Neymar (196 millones), el francés M'Bappe (186,5 millones), el astro argentino Leonel Messi (184 millones) y el delantero egipcio Salah (171 millones).

En cuanto a las selecciones, la mejor tasada es la selección francesa, cuyo valor de mercado alcanza 1.410 millones de euros, seguida por Inglaterra, con 1.386 millones, la tercera es Brasil con 1.269 millones, la siguiente es España con 965 millones y la quinta Argentina con un valor de mercado de 925 millones de euros.

Con acento español

Se espera que cerca de 1.5 millones de fanáticos pisen tierra rusa durante la magna fiesta del fútbol, muchos de ellos provenientes de Latinoamérica, representada por Uruguay, Perú, Argentina, Brasil, Costa Rica, México, Panamá, y Colombia. De hecho, el idioma más común entre las selecciones asistentes será sin ninguna discusión el español, con ocho países hispanoparlantes.

Tal es así que en los aeropuertos de Rusia, además del tradicional Добро пожаловать (dobro pozhalovat), en la ceremonia de recibimiento, con pan negro y sal, es frecuente escuchar: "Bienvenidos".

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la actuación de la Comunidad Internacional en el caso venezolano ha sido acertada?

Sí, no se le puede pedir más
Sí, pero falta aumentar la presión contra la dictadura
No, ha sido insuficiente
No, no debe meterse en los asuntos de los venezolanos
ver resultados

Las Más Leídas