Un joven británico con trastornos de personalidad que empujó a un niño pequeño desde lo alto del museo londinense Tate Modern, hiriéndolo gravemente, fue condenado este viernes a cadena perpetua con cumplimiento mínimo de 15 años de reclusión.

Al anunciar su sentencia, la jueza que preside el tribunal criminal de Londres explicó haber tenido en cuenta la premeditación del acusado, Jonty Bravery, de 18 años, quien fue juzgado por intento de asesinato, y su peligrosidad en libertad.

Te puede interesar

También subrayó la gravedad de las heridas sufridas por la víctima, un turista francés de seis años que visitaba el museo con su familia, cuya vida "nunca volverá a ser la misma".

En una declaración leída por la fiscal, los padres de la víctima afirmaron que "las palabras no bastan para describir el horror". En la incertidumbre sobre el futuro de su hijo, temen que este no pueda volver a confiar en nadie y que vea a cualquier extraño como una "amenaza".

Durante su juicio en diciembre, Bravery, que tenía 17 años en el momento de la agresión en agosto de 2019, se declaró culpable de empujar al pequeño desde la décima planta.

El niño, que aterrizó unos 30 metros más abajo sobre un tejado de la quinta planta, sufrió una hemorragia cerebral y fracturas en la columna vertebral, las piernas y los brazos.

policia bomberos londres galeria tate modern 4 agosto 2019 afp.jpg
Foto del 04 de agosto de 2019 que muestra a la policía, ambulancias y bomberos fuera de la galería Tate Modern después de un incidente que involucra la caída de  un niño del décimo piso del edificio.

Foto del 04 de agosto de 2019 que muestra a la policía, ambulancias y bomberos fuera de la galería Tate Modern después de un incidente que involucra la caída de un niño del décimo piso del edificio.

Bravery, que sufre autismo y trastornos de personalidad, había advertido a sus cuidadores en el otoño de 2018 de que planeaba matar a alguien de este modo, según una grabación publicada en febrero por la radio BBC y el diario Daily Mail.

"En los próximos meses, tengo en mente que debo matar a alguien", se le oía decir, afirmando buscar un edificio alto de la capital.

"Puede ser cualquier sitio mientras sea un lugar alto, podría subir, visitarlo y empujar a alguien desde allí", agregó.

Bravery vivía en un apartamento social del distrito londinense de Hammersmith y Fulham, cuyas autoridades lo tenían a su cargo y habían contratado a una empresa para cuidarlo.

En los meses precedentes a la agresión había mostrado signos de mejora, por lo que se le permitía salir solo cuatro horas al día.

FUENTE: Con información de AFP

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

La Ciudad de Miami ha ordenado el uso obligatorio de mascarillas u otro tipo de protección facial en lugares públicos. Hialeah, Coral Gables y North Miami Beach adoptan medidas similares. Para Usted...

Es la única manera de evitar el aumento de los contagios
El uso de la mascarilla no tiene que ser obligatorio
Está bien usarla en mercados o centros de salud, pero no en la calle
Más que usar mascarilla, hay que controlar a los grupos de riesgo
ver resultados

Las Más Leídas