viernes 2  de  diciembre 2022
CLIMA

Corea del Sur: Tifón deja un muerto y varios desaparecidos

Los bomberos en Corea del Sur pasaban por barrios inundados en botes de goma para rescatar a personas y a sus mascotas

6 de septiembre de 2022 - 07:58

SEÚL.- El tifón más poderoso que golpeaba Corea del Sur en años castigó su región sureña el martes y descargó un metro (3 pies) de lluvia, además de destruir carreteras y derribar tendidos eléctricos. Sin embargo, la cifra de tres muertos podría haber sido mayor de no ser por los preparativos y cierres de escuelas, según las autoridades.

También la población estaba más concienciada sobre la tormenta y sus riesgos. El tifón Hinnamnor tocó tierra apenas unas semanas después de que la capital, Seúl, y las regiones circundantes recibieran intensos chubascos que generaron inundaciones repentinas y derivaron en la muerte de 14 personas.

El gobierno alertó a la población durante días conforme se acercaba el meteoro, y advirtió sobre la posibilidad de unos daños históricos al tiempo que tomaba medidas para salvar vidas.

Tras rozar la isla turística de Jeju y golpear el territorio continental cerca de la ciudad portuaria de Busan, Hinnamnor se debilitó al llegar a las aguas entre la Península de Corea y Japón. Decenas de personas fueron evacuadas.

Embed

El tifón estaba en mar abierto 280 kilómetros (173 millas) al nordeste de la isla de Ulleung, con vientos que habían remitido hasta los 115 kilómetros (71 millas) por hora el martes por la tarde, según la agencia surcoreana de meteorología. Se esperaba que bajara de categoría a ciclón tropical durante la noche, mientras viajaba al nordeste entre Rusia y la isla de Hokkaido, en el norte de Japón.

Los daños más graves estaban en la ciudad sureña de Pohang, donde se encontraron dos muertos y al menos otras siete personas estaban desaparecidas después de que la tormenta anegara edificios y carreteras, provocara aludes de tierra e inundara un centro comercial.

Había autos dañados por la tormenta, con las ventanas reventadas o el maletero abierto, repartidos por las calles como trozos de basura. Se desplegaron tropas para asistir con los esfuerzos de rescate y recuperación, que manejaban vehículos blindados por calles convertidas en ríos de color chocolate.

Los bomberos pasaban por barrios inundados en botes de goma para rescatar a personas y a sus mascotas. Los comerciantes trataban de salvar muebles y otros objetos en el famoso mercado al aire libre de Guryongpo, donde los trabajadores sacaron topadoras para retirar grandes montones de escombros.

Embed

La tormenta descargó más de 105 centímetros (41 pulgadas) de agua desde el domingo en la región central de Jeju, donde los vientos alcanzaron los 155 kilómetros (96 millas) por hora. También las regiones meridional y oriental del territorio continental sufrieron aguaceros y vieron derribados carteles de tráfico y tejados, así como árboles y postes de luz. Varias carreteras quedaron destruidas.

Una mujer septuagenaria murió en la ciudad sureña de Pohang tras verse arrastrada por inundaciones repentinas, y otra sexagenaria fue encontrada muerta en un estacionamiento subterráneo inundado donde aún se buscaba a otras siete personas. Los rescatistas no llegaron a tiempo hasta otro hombre que pidió ayuda antes de desaparecer, presumiblemente arrastrado por las aguas.

Una mujer octogenaria falleció en la cercana Gyeongju después de que un alud de tierra sepultara su casa. Un hombre de 25 años que cayó en un arroyo crecido en la ciudad de Ulsan, en el sur del país, seguía desaparecido, según el Ministerio del Interior y Seguridad.

También en Pohang, los bomberos apagaron un incendio que dañó al menos tres edificios en una gran planta siderúrgica operada por POSCO. Un funcionario de presidencia que habló bajo condición de anonimato durante una rueda de prensa dijo que las autoridades investigaban la causa del fuego.

Embed

El Ministerio de Seguridad indicó que 3.200 de las más de 4.500 personas que se vieron obligadas a evacuar sus casas habían regresado a sus hogares para el martes por la tarde. Casi 80 edificios quedaron inundados o destruidos, y decenas de carreteras, puentes e instalaciones estaban dañados.

Más de 600 escuelas en todo el país fueron cerradas o pasaron a impartir clases en línea. Más de 250 vuelos y 70 servicios de transbordadores permanecieron inactivos y más de 66.000 botes de pesca echaron anclas en puertos. Hasta las 6 de la mañana los trabajadores habían logrado restaurar el servicio eléctrico a 78.890 de las 89.180 viviendas que sufrieron apagones.

FUENTE: Con información de AP

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar