ELMAU — Obligados a no utilizar el gas ruso, las potencias industrializadas del G7 están bajo presión para mantener sus compromisos climáticos, durante su cumbre en Alemania, en medio del "fantasma" de un regreso de los combustibles fósiles más contaminantes.

Anfitrión de la cumbre organizada a partir de este domingo en Baviera, en un lugar natural espectacular al pie de lo Alpes, Alemania encarna de por sí este dilema: la primera economía europea acaba de anunciar un mayor recurso al carbón para compensar la caída de las entregas de gas ruso.

Te puede interesar

De todos modos, el canciller Olaf Scholz asegura que el G7 permanece comprometido con el acuerdo de París, que prevé limitar el aumento de la temperatura mundial a 1,5 grados y lograr la neutralidad de carbono para 2050.

La declaración final del G7 de Elmau será observada en detalle, en particular en lo que concierne a un posible cuestionamiento por parte de Scholz del compromiso de no financiar más proyectos vinculados al gas o el carbón, y de un acuerdo tendiente a descarbonizar ampliamente los sectores de la electricidad para 2035.

En un mundo donde el impacto de la crisis climática ya se hace sentir, a través de inundaciones devastadoras o sequías destructivas, se espera que el G7 formule en particular nuevas promesas de financiamiento para ayudar a los países más pobres.

Pero las posibilidades de un avance decisivo son pocas durante una cumbre marcada principalmente por la guerra en Ucrania.

"Elmau está ubicada en las montañas. Ciertamente no moveremos montañas. Pero podemos tomar decisiones importantes", dijo el canciller Scholz en víspera del inicio de las discusiones.

"Antes de la guerra, había una intención clara, incluido de parte de Alemania, de obtener resultados concretos en materia de financiamiento climático, pero ya no parece ser el caso hoy en día", lamenta Susanne Droege.

"Promesas vacías"

Los activistas en materia de clima señalan que la disparada de los precios de la energía y el abandono progresivo del petróleo, carbón y gas rusos, al cual se comprometió el G7, es una ocasión única de acelerar el desarrollo de las energías renovables.

Pero mientras tanto Alemania, Italia, Holanda y Austria regresan a los combustibles fósiles para suplir esa carencia.

De todos modos, son necesarias señales fuertes antes de la cumbre de la ONU sobre clima COP 27, organizada en Egipto en noviembre, indican los actores climáticos.

El canciller Scholz quiere lanzar un "club climático" que reúna a países que aceptarían reglas comunes para evitar las desventajas competitivas, por ejemplo acordando reglas de tarificación del carbono o en materia del uso del hidrógeno verde.

El G7 también debería reafirmar la necesidad de inversiones públicas y privadas importantes en las infraestructuras de energía limpia de los países en desarrollo.

Las naciones ricas prometieron consagrar 100.000 millones de dólares anuales a partir de 2020 para ayudar a esos países a adaptarse al cambio climático, pero esta promesa no ha sido cumplida.

FUENTE: Con información de AFP

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.91%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.7%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.39%
23052 votos

Las Más Leídas