La exmujer del representante del Estado Islámico, Tania Georgelas, conocida como la Primera Dama del Estado Islámico, concedió la primera entrevista a The Atlantic luego de lograr huir a EEUU y deslindarse del pensamiento de muerte con el que convivió durante gran parte de su vida.

El racismo que estuvo presente durante su infancia en Gran Bretaña le hizo ver en el ala radical un espacio propicio para hacer valer las leyes islámicas a través de la violencia. En 2004 se casó con John Georgelas, hijo de un exmédico militar estadounidense que poco después de los ataques del 11S, abandonó la escuela y se interesó por los movimientos religiosos radicales.

"Nuestros sueños consistían en tener nuestra propia tierra, criar a nuestros hijos y enseñarles a matar para que se unieran a la yihad", comentó Georgelas.

Embed

Para el año 2013 "John quería ir a Siria, pero yo le dije que no estaba preparada y que los niños aún eran demasiado pequeños" para ingresar a las filas del Estado Islámico.

Sin embargo, la discusión la ganó el marido y, embarazada empacó y viajaron de Gran Bretaña a Siria a un lugar en el que rápidamente se enfermaron por no contar con ventilación ni agua corriente ni comida.

Ante este panorama y bajo una profunda depresión, Tania se marchó junto a sus hijos a casa de sus suegros en Palmo, Texas.

"Cuando volví a EEUU me sentía muy deprimida en una sociedad que durante muchos años consideré malvada. Había perdido mi vida, mi marido era mi vida. La única razón por la que tenía a mis hijos era para que combatieran por Alá como muyahidines", comentó.

Jhon se mantiene en las filas del Estado Islámico y es, ahora el representante oficial del movimiento terrorista.

La vida de Georgelas ha dado giros importantes. Al superar la depresión decidió darse una nueva oportunidad y acudió a un portal de citas para conseguir parejas.

"Tengo cuatro hijos, mi esposo me abandonó para ser el próximo Osama bin Laden", escribió la mujer y en menos de un día recibió cerca de 13.000 peticiones.

De ese experimento conoció a su actual novio, un informático llamado Craig. "Estoy viva, pude salir de Siria, mis hijos son felices y están sanos. Estoy feliz", afirma.

FUENTE: REDACCIÓN

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario