Embed

Actualizado: 9:32 pm, hora del Este de los EEUU

PARÍS.- La catedral de Notre Dame, icono de París y exponente máximo del arte gótico, sufrió este lunes un devastador incendio que acabó con parte de su estructura y sumió a Francia en un estado cercano a la conmoción.

Te puede interesar

La intervención de unos 500 bomberos evitó que se redujera a cenizas una obra que desde hace ocho siglos se ha convertido en un símbolo de la ciudad y que el presidente francés, Emmanuel Macron, prometió reconstruir.

Los cañones de agua, que vistos desde la distancia parecían los arbotantes que sujetan las paredes de la catedral, lograron imponerse al avance del fuego, aunque no evitaron que dos tercios de su cubierta, al igual que su célebre aguja -ambos añadidos al templo gótico en el siglo XIX-, quedaran totalmente destruidas.

El fuego, originado por causas todavía desconocidas en el tejado, que estaba en restauración, también dañó buena parte de las obras interiores, aunque no las reliquias que atesora el templo, entre ellas la corona de espinas de Cristo.

La alcaldesa de la capital francesa, Anne Hidalgo, agradeció la "cadena humana" que se creó de inmediato para tratar de sofocar las llamas y lograr preservar las obras e arte.

Con las primeras llamas, sonaron las campanas del templo, un clamor muy ligado a la historia de Francia, a sus eventos felices y a los dramas más tristes.

El difícil acceso a la isla fluvial en la que está enclavada la catedral, rodeada por las aguas del Sena, dificultó la labor de los bomberos, que se centraron en evitar que el fuego dañara la estructura y provocara el derrumbe del monumento, en particular de la torre norte, la más afectada de las dos.

Tras un primer momento en el que las autoridades temieron lo peor, el secretario de Estado de Interior, Laurent Nuñez, lanzó un mensaje de esperanza y aseguró que, aunque conviene ser prudentes, todo hacía indicar que la estructura de la catedral se salvaría.

Para confirmar esta nueva fase habrá que esperar "unas tres o cuatro horas", pero con los elementos de los que las autoridades disponen se puede "pensar que la estructura se ha salvado, principalmente la de la torre norte", que era la que más preocupaba.

Francia entera tenía sus ojos clavados en la televisión, que en directo retransmitía como las llamas iban devorando un símbolo de su país. "Estoy triste al ver como arde una parte de todos nosotros", escribió el presidente, Emmanuel Macron, en su cuenta de Twitter.

Lo hizo poco después de haber anulado una alocución televisada en la que iba a anunciar importantes medidas políticas para el país.

"La reconstruiremos", aseguró el presidente, al borde de las lágrimas, desde la explanada del templo, donde hizo un llamamiento a las donaciones para financiar las obras que devuelvan a Notre Dame el esplendor perdido.

Su preocupación era la de todo el país, al tiempo que afloraban los mensajes de apoyo y solidaridad de todos los rincones del planeta, síntoma del icono que se iba consumiendo a la vista, impotente.

En medio de la tragedia, el multimillonario francés François-Henri Pinault dijo que donará unos 100 millones de euros para los trabajos de restauración de la catedral una vez se sofoque el incendio.

Poco después de las ocho de la noche, hora local, los bomberos franceses no estaban seguros de que se pudiera detener la propagación de las llamas por la cubierta de la catedral y señalaron que, si el fuego alcanzaba las torres, las consecuencias serían imprevisibles.

Embed

El secretario de Estado de Interior francés rechazó las críticas propagadas por las redes sociales por la no utilización de helicópteros o aviones para sofocar el fuego.

"El lanzamiento de agua desde el aire habría sido extremadamente peligroso, frente a lo dicho en redes sociales", aseguró el alto cargo, en aparente alusión a un tuit del presidente Donald Trump, en el que se preguntó por qué no se estaban empleando aviones cisterna en las labores de extinción.

El jefe del dispositivo de bomberos que trataba de apagar el fuego, Jean-Claude Gallet, confirmó al menos un herido grave entre los miembros de su equipo y dijo que la prioridad estuvo centrada en evitar que se derrumbara la torre norte de la catedral, lo que podría acabar con buena parte del edificio.

Por su parte, la primera dama de EEUU, Melania Trump, hizo referencia a las llamas en el templo parisino a través de la misma red social: "Mi corazón se parte por la gente de París tras ver el fuego en la catedral de Notre Dame. Rezando por la seguridad de todo el mundo", dijo.

En las labores de extinción del incendio, que se declaró poco antes de las siete de la noche, hora local, después del cierre del monumento al público, participan 500 bomberos y 18 cañones de agua, junto a medios aéreos y acuáticos desde el cercano río Sena.

El presidente francés, Emmanuel Macron, acudió a los alrededores de Notre Dame de París para seguir el trabajo de los bomberos acompañado por el primer ministro, Édouard Philippe.

emmanuel-macron-incendio-catedral-notre-dame-paris-04152019-efe.jpg
El presidente francés Emmanuel Macron (izq.) y el primer ministro Edouard Philippe (der.) reaccionan mientras observan el voraz incendio que devora la Catedral de Notre Dame este lunes 15 de abril de 2019, en París, Francia.
El presidente francés Emmanuel Macron (izq.) y el primer ministro Edouard Philippe (der.) reaccionan mientras observan el voraz incendio que devora la Catedral de Notre Dame este lunes 15 de abril de 2019, en París, Francia.

Otros miembros de su Gobierno, entre ellos la ministra de Defensa, Florence Parly, el titular de Cultura, Franck Riester, y el secretario de Estado de Interior, se trasladaron igualmente al puesto de mando desde donde se supervisan las operaciones.

En un primer mensaje en su cuenta de Twitter, Macron manifestó la "emoción de toda una nación" por el incendio e indicó que pensaba en todos los católicos y todos los franceses.

El incendio estaría "potencialmente relacionado" con las obras de renovación del edificio, según apuntaron fuentes de los bomberos citadas por la televisión francesa BFMTV.

Philippe Villeneuve, el arquitecto jefe que se encuentra al frente de las obras de renovación de la catedral, aseguró este lunes al diario Le Parisien que "no había trabajadores en el lugar" cuando se produjo el incendio por la tarde.

El fuego se avistó por primera vez en la parte de la cubierta de la cabecera, sobre el deambulatorio, en torno a las 6:50 horas de la tarde de este lunes.

Las fuerzas de seguridad establecieron inmediatamente un perímetro de seguridad en torno a la catedral y desalojaron los puentes que comunican la isla de la Cité donde está el templo con el resto de la ciudad.

Embed

"Se está produciendo un terrible incendio en la catedral de Notre Dame en París. El Cuerpo de Bomberos de París está intentando controlar las llamas", informó inicialmente la alcaldesa de París, la gaditana Anne Hidalgo, a través de su cuenta en Twitter. "Estamos movilizados en estrecha colaboración con la Diócesis de París. Invito a todos a respetar el perímetro de seguridad", añadió.

Esta catedral es uno de los edificios más emblemáticos de la capital francesa. Comenzó a construirse en 1163 y fue culminada en 1345 y se encuentra en la isla de la Cité, en el río Sena.

La catedral de Notre Dame es el lugar más turístico de Francia, con cerca de 12 millones de visitantes en 2017, de acuerdo con datos de la Oficina de Turismo y de Congresos de París (OTCP).

Embed

FUENTE: Con información de EFE y Europa Press
 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con que las policías de Florida entreguen los indocumentados a las autoridades de inmigración?

Las Más Leídas