TEHERÁN.- El presidente iraní, Hasan Rohaní, descartó este lunes volver a negociar con Estados Unidos mientras aplique sanciones contra Irán, una etapa delicada que –afirmó– se podrá superar si todos en el país se muestran unidos.

Horas antes de la entrada en vigor de la primera ronda de sanciones estadounidenses, impuesta tras la retirada de EEUU del acuerdo nuclear de 2015, Rohaní aseguró que es el turno de Washington de "demostrar que quiere solucionar algo con las negociaciones".

En una entrevista a la televisión estatal iraní, Rohaní calificó la postura de Washington de "contradictoria" ya que en su opinión "no se puede negociar al mismo tiempo que hay sanciones".

De esta forma respondió al presidente Donald Trump, quien reiteró este lunes que está "abierto" a alcanzar un nuevo acuerdo "más amplio" con Irán que no se limite a su programa nuclear y que englobe todas "las actividades malignas" de Teherán.

Trump advirtió, asimismo, de que "los individuos o entidades que no cancelen sus actividades con Irán corren el riesgo de sufrir graves consecuencias", en el marco de su objetivo de aislar económicamente a Teherán.

Las sanciones estadounidenses afectan también a las compañías extranjeras, que se están viendo forzadas a cerrar sus negocios en Irán, lo que amenaza la ya maltrecha economía del país persa.

Pese a ello, Rohaní se mostró moderadamente optimista.

"Aunque hoy, al firmar la aplicación de las sanciones, habló otra vez fuerte, Trump ha dado un paso atrás, aunque tiene que dar varios pasos atrás para llegar al tiempo de antes de su mandato", señaló.

Consideró también que EEUU lleva a cabo "una guerra psicológica para crear dudas en la población iraní", que en la última semana ha protagonizado protestas por la crisis económica.

Dirigiéndose a la nación, instó a la unidad para superar la etapa delicada que se abre este martes: "Si trabajamos todos juntos, muy pronto haremos arrepentirse a EEUU y derrotaremos en unos meses las sanciones", añadió.

Esta primera ronda de sanciones penaliza el sector automotriz y el comercio de oro, metales preciosos y otros, como el aluminio y el acero, y prohíbe al Gobierno iraní adquirir dólares estadounidenses.

En noviembre próximo, se aplicarán sanciones a las transacciones financieras con el Banco Central iraní y a la venta de petróleo, una de las principales fuentes de divisas de Irán.

Garantizar las exportaciones de crudo iraní es una de las exigencias de Teherán al resto de firmantes del acuerdo nuclear –Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania– para no retirarse del histórico pacto.

Sobre las conversaciones con estos actores internacionales, Rohaní subrayó que hay voluntad política pero se necesitan todavía pasos prácticos, sobre todo de Europa.

La Unión Europea lamentó este lunes el restablecimiento de las sanciones estadounidenses y recordó que el martes entrarán también en vigor sus medidas para proteger a las empresas europeas en Irán, entre ellas el llamado "estatuto de bloqueo".

No obstante, la realidad es que numerosas empresas europeas, principalmente multinacionales como Total, Siemens o Peugeot, están abandonando el país por los riesgos que entraña mantener sus actividades con las nuevas sanciones.

A pesar de los temores de las empresas, Rohaní destacó que "Europa, China y Rusia han prometido resistir ante las sanciones petroleras y al sistema bancario", que se aplican en tres meses.

Agregó que las relaciones con Rusia y China "no son comparables con Europa" pero –subrayó– que "no hay obstáculos" en los lazos con el viejo continente.

"Hoy nosotros no estamos solos", hizo hincapié Rohaní, intentando alejar la sombra de una nueva época de aislamiento internacional, como la sufrida antes de la firma del pacto nuclear, y cuyos efectos todavía no se han dejado totalmente atrás.

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el chavismo es responsable del grave daño ecológico que se ha expandido desde el Arco Minero a gran parte de la región?

Las Más Leídas