MIAMI.- Ya no queda casi nada del nuevo centro comercial Retroville, situado en el noroeste de Kiev y bombardeado por las fuerzas rusas el domingo por la noche, un ataque que dejó al menos ocho muertos, según un informe oficial provisional.

Bajo un toldo del que cuelgan grandes carteles publicitarios, seis cadáveres yacen en el suelo con sus pies desnudos sobresaliendo del plástico negro con el que se les ha recubierto.

Te puede interesar

Los cadáveres son todos de hombres con equipamiento militar, y dos están semidesnudos, sugiriendo que soldados probablemente estaban durmiendo allí cuando el bombardeo.

Un bombardeo sacudió este suburbio de la capital ucraniana y destruyó tanto el edificio como los alrededores más cercanos.

"Estaba tranquilamente en mi casa, mi departamento fue sacudido por la explosión, pensé que el edificio se iba a caer", recuerda Vladimir, de 76 años.

Los rusos "probablemente apuntaban a una central (eléctrica) térmica a unos cientos de metros", dijo, señalando una gran chimenea blanca en el horizonte.

Inaugurado a inicios de 2020, un poco antes de la pandemia de COVID-19, "Retroville" era un templo del consumo, con sus 250 tiendas, sus marcas occidentales, sus cines y sus 3.000 lugares de aparcamiento.

Toda la parte sur del inmenso complejo comercial, que era el orgullo de los habitantes del barrio, quedó devastado.

En este suburbio de Vinogradar, donde antaño florecían viñedos y huertos, surgieron en los últimos años torres ultramodernas de color grisáceo, algunas de las cuales aún no están habitadas o ni siquiera terminadas.

En los alrededores del centro comercial, casi ninguna ventana se salvó de la explosión y los cristales rotos cubren las explanadas de los edificios de 20 plantas.

El aparcamiento sur del "Retroville" parece ahora un campo de batalla: vehículos pulverizados, chatarra retorcida y escombros que dificultan el paso.

Del club deportivo "Sportlife" y su piscina queda, literalmente, un montón de acero y charcos de agua sucia, con trozos fundidos de poliéster aislante. El ambiente desprende un olor a quemado.

Entre los escombros, un grupo de bomberos y militares buscan a más víctimas, al pie de un edificio de diez plantas carbonizado y aún humeante del que sólo queda la estructura de hormigón.

"Son las oficinas del centro comercial, afortunadamente, no había nadie", explica un vecino.

De acuerdo con el ejército ruso, el lugar se utilizaba como un almacén de armamento y de munición.

"Una batería de lanzacohetes múltiples ucranianos y una base de almacenamiento de sus municiones fueron destruidos con armas de precisión de largo alcance en la noche del 21 de marzo, en un centro comercial que no estaba operativo", indicó el Ministerio ruso de Defensa.

1000 (80).jpeg
En los alrededores del centro comercial, casi ninguna ventana se salvó de la explosión y los cristales rotos cubren las explanadas de los edificios de 20 plantas.

En los alrededores del centro comercial, casi ninguna ventana se salvó de la explosión y los cristales rotos cubren las explanadas de los edificios de 20 plantas.

Negociaciones

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, afirmó que todos los temas estarían sobre la mesa si su par ruso, Vladimir Putin, acepta dialogar sobre la guerra, tras advertir que su país estaría "destruido" antes de rendirse.

En el terreno no había tregua con la violencia, luego de que las fuerzas rusas destruyeron un centro comercial en Kiev y el Pentágono aseguró que Moscú intensificó sus operaciones aéreas y marítimas.

A su vez, el presidente estadounidense Joe Biden alertó que Putin está considerando el uso de armas químicas y biológicas en Ucrania, mientras conversaba con sus aliados europeos sobre lo que calificó como las "tácticas brutales" de Moscú.

A casi un mes del inicio del conflicto, ha habido poco avance en las conversaciones entre las dos partes, por lo cual Zelenski ha urgido hablar directamente con Putin.

El lunes insistió en que una reunión con Putin, "en cualquier formato", es crucial para terminar con la guerra.

"Si tengo esta oportunidad y Rusia tiene el deseo, podríamos abordar todas las cuestiones", dijo a periodistas ucranianos en una entrevista publicada por la red Suspiline.

"¿Resolveríamos todo allí? No, pero existe la posibilidad de que podamos parcialmente al menos detener la guerra", agregó.

Zelenski dijo que estaría dispuesto a discutir sobre la península de Crimea, ocupada por Rusia, y las áreas separatistas prorrusas de la región de Donbás (este), aunque insistió en que considera que deben ser devueltas a Ucrania.

"En el primer encuentro con el presidente de Rusia, estoy listo para abordar estos temas", declaró, tras indicar que cualquier acuerdo sobre cambios "históricos" serían sometidos a un referendo nacional.

"Esta es una historia muy difícil para todos (...) y para encontrar una salida debemos tomar este primer paso sobre el cual hablé: garantías de seguridad, el fin de la guerra", puntualizó.

Insistió en que Ucrania "ya entendió" que no puede unirse a la OTAN, pero agregó que sus compatriotas no pueden simplemente "entregar" la capital o las ciudades de Járkov y Mariúpol, un puerto fuertemente bombardeado.

"Ucrania no puede aceptar ningún ultimátum de Rusia. En primer lugar, habrá que destruirnos a todos, únicamente entonces se respetarán sus ultimátums", sostuvo.

Kiev asediada

Mientras tanto en Kiev entró en vigor un toque de queda de 35 horas a partir de las 20H00 (18H00 GMT) del lunes, luego de que los bombardeos rusos destruyeron el centro comercial Retroville, donde murieron al menos ocho personas.

"Fue la bomba más grande en caer en la ciudad hasta ahora", comentó Dima Stepanienko, de 30 años, quien fue lanzado "al pie de la cama" por la explosión.

Un sacerdote ortodoxo que caminaba entre los escombros de Retroville susurraba oraciones mientras maldecía a los "terroristas rusos".

Rusia aseguró que el centro comercial era usado para almacenar sistemas de cohetes y municiones.

1000 (84).jpeg
Un bombardeo sacudió este suburbio de la capital ucraniana y destruyó tanto el edificio como los alrededores más cercanos

Un bombardeo sacudió este suburbio de la capital ucraniana y destruyó tanto el edificio como los alrededores más cercanos

Moscú intensificó su actividad militar, con 300 vuelos en 24 horas, en un intento "desesperado" por volcar la marea en contra de la resistencia ucraniana, dijo un funcionario estadounidense de defensa.

Biden, a su vez, aseguró que Putin considera el uso de armas químicas y biológicas, y advirtió de una "severa" respuesta occidental si lo hace.

"Están sugiriendo que Ucrania tiene armas biológicas y químicas. Esa es una señal clara de que (Rusia) está considerando usar ambas", declaró Biden sin aportar evidencia.

Las fuerzas de Putin han sido acusadas de causar una catástrofe humanitaria en Mariúpol, donde unas 350.000 personas están atrapadas sin agua y electricidad.

Ese puerto ha sido bombardeado sin tregua y más de 2.000 personas han muerto, según autoridades locales, en lo que el jefe de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, calificó como un "masivo crimen de guerra".

Rusia le había dado a Mariúpol hasta las 05H00 del lunes para rendirse, pero Kiev rechazó el ultimátum y dijo que la resistencia en la ciudad había fortalecido la defensa de toda Ucrania.

Mariúpol es un blanco clave en la guerra de Putin, por servir de puente entre las fuerzas rusas en Crimea y los territorios controlados por Rusia en el norte y este.

Protestas en Jersón

Pero la resistencia ha continuado incluso en ciudades capturadas por Rusia. Autoridades ucranianas acusaron el martes a las tropas rusas de disparar contra manifestantes desarmados en la ciudad sureña ocupada de Jersón.

Videos subidos en redes sociales y la aplicación Telegram mostraron a decenas de personas congregadas en la Plaza Libertad de Jersón para protestar contra la toma de la ciudad por parte de Rusia.

Los soldados rusos aparecen disparando al aire, mientras un hombre mayor ensangrentado era retirado, aunque las autoridades indicaron que no hubo muertos.

En tanto, las gestiones diplomáticas continúan esta semana con el viaje de Biden a Europa para conversar con gobernantes del G7, la UE y la OTAN.

Los países occidentales y sus aliados esperan fortalecer su frente unido, aunque no está claro que vayan a tomar medidas adicionales para presionar a Rusia.

Moscú ha advertido que sus relaciones con Washington están "al borde de la ruptura", luego de que Biden calificó a Putin como un "criminal de guerra".

Zelenski urgió a Europa a aumentar fuertemente la presión contra Moscú, al afirmar que el continente debe suspender todo su comercio con Rusia, pero Alemania ha evadido los llamados a un embargo europeo sobre el petróleo y gas rusos.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, advirtió que tal embargo tendría "un impacto muy serio sobre el mercado energético mundial", que enfrenta precios sumamente elevados.

Con la guerra cada vez más cerca de un estancamiento, Zelenski pidió a China "tener un papel importante" en el fin del conflicto.

La guerra desplazó a alrededor de 10 millones de ucranianos, casi un tercio de ellos refugiados en el exterior, según la ONU, mientras crece el temor de una hambruna en otros países debido a que Rusia y Ucrania son grandes exportadores agrícolas.

1000 (83).jpeg
Ucrania bombardeos

Ucrania bombardeos

Mariupol

El asalto ruso ha convertido la vida en Mariupol en una lucha por la supervivencia.

Se han cortado los suministros de electricidad, agua y alimentos, así como la comunicación con el mundo exterior. No está claro cuántos de la ciudad con una población de antes de la guerra de 430,000 quedan. Se cree que alrededor de una cuarta parte huyó a principios de la guerra y decenas de miles más escaparon durante la última semana a través de corredores humanitarios. El Ayuntamiento de Mariupol dice que varios miles de residentes fueron llevados a Rusia en contra de su voluntad.

Otros intentos de irse han sido frustrados por los esfuerzos rusos para someter a Mariupol. En eso, Moscú no ha tenido éxito, dijo el martes el Ministerio de Defensa de Gran Bretaña en una publicación en las redes sociales. Pero Rusia por ahora controla el corredor terrestre desde Crimea, la península que anexó en 2014, y está bloqueando el acceso de Ucrania al Mar de Azov.

La agencia de refugiados de las Naciones Unidas dijo el martes que más de 3,5 millones de personas han huido de Ucrania desde que Rusia invadió.

Quienes lograron salir de Mariupol describieron un paisaje devastado.

“Ya no hay edificios allí”, dijo Maria Fiodorova, de 77 años, quien cruzó la frontera con Polonia el lunes después de cinco días de viaje.

Olga Nikitina, que huyó de Mariupol hacia la ciudad de Lviv, en el oeste de Ucrania, dijo que los disparos volaron sus ventanas y su apartamento cayó bajo cero.

“Se libraron batallas en todas las calles. Cada casa se convirtió en un objetivo”, dijo.

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.73%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.69%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.58%
28158 votos

Las Más Leídas