MIAMI.- Otra escalada militar en el Medio Oriente está a flor de piel. No son pocos los medios de comunicación y fuentes gubernamentales que vaticinan un enfrentamiento de gran envergadura en los próximos meses.

Te puede interesar

El caldo de cultivo está dado por múltiples ingredientes, que van desde el continuo conflicto árabe israelí y la guerra civil internacionalizada en Siria hasta la creciente injerencia de Irán en la zona, que no renuncia a su primacía persa de antaño.

De hecho, el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, ha subrayado que el Ejército de su país está preparado para "una operación militar a gran escala" en la Franja de Gaza en caso de que estallen enfrentamientos.

"Prefiero mantener la tranquilidad, si bien no nos engañamos sobre la posibilidad de que sea posible alcanzar un acuerdo político con este grupo (Hamás), que quiere barrer al Estado de Israel de la faz de la tierra", ha dicho.

Por ello, ha manifestado que las autoridades "se preparan para la parte ofensiva, y la campaña no sólo sería amplia, sino también sorprendente", según informó el diario israelí The Jerusalem Post.

En este sentido, ha recalcado Netanyahu que "no dudará en hacer lo que sea necesario", antes de asegurar que "las consideraciones electorales" no tendrían un peso en su decisión, en referencia a las elecciones anticipadas que se celebrarán en septiembre.

Las palabras de Netanyahu llegaron horas después de la muerte de un miembro de Hamás por disparos efectuados por soldados israelíes contra la Franja de Gaza, según reclamó el Movimiento de Resistencia Islámica, que fue citado por la agencia de noticias Europa Press.

Las fuerzas de seguridad de Hamás, que gobierna la Franja desde 2007, amenazaron con represalias tras la muerte de miliciano.

Hezbollah

Por otra parte, el primer ministro israelí advirtió al movimiento chiita libanés Hezbollah, apoyado por Irán, que habrá represalias "devastadoras" en caso de un ataque, después de que su jefe declarara que sus cohetes podrían alcanzar Tel Aviv.

"Seamos claros. Si Hezbollah se atreve a cometer el error de atacar a Israel, le impondremos un golpe militar devastador", aseguró Netanyahu.

En efecto, el jefe de Hezbollah, Hasán Nasrallah, declaró el viernes que Israel no se "libraría" en caso de un conflicto entre Irán y Estados Unidos.

"¿Quién dice que Israel se libraría si hubiese una guerra contra Irán?", lanzó Nasralá en una larga entrevista difundida en el canal de televisión de Hezbollah, Al Manar.

"El primero en bombardear Israel será Irán", añadió, y aseguró que "Irán tiene la capacidad de bombardear Israel con fuerza y ferocidad".

En respuesta, Netanyahu indicó que los aviones de combate F-35 israelíes "pueden llegar a cualquier lugar de Oriente Medio, incluyendo Irán".

Siria

Tras más de ocho años de guerra, matanzas e intervención internacional, Siria parece entrar en su batalla final. Más de 20.000 insurgentes de disímiles orientaciones ideológicas y religiosas resisten en Idlib la ofensiva desencadenada por las fuerzas del régimen de Damasco.

La llamada guerra civil de Siria, que ha tenido por coprotagonistas a Rusia, Turquía, Irán, EEUU y Hezbollah, se reduce ahora a la última provincia rebelde alzada, donde aviones sirios y rusos bombardean a diario una zona habitada por más de tres millones de civiles.

Hoy el coprotagonismo está prácticamente reducido a Rusia y Turquía, que apoyan respectivamente al régimen sirio y a milicias rebeldes, mientras mantienen un peculiar acuerdo de entendimiento para evitar que el conflicto trascienda las fronteras.

No obstante, aun cuando ambos países pudieran representar fuerzas antagónicas en el campo de batalla sirio mantienen buenas relaciones, inclusive en el plano militar.

Tanto el presidente ruso, Vladímir Putin, como su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, han declarado que tratan de controlar el final de la guerra caiga para evitar males mayores.

Con la venta de misiles S-400, Moscú trata a Ankara como un socio, pese a que el país euroasiático y árabe hace parte de la OTAN, la fuerza militar rival por excelencia de Rusia.

Y para Turquía, que ya acoge a 3,5 millones refugiados sirios, una avalancha de cientos de miles de civiles atravesando sus fronteras a última hora supondría un serio revés para su estabilidad interna.

El saldo de la guerra es muy alto: un estimado de muertes que fluctúa entre 372.000 y 570.000 sirios fallecidos, según la fuente que lo calcule, en un país cuya población era estimada en 22 millones.

Conforme a las Naciones Unidas, más de 400.000 sirios han perdido la vida, unos 14 millones han necesitado ayuda humanitaria, seis millones fueron desplazados dentro del país y cinco millones tuvieron que abandonarlo.

Mientras todo esto continúa, el gobernante sirio Bashar Al-Assad, que se mantiene en el poder con la práctica de elecciones fraudulentas, señaló que el país devastado por la guerra podrá reconstruirse por sí solo.

“Se necesitará al menos 400.000 millones de dólares”, dijo el gobernante, pero muchos dudan que Siria, por sí sola, pueda recabar tantos miles de millones y probablemente tenga que acudir a países amigos, la diáspora siria y el mercado internacional.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con la salida de las tropas de EEUU del norte se Siria?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas