MIAMI.- Según el diccionario ruso, la palabra novichok significa algo completamente nuevo, en referencia a objetos. Algo así como novato si nos refiriéramos a personas.

Pero en este caso nos referimos a una sustancia. Un componente químico que es altamente tóxico y fue creado en los años 1970 tiempos de la que muchos llaman “felizmente extinta Unión Soviética”.

Te puede interesar

De hecho, un laboratorio militar alemán asegura que el novichok “es la causa indudable” de que el líder opositor ruso Alexéi Navalni permanezca en coma inducido desde el pasado 24 de agosto, luego de sufrir un desmayo sorpresivo durante un vuelo en territorio ruso y ser trasladado de urgencia a Berlín.

Según el químico ruso Vil Mirzayánov, el primero que reveló la existencia del novichok en un libro aparecido en 1990; se trata de un compuesto binario, de acción nerviosa, que bloquea las señales de los nervios a los músculos y termina provocando el colapso de las principales funciones del organismo.

El componente químico consta de dos sustancias, entre los que destaca el peligroso agente nervioso A-232. Por separado son prácticamente inofensivas, pero al mezclarlas producen una enorme acción tóxica. Esta particularidad permite que el A-232 no sea detectado como algo peligroso cuando se transporta.

¿Quién es Navalni?

Alexei Navalny es uno de los opositores más prominentes de Rusia. Es incluso calificado por medios internacionales como el hombre al que el presidente ruso, Vladimir Putin, teme por la manera frontal de criticarle.

No es la primera vez que Navalni está hospitalizado por los efectos de agentes tóxicos. La última vez fue el año pasado, poco después de ser condenado a 30 días de cárcel por haber convocado unas protestas que no fueron autorizadas por el Gobierno, por haber sido “excluido” de la lista de candidatos de unas elecciones locales.

Navalni describe al partido de Putin, llamado Unidad, como “nido de criminales y ladrones", y acusa al presidente de "chupar la sangre de Rusia".

De hecho, el hombre ha convocado con éxito grandes protestas en el país euroasiático, en las que ha sido detenido en múltiples ocasiones.

El pasado mes de junio describió la votación sobre la reforma constitucional en Rusia como "un golpe de Estado" y una "violación de la Constitución", que fue “premeditada y manipulada para darle la aprobación que pedía Putin y su partido”.

De hecho, las reformas permiten a Putin permanecer en su cargo otros dos mandatos.

Su candidatura para las elecciones presidenciales de 2018 fue prohibida por las autoridades, luego de que fuera acusado de una supuesta malversación de fondos que lo inhabilita para postularse a cargos públicos.

Navalny niega vehementemente las acusaciones y sostiene que sus problemas legales son represalias del Kremlin por sus feroces críticas.

Su ascenso en la política rusa arrancó en 2008, cuando comenzó a bloguear sobre supuestas malas prácticas y corrupción en algunas de las grandes corporaciones controladas por el Estado.

A través de estas plataformas, Navalny llega directamente a sus seguidores, predominantemente jóvenes, con un lenguaje agudo y contundente y con burlas a la elite leal al presidente Putin, quien se niega a mencionar su nombre.

Envenenar

De hecho, envenenar enemigos es tan antiguo como la propia historia. Y aunque a menudo asociamos el empleo del veneno durante la Antigüedad a Roma, su uso remonta muchos años atrás: se cree que el ya el faraón egipcio Menes, fundador de la Dinastía I (3.500 a.C.) estudió las propiedades de plantas venenosas para su uso.

Al igual que el hermanastro del dictador norcoreano Kim Jong-Un, otras personalidades han sido víctimas supuestas o confirmadas de envenenamiento en los últimos 30 años.

Por ejemplo, el espía ruso Alexandre Litvinenko, convertido en opositor de Putin, murió a los 43 años en un hospital londinense, víctima de un envenenamiento con polonio, sustancia radioactiva extremadamente tóxica.

Tres semanas antes, Litvinenko había bebido té con otro exagente ruso, Andrei Lugovoi. Su muerte provocó una crisis diplomática entre Londres y Moscú, que siempre rehusó extraditar al principal sospechoso.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Las Más Leídas