Embed

HARARE.- El líder de la oposición de Zimbabue, Nelson Chamisa, se negó a aceptar la proclamación como vencedor de las elecciones presidenciales del actual jefe de Estado, Emmerson Mnangagwa, que calificó de "fraudulenta, ilegal e ilegítima".

En una rueda de prensa en Harare, el candidato del Movimiento por el Cambio Democrático (MDC) reiteró que los resultados anunciados esta madrugada son "falsos" y, aunque no divulgó las pruebas que asegura poseer, afirmó que el recuento alternativo de su partido demostraría su triunfo con 2,3 millones de votos.

El plazo para impugnar los resultados termina en siete días y, aunque Chamisa evitó confirmar si acudirá a la Justicia, adelantó que buscará "la anulación de esos resultados" y tomará "todas las medidas posibles", en las que trabaja su "equipo legal".

"Incluso si vamos a los tribunales, tenemos muchas pruebas de cómo se amañaron estas elecciones. Daremos las pruebas en el momento oportuno", dijo Chamisa, quien mencionó razones "legales y políticas" para no entregar unos informes que supuestamente probarían que Mnangagwa no habría alcanzado los dos millones de votos.

"Hemos ganado estas elecciones y estamos preparados para formar el próximo Gobierno. No mostraremos respeto por algo inválido y nulo como la declaración que hizo la (Comisión Electoral de Zimbabue) ZEC", apuntó el político.

Al ser preguntado si se había puesto en contacto con el presidente electo, el candidato opositor respondió: "Lo he intentado, pero no está disponible. Quería pedirle que aceptase su derrota".

Chamisa reclamó a Mnangagwa, "si es un demócrata", que "honre su promesa de unas elecciones libres y justas".

"Conoce el resultado, sabe que ha perdido, tiene que ser honesto y sincero. No debe aceptar resultados presidenciales corruptos", agregó.

El líder del MDC acusó a la ZEC de "arrogancia" y de "no entender que las elecciones son cosa de los ciudadanos".

"Es un amaño mal hecho. (Robert) Mugabe al menos era sofisticado", incidió en referencia al hombre que gobernó el país desde su independencia en 1980 hasta su dimisión forzada el pasado noviembre.

La rueda de prensa empezó más tarde de lo previsto, debido a que efectivos de la unidad antidisturbios de la Policía zimbabuense irrumpieron en el hotel donde se iba a celebrar para expulsar a los periodistas, alegando que debían comprobar sus credenciales.

En medio de la confusión apareció el ministro zimbabuense de Información, Simon Khaya Moyo, para ordenar a los agentes que se marchasen y no interrumpiesen la rueda de prensa.

Poco después, Mnangagwa publicó dos mensajes en su cuenta de la red social Twitter en los que aseguró que "las escenas vividas hoy no tienen lugar en nuestra sociedad", y anunció una "investigación urgente" sobre la intervención policial.

"En los últimos nueve meses hemos protegido la libertad de prensa, de reunión y de criticar al Gobierno. Es una parte indispensable del nuevo Zimbabue. No es negociable y no cambiará. Ganamos las elecciones de manera libre y justa y no tenemos nada que temer ni de lo que escondernos. Cualquiera es libre de dirigirse a los medios cuando quiera", agregó.

Tras varios días de espera y tensión, la ZEC anunció anoche los resultados oficiales y dio por ganador a Mnangagwa con el 50,8 % de los votos, gracias principalmente a sus buenos resultados en las áreas rurales.

Aunque las calles de la capital amanecieron en relativa calma, en los últimos días las protestas protagonizadas por seguidores del MDC y reprimidas por Policía y Ejército han dejado al menos seis muertos.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la economía en EEUU ha mejorado con el Gobierno de Donald Trump?

No
No hay mayor cambio
ver resultados

Las Más Leídas