NACIONES UNIDAS — En cuatro días de discursos sobre la guerra, el cambio climático y la amenaza de las armas nucleares, un tema pareció ser una ocurrencia tardía durante la Asamblea General de la ONU de este año: la pandemia de COVID-19.

Con frecuencia las mascarillas se llevaban debajo de las barbillas —o de plano no se usaban—, y cualquier mención del coronavirus por parte de los gobernantes mundiales estaba al final de una larga lista de agravios.

Te puede interesar

Pero en las conversaciones al margen de la reunión anual, la pandemia aún se encontraba muy presente.

El secretario general de la ONU António Guterres se reunió el jueves con Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la OMS; con Catherine Russell, directora ejecutiva del UNICEF, y con otros funcionarios para hablar sobre el acceso equitativo a las vacunas, las pruebas diagnósticas y los tratamientos contra el COVID-19.

Y horas antes ese día, la embajadora estadounidense ante las Naciones Unidas, Linda Thomas-Greenfield, participó en una reunión con líderes de todo el mundo para conmemorar los avances que se han alcanzado en el combate al coronavirus, incluyendo las más de 620 millones de dosis de vacunas que Estados Unidos ha proporcionado a 116 países. Pero enfatizó que aún falta mucho por hacer.

Tedros hizo notar que el número de fallecimientos en todo el planeta relacionados con esta enfermedad se encuentra en su nivel más bajo desde que comenzó la pandemia, y que dos terceras partes de la población mundial ya están vacunadas. Pero las señales alentadoras encubren una profunda disparidad entre los países ricos y los pobres.

Por ejemplo, sólo el 19% de las personas que viven en naciones de bajos ingresos están totalmente vacunadas, en comparación con 75% en países de ingresos altos. Y sólo el 35% de los trabajadores de salud y el 31% de las poblaciones de edad avanzada en países de menores ingresos están totalmente vacunados y han recibido sus refuerzos.

Un elemento clave para cerrar esas brechas, según Guterres, es contrarrestar la desinformación acerca de las vacunas y superar los titubeos para utilizarlas, así como incrementar la aplicación de pruebas diagnósticas para extinguir el potencial de que surjan más variantes. El mundo también necesita sistemas de advertencia temprana para pandemias, y debe asegurarse de tener una fuerza laboral bien pagada y equipada en el sector salud.

“Hagámoslo”, dijo Guterres. “Pongámosle fin a esta pandemia de una vez por todas”.

Aunque pocos argumentarían que la situación no ha mejorado —y de hecho el presidente estadounidense Joe Biden afirmó recientemente que la pandemia había concluido, para luego retractarse—, nadie estaba listo el jueves para declarar que ya no es necesario combatirla.

“Un maratonista no se detiene cuando ya puede ver la línea de meta”, declaró Tedros, sino que acelera para llegar al final.

FUENTE: Con información de AP

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.81%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.63%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.56%
27359 votos

Las Más Leídas