martes 16  de  abril 2024
ESPAÑA

Separatistas de Cataluña infiltrados por Rusia sostienen el poder de Sánchez

Un tribunal superior español reveló conexiones entre Rusia y políticos nacionalistas catalanes mientras España discute una propuesta que exculparía separatistas

Por MARTÍN AROSTEGUI

MADRID. - Rusia respaldó en secreto el movimiento separatista catalán que llevó a cabo un referéndum ilegal hace algunos años y ahora es clave para mantener a los socialistas españoles en el poder, según las autoridades españolas que investigan las actividades en la región noreste de España por parte de los servicios de Inteligencia rusos que buscan desestabilizar Europa.

En estos días, un tribunal superior español reveló conexiones entre Rusia y políticos nacionalistas catalanes mientras el Parlamento español se preparaba para votar un proyecto de ley de amnistía que exculparía al expresidente de Cataluña, Carles Puigdemont, que huyó de la justicia española, y a otros líderes independentistas de varios cargos, incluido el de terrorismo. Los siete representantes del partido Junts per Cataluña (JXCat) de Puigdemont proporcionan al primer ministro socialista Pedro Sánchez la escasa mayoría de votos que lo mantienen en el poder.

La conexión rusa podría añadir “traición” a los cargos que enfrenta Puigdemont, para los que no existe amnistía, según un juez español que investiga el caso con base en normas de la Unión Europea. "Al respaldar el proceso de independencia, Rusia desestabilizaría primero la democracia española y abriría una puerta trasera para infiltrarse en todas las democracias de Europa occidental", declaró el juez Joaquín Aguirre en una entrevista en la televisión alemana.

El servicio de Inteligencia militar de Rusia (GRU) llevó a cabo operaciones encubiertas en apoyo al gobierno regional de Cataluña, la Generalitat, cuando declaró la independencia en 2017 tras un referéndum que provocó enfrentamientos violentos con las autoridades nacionales españolas que declararon inconstitucional la votación.

Infiltración encubierta en España

Agentes de Inteligencia rusos de alto nivel, cuyos movimientos en la capital de Cataluña, Barcelona, fueron rastreados por los servicios de seguridad europeos, pueden haber incluido al general Denis Sergeev, jefe de la unidad de acción encubierta 29155 del GRU especializada en operaciones encubiertas. Según los investigadores, un pasaporte falso con el que Sergeev entró al Reino Unido para planificar el envenenamiento del desertor del GRU Sergei Skripal y su hija en 2018 se utilizó para ingresar a Barcelona en dos ocasiones en las semanas previas al intento de independencia de Cataluña.

Varios coroneles y mayores del GRU estaban activos en Cataluña, según la unidad de seguridad interna de España, la Guardia Civil, que rastreó algunos de sus contactos con activistas independentistas. Los espías rusos instalaron su cuartel general en un complejo de apartamentos de Barcelona y es posible que también hayan utilizado las instalaciones de un consulado abierto por la república separatista georgiana prorrusa de Osetia del Sur (ocupada militarmente por Rusia en 2008) días antes del referéndum de independencia del 1 de octubre.

Los rusos hablaron de lavado de fondos para financiar a los separatistas catalanes a través de criptomonedas, ofrecieron armas e incluso 10.000 soldados para apoyar una futura república independiente, según informes de la Inteligencia española. En un momento dado, la policía atrapó a un ciudadano ruso conduciendo un automóvil matriculado en Bielorrusia que contenía una mochila con granadas de mano M-75 estándar del ejército ruso.

Los rusos orquestaron una elaborada guerra cibernética para apoyar a los separatistas catalanes, utilizando una granja ubicada en las afueras de San Petersburgo bajo el nombre de la empresa Internet Research (IR) vinculada al ahora fallecido exasociado de Putin Yevgeny Prigozhin. Se cree que formó parte de su grupo paramilitar Wagner, que ha llevado a cabo campañas de propaganda y desinformación para apoyar rebeliones y golpes de estado en Europa del Este y África.

IR inundó las redes sociales con cientos de miles de cuentas robots que impulsaban el movimiento independentista catalán, exageraban el apoyo a Puigdemont y destacaban la represión por parte de los servicios de seguridad españoles. Las noticias falsas a menudo se difundieron en los medios estatales rusos como RT y Sputnik, que afirmaban, por ejemplo, que cientos de catalanes habían resultado heridos en peleas con la policía durante el referéndum. Las verificaciones de datos en hospitales locales indicaron que el número de personas tratadas por lesiones era de un solo dígito, menor a 10.

Los esfuerzos de Rusia

Los esfuerzos rusos por controlar la situación llegaron incluso a piratear sitios web y cuentas de correo electrónico de periodistas que se oponían a la separación de España. El destacado periodista catalán Eric Encinas, que publica la revista digital Mediterráneo, recibió recurrentes notificaciones POP3 de Google de “actividad inusual detectada” en su Hotmail y Gmail, rastreadas hasta una ubicación cerca de San Petersburgo. "Los rusos se tomaban en serio la creación de un entorno informativo para una posible intervención en apoyo de un Estado radicalmente nacionalista en Cataluña", señaló Encinas.

Los agentes rusos se han mantenido en contacto con Puigdemont desde su fuga de España. Su colaborador más cercano, José María Alay, ha visitado Moscú en varias ocasiones. "Una Cataluña independiente será amiga de Rusia", declaró Puigdemont en una entrevista retransmitida por la televisión estatal rusa, que ha cubierto de cerca su exilio.

Un miembro lituano del Parlamento Europeo, con conocidos vínculos con el Kremlin, ha estado muy involucrado con grupos independentistas catalanes en los últimos años, participando en reuniones de las organizaciones separatistas Omnium Cultural, visitando a destacados activistas en prisión y posiblemente reuniéndose con un miembro de extrema izquierda. del recién formado gabinete de Sánchez.

El apoyo de Putin al nacionalismo catalán se venía desarrollando desde hacía algún tiempo. Cataluña ha sido durante mucho tiempo un centro de lavado de dinero para miembros de la mafia rusa conectadas con su régimen, según funcionarios encargados de hacer cumplir la ley española. Gennady Petrov, un oligarca ruso y jefe criminal que ha sido un estrecho colaborador de Putin desde los primeros días de su carrera política operaba desde Cataluña, donde financió partidos radicales que en 2013 intentaron nombrar al corrupto alcalde de una ciudad turística catalana. que viajaba con frecuencia a Moscú, para ocupar el cargo de comisario de seguridad de la Generalitat. La Guardia Civil española expuso la estrecha relación de ese alcalde con Petrov y desbarató el plan.

El régimen socialista de Venezuela también ha acogido a políticos catalanes radicales, asignando a uno de sus principales expertos en tecnología electoral y a un agregado militar a un consulado recientemente ampliado en Barcelona. Pero a pesar de todo el respaldo de Rusia, sus aliados y los grupos financiados por el inversor multimillonario estadounidense nacido en Hungría George Soros, el apoyo popular a la independencia catalana ha ido disminuyendo. Los partidos independentistas obtuvieron menos del 40% del voto catalán en las elecciones del año pasado.

Amnistía a la medida de los separatistas

“Sánchez puede estar dando nueva vida a un movimiento moribundo al realzar la estatura de Puigdemont y los separatistas al ofrecer concesiones constitucionalmente cuestionables que han indignado a gran parte de España”, comentó Ramón Peralta, profesor de Derecho Internacional en la Universidad Complutense de Madrid.

A pesar de los esfuerzos de Sánchez por redefinir el terrorismo en una amnistía hecha a medida para los líderes separatistas acusados de encabezar el referéndum ilegal y los violentos disturbios de 2019, que culminaron con intentos de sabotear el aeropuerto de Barcelona y otras instalaciones clave, Junts per Cataluña votó en contra del proyecto de amnistía porque consideraban insuficiente para encubrir sus presuntos delitos.

La Unión Europea ha criticado duramente al húngaro Viktor Orbán por su inclinación prorrusa en Ucrania, pero hasta ahora no ha dicho nada sobre el intento de Sánchez de flexibilizar la ley para que los cómplices de Putin puedan mantener su ‘coalición progresista’ en el poder.

Este reportaje fue publicado originalmente en inglés por The American Spectator Foundation.

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar