martes 19  de  septiembre 2023
MUNDO

Sobrevive en Praga el mármol cubano

Pocos saben que el decorado de las estaciones del metro de Praga está hecho con mármol de Cuba que aún sobrevive a miles de kilómetros de donde fue extraído.
Por DARCY BORRERO BATISTA

PRAGA.-Inaugurado oficialmente en 1974, el metro de Praga es uno de los tantos atractivos de la ciudad que sobrevivió, casi impoluta, a guerras mundiales, al nazismo y al comunismo europeo en el siglo XX. Lo que muy pocos saben, sin embargo, es que el decorado de las paredes de las estaciones del metro está hecho con mármol de Cuba. Y que también sobrevive a miles de kilómetros de donde fue extraído.

Solo para turistas que provengan del pequeño archipiélago al otro lado del mundo o para los cubanos residentes en República Checa, resulta una obviedad la procedencia de este mármol, abundante en varios territorios del país caribeño

Aun cuando existe poca evidencia bibliográfica, al menos en español y pública, que pueda constatar la idea de que el mármol llegó de Cuba, para este reporte sí fue posible acceder a un documento que lo menciona.

De acuerdo con la revista Checoslovaquia*, que solía divulgarse en Cuba en los años de guerra fría y que continúa disponible en la Biblioteca Nacional, los productos cubanos, entre ellos el mármol, eran bien conocidos en el mercado checoslovaco.

“Los consumidores checoslovacos gustan de los frutos cítricos y sus concentrados. En Checoslovaquia, son populares los productos de la industria alimenticia cubana y otros”, decía como preámbulo de algo alucinante: “Los praguenses también conocen bien el mármol cubano, utilizado para la hermosa decoración y el revestido de las paredes del Metro de Praga y del Teatro Nacional”.

El Metro

Con una longitud total de más de 65 kilómetros, el metro ofrece recorridos rápidos y frecuentes, aproximadamente cada dos / tres minutos durante las horas punta, mientras que en las horas menos concurridas los tiempos de espera no superan los diez minutos.

Opiniones en Tripadvisor, si bien no se centran en el asunto del mármol, coinciden en que visitar el metro es una forma de conseguir “una visión del pasado y de la arquitectura que fue predominante durante la época comunista en Praga”. Como ejemplo, un usuario identificado como Neil K, recomienda la estación de metro de Andel. “La arquitectura de estilo soviético y esquema decorativo son impresionantes en esta estación de metro muy grande. Después de la caída del comunismo durante finales de los 80 todos los vestigios de la arquitectura y el diseño de inspiración comunista fueron eliminado por cada país que cayó víctima de la agresión soviética y Praga no fue diferente, pero esta estación de metro ha sobrevivido casi intacta, vale la pena y es muy interesante de verdad”, destacó el usuario.

Otro usuario, Enrique Malet, escribió sobre la curiosidad que generan las distintas estaciones de metro en Praga y sobre todo le llamó la atención la profundidad a la que está construido: “no sé cual es el motivo de tanta profundidad, pero sí que os puedo decir que en él está la estación más profunda de Europa. El segundo punto son las escaleras mecánicas, y digo mecánicas por que solo hay mecánicas, la inclinación y la velocidad son de vértigo, la primera vez que las usas incluso dan un poco de miedo, cual atracción de feria”.

marmol cubano checoslovaquia
El mármol cubano fue utilizado para la decoración y el revestido de las paredes del Metro de Praga.

El mármol cubano fue utilizado para la decoración y el revestido de las paredes del Metro de Praga.

El Teatro Nacional

“Hace poco estuve en el Teatro Nacional. Puro mármol cubano. Verde, por más señas. Cosa que le da un carácter muy frío a todo el café y las salas del teatro”, dijo el escritor e historiador cubano Carlos Aguilera, residente en Praga.

Aguilera puntualizó que el teatro “está ubicado en el mismo centro, frente al café Slavia, que es donde Sergio Pitol escribió su novela El tañido de una flauta, cuando fue agregado cultural acá” y lo componen dos conjuntos, “uno tradicional, que da al río, y se ha quemado varias veces, desde el siglo XIX hasta el presente, y otro brutalista”.

En este último, indicó Aguilera, es donde está el café y todo el mármol cubano. De acuerdo con Radio Praga Internacional, el arquitecto Karel Prager es responsable del edificio de la Nueva Escena del Teatro Nacional (Nová scéna Národního divadla), de Praga, construido en 1983, justamente durante la etapa comunista.

“Esta obra postmoderna destaca por su forma sesgada y su cubierta formada por más de 4.000 ladrillos de cristal soplado, que conforman un imponente relieve”, dijo a Radio Praga la historiadora de la arquitectura Veronika Vicherková, de la Universidad Tecnológica. La emisora apunta que el moderno aspecto del edificio, situado entre una urbanización clasicista, convirtió la Nueva Escena del Teatro Nacional en uno de los edificios más polémicos para los praguenses. “Mientras que sus partidarios alaban su original fachada de cristal y su interior decorado con mármol verde, para sus adversarios representa un símbolo del régimen comunista”.

marmol cubano en praga
Edificio de la Nueva Escena del Teatro Nacional de Praga, construido en 1983.

Edificio de la Nueva Escena del Teatro Nacional de Praga, construido en 1983.

En las fotos tomadas por Dominika Bernáthová para el citado reportaje se puede observar el mármol verde. De acuerdo con TINO Natural Stone, que se presenta en su web como el proveedor líder mundial en proyectos a medida de mármol y piedra natural, el mármol verde otorga frescura y personalidad a cualquier proyecto. “Se trata de una opción perfecta para revestimientos de gran formato, por ejemplo, en paredes destacadas u otros espacios que necesitan ser resaltados con respecto al resto”.

Aunque no se ha podido establecer cómo llegó el mármol cubano a Praga, existe consenso en que las circunstancias del campo socialista y el Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME) lo propiciaron. En aquellos años, el magazín Checoslovaquia advertía que los checos mantenían “interés en el desarrollo de la importación de productos cubanos”.

Mármol cubano

En cuanto al mármol cubano, una nota de medios oficialistas anunciaba en 2016 que la Empresa de Mármoles Cubanos esperaba dinamizar esa industria e incrementar capacidades productivas, así como también reactivar, con capital extranjero, yacimientos de esas rocas ornamentales de singular belleza y alta demanda a nivel mundial.

José Pedro Fernández, especialista principal de Desarrollo de esta organización con el nombre de Roca Real, dijo a la ACN que la entidad tiene el interés de crear una empresa mixta con el fin de reanimar algunas canteras concesionadas, y hoy explotadas de manera alternativa. En ese contexto el funcionario explicó a la agencia de noticias que el mármol Crema Valle, producido en el oriente cubano, es el más demandado a nivel nacional e internacional, aunque los volúmenes de exportación aún son muy pequeños. Puntualizó que una de las rocas que cobra auge en Europa es el mármol gris, con cantera en el territorio de la Isla de la Juventud, y que, sin embargo, no tiene mucha demanda al interior del país, por lo que se trabaja en ampliar su utilización en los proyectos constructivos.

Única de su tipo en el país y con más de cuatro décadas en la actividad, la Empresa de Mármoles Cubanos se dedica a la extracción, elaboración y comercialización de rocas ornamentales, distribuidas en 13 yacimientos ubicados en el territorio nacional. En tanto, Marbem & RNIL comercializadora de productos y soluciones basadas en mármol, con domicilio en Placetas, Villa Clara, Cuba, ofrece venta online, entrega en toda Cuba, así como servicios de montaje y mantenimiento. Trabaja tanto con personas como con empresas en todo el país y dice estar abierta a alianzas y encadenamientos con empresas del sector de la construcción.

marmol cuba praga
El mármol cubano fue utilizado para la decoración y el revestido de las paredes del Metro de Praga.

El mármol cubano fue utilizado para la decoración y el revestido de las paredes del Metro de Praga.

*Información adicional, disponible en el Número 6, noviembre-diciembre de 1988, de Checoslovaquia, magazín del “campus socialista”. Edición especial dedicada al 30 aniversario de la Revolución Cubana.

revista checoslovaca
Portada de la revista soviética Checoslovaquia.

Portada de la revista soviética Checoslovaquia.

Allí se explican cosas tan trascendentales como que «el carácter actual de las relaciones entre Cuba y Checoslovaquia no puede ser comprendido sin el antecedente del primero de enero victorioso». Cuando parece que todo está dicho, viene el recuento:

«Cuba reconoció oficialmente al Estado checoslovaco en 1918, inmediatamente después de su constitución, y el 23 de noviembre de 1920, ambos países formalizaron sus relaciones diplomáticas a nivel de Legaciones».

«Las vigorosas relaciones, que se desarrollan en todas las esferas, están basadas en el Enero cubano y también en el febrero de 1948, que permitió al pueblo checoslovaco enrumbar hacia el socialismo su lucha por una vida mejor, libre de las seculares opresiones de las potencias expansionistas de Europa».

En 1939, ocupada Checoslovaquia por la Alemania nazi y con una Cuba republicana apegada a EEUU, se interrumpieron las relaciones entre La Habana y Praga. En la retórica del magazín comunista se escribiría: «para los imperialistas norteamericanos, el febrero victorioso de Checoslovaquia resultó inaceptable».

ELEVA A LA CATEGORÍA DE EMBAJADA LA ACTUAL LEGACIÓN DE CUBA ANTE EL GOBIERNO DE CHECOSLOVAQUIA

(Decreto Presidencial #2114 de Mayo 20, 1960. G.O. #97 de Mayo 23, 1960, p. 12498. Archivo Biblioteca Nacional de Cuba)

«En ese mismo año se firmaron los primeros acuerdos comerciales y políticos de importancia, otorgando Checoslovaquia a Cuba dos créditos para la adquisición de varias centrales termoeléctricas y la construcción de una planta para la producción de cemento. A partir de ahí las relaciones bilaterales entre los dos países han venido desarrollándose paulatinamente en los campos económico, político, comercial, cultural, científico-técnico. En más de una ocasión, ante funcionarios y amigos checoslovacos, hemos recordado un hecho que tiene enorme valor simbólico, que distingue y caracteriza nuestras relaciones. Cuando en abril de 1961, ante el pueblo congregado para el sepelio de los caídos en el bombardeo que precedió a la invasión imperialista por Playa Girón, el Comandante Fidel Castro proclamó el carácter socialista de nuestra Revolución y convocó a la batalla para defenderla de la agresión inminente, los brazos milicianos alzaron las metralletas checoslovacas como muestra de una decisión de combatir y vencer».

La década del 60 habría de marcar la historia de estos dos países catalogados como satélites de la URSS. De la Crisis de los Misiles en Cuba a la Primavera de Praga van los argumentos. Si se mira la prensa cubana, no obstante, la Primavera de Praga nunca existió. Fue soberanamente saltada por los periódicos, revistas y libros que se archivan en la sala de Referencias de la Biblioteca Nacional. Hasta 1974 no se retomará Checoslovaquia en la agenda de los medios oficialistas cubanos.

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar