jhernandez@diariolasamericas.com
@hesushdez

MIAMI.- La muy esperada reunión entre los presidentes Donald Trump y Vladimir Putin, durante la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) en Vietnam, fue sorpresivamente anulada luego de que la delegación estadounidense anunció “falta de tiempo” en la agenda de trabajo.

No obstante, ambos mandatarios coincidieron en el estrado presidencial, cuando Trump se acercó a Putin, que estaba de pie posando para ser fotografiado, y ambos se estrecharon las manos e intercambiaron algunas palabras.

encuentro-trump-putin-vietnam-cumbre-apec-efe.jpg
El presidente Donald Trump saluda al presidente ruso, Vladímir Putin, antes de posar para una foto de familia en el marco de la última jornada de la Cumbre del Foro de Cooperación Económica de Asia-Pacífico (APEC) celebrado en Da Nang (Vietnam) este 10 de noviembre de 2017.
El presidente Donald Trump saluda al presidente ruso, Vladímir Putin, antes de posar para una foto de familia en el marco de la última jornada de la Cumbre del Foro de Cooperación Económica de Asia-Pacífico (APEC) celebrado en Da Nang (Vietnam) este 10 de noviembre de 2017.

Después de la foto, Trump y Putin se dirigieron por separado al banquete organizado con motivo de la cumbre.

Según informaron fuentes oficiales de la Casa Blanca, Putin y Trump finalmente no mantendrán ningún encuentro formal en Vietnam, adonde ambos llegaron el viernes para participar en la cumbre, según reportaron varias agencias de prensa y medios noticiosos.

"No hay ningún encuentro formal ni nada programado para ellos", declaró a los medios la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders.

"Nunca hubo un encuentro confirmado y no habrá ninguno debido a conflictos de agenda por ambas partes", aclaró.

Sanders añadió que ambos mandatarios compartirán espacio en el foro del APEC, por lo que consideró "posible y probable" un encuentro "informal". En otras palabras, la puerta no ha sido cerrada y hay probabilidades de que un encuentro informal, como lo calificó la secretaria de prensa de la Casa Blanca.

De hecho, el Kremlin aseguró que aún no se puede descartar una reunión entre los dos presidentes.

"Continúa el trabajo para consensuar (la reunión). Todavía no hay nada claro", dijo a los medios rusos el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Rumbos opuestos

Entretanto, Trump anunció un cambio de rumbo radical en la política de Washibngton hacia Asia y la región del Pacífico durante el encuentro internacional de mandatarios en Vietnam.

Trump rechazó acuerdos bilaterales de comercio con varios socios y señaló que los Estados Unidos ya no iba a aceptar “el robo de propiedad intelectual” y “otras prácticas injustas". Al mismo tiempo, instó a los demás países a buscar por sí mismos su propio bienestar.

El discurso de Trump fue interpretado como un alejamiento de Estados Unidos de las alianzas multilaterales. En su lugar, la idea es cerrar acuerdos aislados con distintos países. "Quiero relaciones comerciales bilaterales con cada país de la región indopacífica que quiera ser nuestro socio", prometió Trump.

"Debemos asegurarnos de que todos respeten las reglas", dijo el presidente estadounidense. "Quien hace eso será nuestro más estrecho socio comercial. Quien no, puede estar seguro de que Estados Unidos no seguirá siendo testigo de las violaciones (de acuerdos), engaños y agresiones económicas", añadió.

Los informes de prensa recogen que Trump se quejó especialmente de la competencia desleal y el robo de propiedad intelectual de otros países en la región, aunque no mencionó nombres.

Por otra parte, la alocución del gobernante de China, Xi Jinping, contrastó fuertemente con las declaraciones del presidente estadounidense y la defensa de su política de America first (primero Estados Unidos), así como la salida del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TTP).

El jefe de Estado de China calificó la globalización como "una tendencia histórica irreversible", defendió el libre comercio multilateral y propuso una "red global de zonas de libre comercio".

Jinping prometió que las naciones menos desarrolladas se iban a beneficiar del crecimiento económico de China y subrayó que “los beneficios del crecimiento global, no obstante, tienen que ser más abiertos, inclusivos y equilibrados".

"Tenemos que preservar el multilateralismo a través de la cooperación y la estrecha asociación", dijo el estadista chino. “Con economías abiertas, todos pueden sacar provecho, mientras que el aislamiento deja a otros atrás. Como segunda mayor economía del mundo y uno de los principales impulsores del crecimiento global, China es consciente de su responsabilidad”, añadió.

Preocupaciones

Analistas políticos y economistas opinan que la nueva política de Estados Unidos podría representar una ventaja para China, que ya cuenta con un fuerte peso en la región y trabaja en una gran alianza que podría reemplazar el TTP. Sin embargo, no queda claro si, más allá de la salida de Washington, seguirán juntos los 11 países restantes del TPP.

Esta alianza tiene al foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) como base, el cual agrupa a 21 países de la zona Pacífico, desde Rusia, China Japón y Australia hasta Canadá, EEUU, México, Perú y Chile, que representan alrededor del 60% de la actividad económica en el mundo.

Otros temas importantes de la cumbre son el conflicto con Corea del Norte y la lucha contra el terrorismo. El grupo, integrado por países con desigual desarrollo, se reúne una vez por año.

Tras la cumbre en la localidad vietnamita de Danang, Trump viaja a Hanoi, la capital del país donde el Ejército estadounidense protagonizó una guerra de 10 años que costó la vida a más de 58.000 soldados y unos 303.000 heridos.

La gira de Trump por Asia continúa el domingo con la visita a Filipinas, donde participará en otra reunión internacional: la cumbre de la Asociación de Estados del Sudeste Asiático, donde además tiene programado reunirse con el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, que no logra librarse de las críticas por su estilo de gobierno que califican de autoritario.

En tanto, decenas de manifestantes izquierdistas se enfrentaron a las fuerzas de seguridad de Filipinas, frente a la embajada de Estados Unidos, en una protesta contra la inminente visita de Trump.

La Policía impidió que los manifestantes irrumpieran en el terreno de la embajada. Los manifestantes portaban pancartas con lemas como "Trump no es bienvenido" o "¡A luchar contra la guerra imperialista de Estados Unidos!".

 

Deja tu comentario