La crisis humanitaria que padecemos en Venezuela no tiene parangón con nada vivido en este continente americano porque aun comparándola con Haití, debemos diferenciar las realidades de cada país y asumir con responsabilidad que el saqueo que los chavistas y sus cómplices internacionales han hecho al quinto productor de petróleo del mundo, al que fue país de la esperanza para millones, es único.

No avanzaré cifras a la ligera, me centraré en los estudios realizados el año pasado por el proyecto Encuesta Nacional de Condiciones de Vida de la Población Venezolana (ENCOVI) equipo científico de muy alto nivel formado por las tres universidades más importantes del país.

Año 2017 que si lo comparamos con este que vivimos, fue mucho menos terrible. Allí conocimos que el 82% de los hogares venezolanos vive en pobreza, lo que nos convierte con Haití en los dos países más pobres de América Latina, y nosotros más ya que en Haití la pobreza extrema para el momento del estudio, superaba el 50%, y en Venezuela se determinó que la proporción de los hogares en pobreza aumentó de 81,8% en 2016 hasta 87% en 2017, y la pobreza extrema se elevó desde 51,5% hasta 61,2% y también muestra que los venezolanos han perdido en promedio 11 kilos de peso en los últimos dos años y que 8,2 millones comen dos o menos comidas al día.

Con aterradoras cifras tapo la boca al déspota ladrón que es Rafael Correa, expresidente de Ecuador y miembro de la banda delictiva que en nombre de una izquierda antidemocrática y amoral se enseñoreó por algunos años en muchos países de nuestro continente y hoy por suerte les vemos caídos y desnudos en su ruindad, aunque desesperados por seguir manteniendo la tragedia infinita que significan los 60 años de tiranía cubana y los casi 20 años de la narcotiranía chavista de la que él fue otro de los beneficiarios directos.

Ahora (20/04/2018) en un viajecito sabrosón que este pillo se vuelve a dar a La Habana, niega con criminal descaro la crisis humanitaria en Venezuela, y califica de "Obsesión" a aquellos líderes y gobiernos democráticos que la señalan y condenan a sus culpables. El hijo del narco confeso y juzgado -conocido como "El manco Correa"- vuelve a mostrar su amoralidad y su maldad en declaraciones que divulgó la Agencia EFE y pregunta: "¿De qué crisis humanitaria me están hablando? Hay problemas económicos, escasez, pero eso no lo podemos llamar crisis humanitaria". Y ese que por suerte la ciudadanía ecuatoriana sacó del Poder, ¿Qué llamará crisis humanitaria? ¿Cómo cataloga que cientos de miles estén comiendo en los basureros y muriendo de mengua porque no hay ni servicios hospitalarios ni medicamentos?

Asquerosamente manipulador asegura en ese santuario del irrespeto a la condición humana que es la Cuba castrocomunista que "hay países de la región con problemas mucho más graves: violencia, desaparición de periodistas, y no se habla absolutamente nada"... Cómo puede negar los aterradores niveles de violencia que muestra la Venezuela destruida económica y moralmente por sus pares los castrochavistas. Negar además que hay una crisis moral, humanitaria y social en medio del caos y que hoy finalizando abril del año 2018 esas cifras que he compartido resultan halagüeñas al compararlas con las recientes cuando la hiperinflación nos devora.

Negar que Caracas es hoy la ciudad más peligrosa del mundo y no hay lugar donde el hampa no haga de las suyas, hampa que está en las calles como en los centros de poder... Este canalla que hace pocos días dijo en Buenos Aires donde estuvo dándose otro paseíto, que en Venezuela no hay presos políticos ya que según su manipulada verborrea:"...en un Estado de derecho se persiguen delitos, no se persiguen personas. Los presos políticos, supuestamente, entre comillas, fueron consecuencia... me acuerdo de la primera guarimba, 44 muertos. Alguien tiene que responder por 44 muertos. Puede equivocarse tal vez la Justicia, qué sé yo, esa persona no es la culpable, pero alguien tiene que responder por 44 muertos." Responder mientras sea opositor porque sabemos que estos asesinos y ladrones comunistas no aceptan ser juzgados por sus crímenes horrendos hoy más que conocidos.

Rafael Correa el corrupto, el déspota, el perseguidor de la libertad de prensa, el cínico izquierdista que no quiere la libertad de Cuba y Venezuela, pero escoge para vivir Bruselas, que no hable. Que tenga vergüenza y no siga pateando esta Venezuela hoy inmensa fosa abierta mostrando cadáveres vivientes producto de la destrucción. ¡Cállate, bellaco!

ebruzual@gmail.com / @eleonorabruzual / http://www.gentiuno.com/

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la actuación de la Comunidad Internacional en el caso venezolano ha sido acertada?

Sí, no se le puede pedir más
Sí, pero falta aumentar la presión contra la dictadura
No, ha sido insuficiente
No, no debe meterse en los asuntos de los venezolanos
ver resultados

Las Más Leídas