El sábado 17 de diciembre marca el segundo aniversario del infame anuncio del presidente Obama restableciendo relaciones diplomáticas con el nefario régimen de Castro. Dos años han pasado y la represión no sólo ha continuado, sino que se ha incrementado en Cuba, con más de 16.000 golpizas, detenciones y hostigamientos en el último año.

En vez de mejorar la situación en la isla, los regalos de Obama han envalentonado a Raúl Castro y empeorado la pesadilla que caracteriza la vida diaria del pueblo de Cuba. Esto ha llevado a miles de cubanos a arriesgar sus vidas y las de sus familias en intentos desesperados de escapar del opresivo régimen en el cual arduamente sobreviven. Pew Research reporta que más de 89.000 cubanos han huido del régimen hacia las costas de los Estados Unidos desde diciembre del 2014.

Hoy en día, 11 millones de cubanos se preguntan: ¿Estamos mejor ahora de lo que estábamos hace dos años? La respuesta es un enfático no. En lugar de ver una mejoría en sus vidas cotidianas, los ciudadanos de la isla han visto un aumento de la feroz opresión de la dictadura en contra de ellos y la continua violación de derechos humanos.

Los resultados de una encuesta de Survey USA demostraron que la población cubanoamericana, por un margen de 4 a 1, desaprueba la tragedia política y diplomática que ha caracterizado las negociaciones entre Obama y Castro, y exigen que se adopten medidas sustanciales que encaminen a la isla hacia la libertad.

Espero que con el presidente electo y su nueva administración, puedan revertir algunos de los daños provocados por Obama contra los prospectos democráticos en Cuba. Anhelo tener la oportunidad de trabajar con el presidente electo para traer cambios duraderos a la isla que mejoren las vidas del pueblo cubano y protejan nuestra seguridad nacional. Espero que juntos podamos realizar el sueño de un mejor futuro para Cuba.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

 

Deja tu comentario