Es patético que después que esta banda de delincuentes que forman “El alto gobierno” hizo y deshizo con la voluntad popular en las pasadas elecciones regionales del 15 de octubre, a poco más de dos semanas vuelvan a aparecer los veladores de espacios pretendiendo que entendamos que hay que seguir votando hasta el infinito ya que haciéndolo les garantizamos a ellos, cómplices despreciables de los que han destruido Venezuela, unos “Espacios” que repiten y repiten que no se deben perder…

Y la pregunta es: ¿Esos espacios que Andrés Velásquez y Juan Pablo Guanipa trataron de conseguir, los lograron? Y esos cuatro indignos adecos que –con seguridad– por mandato del caudillito vil Ramos Allup compinche del Narcoestado, se prestaron a juramentarse frente a una Asamblea Constituyente que el mundo entero sabe inconstitucional y fraudulenta y mostrarse serviles al capo mayor en una “Visita de cortesía” que agrandó aún más el asco que causan y no les resultó útil para nada, ya que además de la humillación hoy están como monigotes sin presupuestos, sin autonomía, sin poder alguno y además con el desprecio de una ciudadanía que está pagando con creces la indecencia de tanto conchupante, tanto gozador en contubernio del que sacan muy buen provecho en “espacios” que además quieren que se los defendamos nosotros aún a costa de la muerte por hambre, la falta de medicamentos y en horror de la violencia del otro brazo armado del castrochavismo que representa el hampa impune y desatada.

Y solo cómplices y necios pueden hacerse los locos frente a esta horrenda realidad. Solo quien abriga un interés vil se hace el loco y sigue con el cuento del voto para poner fin a este espanto. Y es que ningún país de Latinoamérica está tan mal como Venezuela ¡Ninguno!

Venezuela en manos de invasores extranjeros, narcotraficantes y mamertos ávidos. Venezuela saqueada, destruida, hambrienta, inmunda, desolada y con una seudo oposición que ha mostrado complicidad y mediocridad. Por eso decir que ningún país de Latinoamérica está tan mal como Venezuela no es ni exagerado y mucho menos mentira… ¡Ninguno! Y para muestra solo vean la calaña de tantos que se presentan como opositores, y descarados nos pretenden volver a arrear a unas elecciones donde los resultados serán los que convengan a Maduro y su banda y por supuesto a extranjeros invasores y depredadores y al narcotráfico mundial, todos los verdaderos jefes de este desolado país.

Elecciones que son una burla al ciudadano pero para la que bastantes que se hacen llamar antichavistas están convocando porque les sirve cualquier cuotica de poder que le deje el narcogobierno. Cualquier bagazo que pomposos califican como “Espacios” que no se deben abandonar… Elecciones que llevan a un hombre honesto como el sacerdote Luis Ugalde a preguntarse: ¿Hay que votar o no? y reflexionar sobre este régimen dictatorial que como todos los de su morfología comunista jamás realizarán elecciones que puedan perder… Ugalde acotando: “Ninguna elección tiene sentido para los demócratas a no ser que tengan mecanismos para contrarrestar las trampas del poder y hacer respetar el voto”.

Así que los ciudadanos pensantes, los que seguimos luchando por arrancar de las garras del narcocomunismo a esta Venezuela que amamos y que merece otro destino tenemos que comprender que hoy es imposible pensar que la vía del voto salvará nuestro país. Que acompañar las ambiciones y ruindades de tipos como Ramos Allup o esos que en la maltrecha MUD se muestran tal como son y pretenden conducirnos por caminos de intereses mezquinos y complicidades y tratarnos como imbéciles a los que buscan asustar diciéndonos –por ejemplo– si no votas por el mamerto Kiko Bautista, o por el hijo de Eduardo Fernández tendrás a Mario Silva de Alcalde de Baruta, o si en Chacao, no lo haces por el ambicioso figurín Duque Sáez que como en la vieja amenaza de nuestra edad niña cuando no queríamos hacer lo que nos ordenaban, nos decían ¡Entonces viene el coco! Y el coco ahora en Chacao dicen que es la demoniaca Iris Varela…

Que sus espacios se los cuiden otros, porque los ciudadanos sensatos sabemos muy bien que aunque seamos bastante más de un 80% de opositores, esta banda de delincuentes torcerá nuestra voluntad igualito o peor que lo hicieron hace poco más de 15 días. Sabemos que los únicos espacios que nos quedan son en colas del hambre, en redes sociales buscando desesperados medicamentos que no hay o espacios en los pocos vehículos, aviones o peñeros que permitan huir de este horror.

ebruzual@gmail.com / @eleonorabruzual / www.gentiuno.com

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario