Leer es una costumbre que siempre estará a la moda. No importa en qué formato llegue la literatura a cada quien, lo realmente valioso es el mero acto de poder ampliar el universo cultural a través del relato, la prosa o la poesía. Y ese es un hábito que no puede morir, y menos ahora, cuando hay un sinnúmero de opciones para emplear el tiempo.

Pero no solo la iniciativa personal cuenta, el apoyo de las grandes organizaciones es indispensable para impulsar y promover la literatura. Es de esta manera que cada año llega a nuestra urbe uno de los encuentros culturales más importantes del país: la Feria del Libro de Miami, evento que cada año organiza Miami Dade y que propone un acercamiento a lo más destacado del ámbito literario internacional en inglés y español.

En su trigésimo cuarta edición, la cita invita no solo a disfrutar de una importante variedad de libros, sino también presenta actividades culturales, conversatorios, proyección de documentales y el intercambio entre el público y los autores más sobresalientes de la literatura contemporánea, quienes han marcado un hito a través de sus obras literarias, en sus diferentes estilos.

Asimismo, esta edición cuenta con la presencia de más de 60 autores provenientes de Estados Unidos, varios países de América Latina y España, entre los que destacan Isabel Allende (Más allá del invierno), Juan Carlos Méndez (El baile de madame Kalalú), Julio Llerena (El Sol en la niebla), Alan Bell (Poisoned), Álvaro Vargas Llosa (El estallido del populismo) y María Dueñas (El tiempo entre costuras), por citar algunos.

Amén de que cada año llegue a la ciudad este agasajo a las letras, es tarea primordial que cada quien cultive su propio interés por abrir una puerta hacia el conocimiento y el aprendizaje, y que esa entrada sea el punto de partida hacia el increíble universo de las letras en cualquiera de sus manifestaciones.

La Feria del Libro de Miami es sin dudas un evento de cabecera que hay que saber aprovechar, disfrutar y defender. Durante este fin de semana las calles del downtown de la Capital del Sol sustituyen su habitual tránsito de automóviles por una amplia selección de libros. La fiesta cultural se toma las avenidas para recordar lo esencial que es la literatura en el fortalecimiento de la educación en las sociedades.

Desde DIARIO LAS AMÉRICAS convidamos a nuestros lectores a que asistan a las múltiples actividades que tienen lugar en el Wolfson Campus, y que no pasen por alto este agasajo a las letras y la cultura en general.

Los libros no pasan de moda, no lo haga usted tampoco.

FUENTE: REDACCIÓN

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario