La Florida, que representa la cuarta economía del país y aporta el 5% del Producto Interno Bruto (PIB), así como el 6 % de los empleos, ha sido golpeada por el huracán Irma y la nación lo está sintiendo.

Según The Wall Street Journal, la agencia especializada Moody´s Analytics estima las pérdidas en 83.000 millones. Enfrentar esta situación pone a prueba, una vez más, la capacidad de recuperación en la nación estadounidense y en el denominado Estado del Sol.

El turismo y la agricultura, los dos grandes bastiones de la economía de la Florida, han sido severamente afectados y con ello, los empleos que de los que viven el día a día. Es decir, las personas que se ganan la vida con su trabajo diario y por horas en esta zona están viviendo duros momentos.

El estado floridano tiene el reto de reactivar el turismo lo antes posible. Se trata de un aporte anual de 90.000 millones de dólares, y esos miles de millones se traducen en personas afectadas. Detrás de las cifras están los rostros humanos y ese es el gran desafío: la reconstrucción y la protección de las personas que han quedado sin empleo, especialmente en Los Cayos, donde Irma hizo más daño.

En Miami Beach, si bien no hubo grandes daños, cerca de 22.000 habitaciones hoteleras se mantuvieron vacías durante la semana pasada y eso significa cientos de personas sin trabajo.

En cuanto a las labores en el campo, la producción de cítricos y frutas, cabe recordar que la Florida es el mayor productor de jugo de naranja de los EEUU, y esa industria sufrió la destrucción de más del 40% de los cultivos. Adicionalmente, la devastación agrícola también fue grave y eso traerá consigo el aumento en los precios.

¿Cómo enfrentar esta supuesta pequeña contracción económica? La respuesta por paradójica que resulte es a través del esfuerzo y el trabajo. Nuevas oportunidades de empleo enfocadas en la reconstrucción, incentivos estatales y federales para recuperar lo antes posible la infraestructura y los empleos, la disposición de los ciudadanos a recuperar sus espacios en los empleos y la protección social a la que tienen derecho todos los habitantes de esta región, tras pasar por una situación de emergencia.

El Estado del Sol tiene todas las herramientas para recuperarse rápidamente y seguir siendo una de las fortalezas económicas y sociales más importantes de este país.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario