Te puede interesar

La política y ley bitcoin en El Salvador es un éxito.

Este será de los pocos, si no único, titular declarando éxito del bitcoin en El Salvador. País tan pequeño, que en los últimos años se ha convertido en grande. Grande por sus logros, sus líderes y, lo más importante, cosa inaudita en América Latina, con un líder enfocado única y exclusivamente en el bienestar de su población.

El bitcoin es la moneda del pueblo, la expresión de libertad económica, la cual no tiene ningún gobierno o banco central que la pueda controlar, alterar, distorsionar, o influir. Es la moneda de todos aquellos que aman la libertad y la democracia.

Aquellos que no entienden el bitcoin son los que más le temen. Aún más peligrosos son aquellos que lo entienden, como las élites bancarias internacionales y principalmente instituciones financieras multilaterales, porque pone en riesgo sus propias existencias.

La comunidad internacional teme el éxito en El Salvador, en particular las instituciones multilaterales financieras (FMI, Banco Mundial). El éxito a corto, mediano y largo plazo en El Salvador significa menos dependencia de estas instituciones, que están acostumbradas a ser las que dictan la política económica de los países en desarrollo. Debería ser al inverso, deberían aprovechar los éxitos A PESAR de esta influencia, para que mejore el país, pero no es así.

El bitcoin le dará independencia financiera a El Salvador, y lo que más temen ellos es que este éxito se pueda replicar en otros países del continente, y así, más y más países sean independientes de las organizaciones multilaterales.

El bitcoin ha ayudado a cientos de miles de salvadoreños a ser parte del sistema financiero, donde alrededor del 70% de los ciudadanos no tiene acceso a la banca formal. Los wallets digitales demoran en ser adaptados por la población en general, el hecho que más de 4 millones de salvadoreños hayan descargado la “Chivo Wallet” y han sabido utilizarla quiere decir que la población tiene una capacidad intelectual de incorporarse a las economías del siglo 21. Además, los salvadoreños también están empezando a utilizar el bitcoin y sus wallets para enviar remesas. Todos estos son ciudadanos que previamente no estaban bancarizados, gran detractor del desarrollo, principalmente en las zonas menos urbanas.

¿Por qué estas instituciones, y los gobiernos de países desarrollados no pueden apoyar estas iniciativas? Países como El Salvador está intentando hacer para resolver sus problemas internos económicos, que a fin de cuentas, son los que incentivan la migración forzada. Es este éxito el que contribuye a la mejora económica de la población.

El bitcoin también le ha cambiado la cara a El Salvador. Gracias a la mejora en seguridad y al bitcoin, el turismo ha subido un 38% en lo que va del año. Lo extraordinario de este dato es que El Salvador pasó de ser conocido como un bello país a ser visitado por millares de turistas, y se ha dejado de hablar de las maras y los homicidios. Una campaña multimillonaria de publicidad no hubiera tenido este nivel de éxito, si no por las políticas que se están implementando. Es más, la economía, a pesar de las decenas de artículos expresando preocupación por la política Bitcoin, en el 2021 la economía del país creció por más del 10% (o $2.5b), y esta es información del propio FMI.

También, las élites financieras internacionales han creado la falsa narrativa de que debido a la política bitcoin, El Salvador tendría un “default” en sus bonos. Esto no solo es una falsedad, sino que también ha sido distorsionado por medios internacionales, y los mismos de la élite que parecieran quieren ver un fracaso en El Salvador. El gobierno salvadoreño no solo ha anunciado que el pago de los bonos se haría en su totalidad, si no, que también el país compraría los bonos que vencen en los años 2023 y 2025.

Es inexplicable ver que gobiernos de países desarrollados, especialmente el de los Estados Unidos, no apoyen más al pueblo salvadoreño, su gobierno y sus éxitos. Pareciera que desean su fracaso, cuando deberíamos estar alentando y apoyando para que salga adelante, como pasa en países distantes.

Si los salvadoreños, tanto en El Salvador como en la diáspora, apoyan y reconocen los grandes logros en su país, así como la política bitcoin, ¿por qué no pueden hacer lo mismo? Seamos más alentadores, y deseémosles éxito al pueblo y gobierno salvadoreños, y no fracaso como la élite financiera internacional.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.81%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.66%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.54%
27445 votos

Las Más Leídas