jueves 1  de  diciembre 2022
EDITORIAL

El "muro" que Obama impuso a los cubanos

Cuando se creía que la muerte de Fidel Castro sería un buen presagio, en aras de cristalizar los anhelados cambios en la isla, el presidente Obama les propinó un certero portazo en las narices a los cubanos

Diario las Américas | EDITORIAL DIARIO LAS AMÉRICAS
Por EDITORIAL DIARIO LAS AMÉRICAS 15 de enero de 2017 - 16:40

Los cubanos han tenido un comienzo de año cargado de una serie de eventos que se suman a la inestabilidad de una nación que cambió su fisionomía por completo desde el primero de enero de 1959.

Cuando se creía que la muerte de Fidel Castro sería un buen presagio, en aras de cristalizar los anhelados cambios en la isla, el presidente Obama les propinó un certero portazo en las narices a los cubanos que hoy ven cercenadas sus posibilidades de huir de ese país insular y radicarse en los EEUU.

Obama tumbó la política migratoria de “pies secos, pies mojados” y al entrar en vigor esa decisión en los estertores de su Gobierno, muchos cubanos han quedado en una especie de limbo, algunos en las selvas de Centroamérica y la frontera con México, otros en balsas en el Estrecho de la Florida y una porción más en aeropuertos como el de Miami.

Estos últimos son isleños sujetos a deportación que no lograron pasar los controles de las autoridades migratorias en la terminal aérea de la Capital de Sol y que se encontraban en cárceles de la Florida, a la espera de que Homeland Security y los tribunales de Inmigración les definieran su futuro en este país.

Muchos de esos cubanos venían a los Estados Unidos utilizando la palabra “libertad” en todas las frases posibles, pero el sueño que debió tener un final feliz se convirtió en una cruda pesadilla. Hoy no tienen libertad, como tampoco la tuvieron antes en Cuba.

El drama que estas personas están viviendo por cuenta de la derogación del decreto firmado en tiempos del expresidente Bill Clinton, debe poner en contexto la necesidad de que el entrante rector de la Casa Blanca mire el tema cubano con un mayor compromiso y responsabilidad.

Obama deja el Gobierno generando desconcierto entre los cubanos y Donald Trump tendrá la oportunidad de reivindicar el gesto que tuvo la comunidad cubana en el exilio, que votó en gran número por el magnate en las elecciones de noviembre pasado.

Reza el dicho popular: “Quien gana la Florida, gana la presidencia”. Trump no puede ser ajeno al eterno dolor de una población que a 90 millas de distancia todos los días abre los ojos ante reducido mundo a su alrededor bajo la opresión de un sistema tan anquilosado como criminal.

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar