Overlanding es un concepto que, si bien existe desde principios de los años 60, fue aproximadamente en los 80 que realmente se da a conocer. ¿Pero qué es, qué significa? Es simplemente viajar por tierra a uno o varios puntos específicos donde la forma principal de alojamiento es el campamento.

El vehículo todo terreno es el transporte fundamental y más común para el desarrollo de esta actividad, aunque también las motocicletas y hasta bicicletas se han dejado ver en algunos viajes de aventureros a través de los años.

El nombre proviene del continente australiano y significa manejar o conducir largas distancias: Overlanding = Over very long dinstance.

Su historia data de mediados del siglo pasado con el lanzamiento de los vehículos 4x4, qué como ya hemos comentado en notas anteriores, aparecieron para entre otras cosas, satisfacer las necesidades de un nuevo grupo de clientes ansiosos de poder recorrer el mundo por vía terrestre.

La primera persona de la que podría decirse se tiene conocimiento de haber realizado este tipo de viajes es el Coronel Leblanc, quien condujo un Land Rover serie 1 desde el Reino Unido hasta Etiopia. En Australia Leonard Beadell, entre los 40 y 50, abrió muchos caminos en el Outback australiano que hoy en día se siguen siendo usados por los entusiastas del 4x4.

El verdadero surgir del Overlanding podría decirse que fué a partir del año 1980, y su influencia mayor fue la competencia anual “Camel Trophy” (1980-2000). Este consistía en completar unas duras pruebas de conducción en terrenos realmente intransitables, bajo condiciones extremas, siendo la marca Land Rover protagonista del rally.

163_0910_13z+2009_overland_expo+pinzgauer.jpeg
El <i>Overlanding</i> más que un simple concepto se ha transformado en una cultura y para muchos hasta en un estilo de vida.
El Overlanding más que un simple concepto se ha transformado en una cultura y para muchos hasta en un estilo de vida.

En esta carrera cada marca compite con un vehículo 4x4 digno de un viaje Overlanding. Land Rover participa con los legendarios modelos Discovery y Defender. Toyota con su indestructible línea Land Cruiser, Jeep con el versátil Wrangler y así muchas marcas más con infinidades de opciones.

En la actualidad muchos productos “after Market” son comercializados para este tipo de vehículos, con la finalidad de proveer a los viajeros mayor rendimiento a sus vehículos.

Pero ¿que sería en realidad lo básico y esencial que necesitaría un vehículo para este tipo de aventuras? Primordialmente se requiere que el rústico sea doble tracción con caja reductora (no AWD debe ser 4WD), neumáticos para terrenos no asfaltados, luces auxiliares para conducción en zonas no pobladas, espacio suficiente para alojar, comida, efectos personales, repuestos y herramientas, así como todo el material de campamento necesario. Estos sin duda serían los principales implementos que debería poseer un vehículo para viajar, en este caso, distancias relativamente cortas y de pocos días.

En el caso de los vehículos que se preparan para viajes largos, de semanas, meses o incluso años, atravesando fronteras entre diferentes países, se necesita mucho más equipamiento. Estos viajes generalmente son patrocinados por empresas del ramo automotriz que proporcionan desde el vehículo hasta distintos accesorios de utilidad para la aventura. Muchas otras marcas, no referentes al ramo automotriz, también se interesan en patrocinar, y lo hacen aportando dinero que es necesario para el recorrido.

En fin, se podría decir que el Overlanding más que un simple concepto se ha transformado en una cultura y para muchos hasta en un estilo de vida.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario