Conocí a Alan García en 1984. Alan era diputado y candidato presidencial. Tenía apenas 34 años. Yo tenía un programa de televisión. Se llamaba “Conexiones”. Pertenecía a una generación inmediatamente posterior a la de Alan: contaba solo con 19 años.

Lo entrevisté en una convención de empresarios. Quedé impresionado con su inteligencia, su elocuencia y su simpatía. Era un mago con las palabras, un hipnotizador. Había nacido para seducir. No había quien se resistiera a sus encantos. Parecía imbatible, invulnerable. Lo era.

Te puede interesar

Poco después, volví a entrevistarlo en su casa. Vivía en una torre moderna en la avenida Pardo de Miraflores. Conocí a su esposa Pilar. Argentina, cordobesa, de familia de políticos radicales, me pareció una señora tan bella como distinguida. Poseía una elegancia natural, sin esfuerzo. Después de la entrevista, Alan me mostró algunos libros de su vasta biblioteca. Citó de memoria varios poemas de Neruda. Recitó el poema de Neruda a Machu Picchu. Quedé arrobado con su vasta cultura, infrecuente en un político de mi país. Sentí genuina simpatía y admiración por él. Pensé que hasta podía votar por él. Estaba equivocado. El destino se ocupó de torcer esos planes, sabotear esa incipiente amistad.

Un líder histórico de su partido, Andrés Townsend, hombre de honor, que había fracasado en su intento de ser candidato presidencial en las elecciones de 1980, me llamó a su casa, diciendo que debía transmitirme un mensaje urgente. Acudí presuroso. Townsend me llevó a su biblioteca y dijo:

-Alan está loco. Clínicamente loco. Sufre de trastornos mentales. Tenemos que impedir que llegue al poder. Sería una catástrofe para el Perú.

Luego me contó que Alan había sido internado varias veces en la clínica San Felipe de Lima, donde lo habían sometido a la “cura del sueño”, durmiéndolo con sedantes para que saliera de profundas crisis depresivas, o para que se calmase de virulentos estallidos maníacos, o para salvarlo de hacerse daño. Le prometí a Townsend que usaría esa información tan pronto como pudiese.

-Tienes que preguntarle si le han hecho la cura del sueño -me dijo-. El Perú tiene que saber que es un loco.

Quedé muy perturbado luego de aquella conversación. Los dueños del canal, tres hermanos encantadores, veían con simpatía a Alan, y uno de ellos era su íntimo amigo y confidente. Yo sabía que, si le hacía esa pregunta a Alan, estaría en problemas. Sin embargo, sentía que mi misión, o mi obligación moral, era informar a los peruanos de aquella zona oscura del candidato favorito para ganar la presidencia.

Una semana antes de la primera vuelta electoral, uno de los dueños del canal me dijo que Alan daría su última entrevista en un programa llamado “Pulso”, que se emitía los lunes por la noche. En ese programa había un moderador y un panel con cuatro periodistas que hacían las preguntas. El dueño me pidió que estuviera en el panel y preguntó:

-¿Lo vas a tratar con cariño, no?

-Sí, claro -le dije.

Pero estaba mintiendo. Porque horas antes de que el programa se emitiera en vivo, decidí que haría la pregunta suicida, kamikaze, aun a riesgo de que me despidieran. Mi intención era no solo que Alan se viese obligado a confesar que sufría de trastornos mentales y le habían hecho la cura del sueño, sino, vaya si yo era ingenuo, evitar que llegase al poder. Me creía tan poderoso que pensaba: si le hago la pregunta y lo humillo y queda en ridículo, perderá las elecciones y yo quedaré como un héroe. Me enternece recordar la estupidez de mi candor.

Cuando el moderador me concedió el turno de mi primera pregunta, hice acopio de valor y pregunté:

-¿Alguna vez ha estado internado en una clínica de salud mental? ¿Le han hecho la cura del sueño?

-Su pregunta es un golpe bajo que no voy a responder -dijo Alan.

Tan pronto como terminó el programa, el moderador y mis compañeros del panel me preguntaron si estaba loco y me dijeron que me había metido en unos líos serios. Tenían razón. Uno de los dueños del canal me llamó a su despacho y me dijo que, si quería continuar trabajando en esa televisora, solo podía hablar de política internacional, ya no de política peruana y, sobre todo, no más de Alan García, quien, como era previsible, arrasó en la primera vuelta de un modo tan abrumador, empequeñeciendo a sus adversarios, que no hubo ya necesidad de ir a una segunda votación. Alan llegó al poder, juró como presidente, redimió a su partido de los fracasos históricos. El país entero estaba rendido a sus encantos, hincado de rodillas ante él. Ningún canal quería contratarme, sus dueños temían que esa insolencia les costase caro. No podía aceptar la censura que me imponía el canal. Renuncié. Me quedé sin trabajo. Alan me había derrotado.

Semanas después, tuve la fortuna de que me contratasen para presentar un programa de política internacional que se grababa en Santo Domingo. Se llamaba “Planeta 3” (porque el tercer planeta del sistema solar es la Tierra, qué nombre jalado de los pelos). Era un programa de política internacional. Yo era el moderador y tenía tres invitados en un panel, a quienes sometía a mis preguntas. Viajaba todos los meses a Santo Domingo para grabar el programa. Los cinco años que duró el primer gobierno de Alan, estuve fuera de la televisión peruana. Vivía entre Lima, Santo Domingo y Miami, siempre en hoteles.

Cuando Alan todavía vivía una luna de miel con los peruanos que lo habían apoyado masivamente, uno de los dueños del canal, allá por 1986, intentó que Alan y yo nos reconciliásemos. Me pidió que viajase a Nueva York y me presentase en el hotel Waldorf Astoria, donde estaría alojado Alan, quien hablaría en Naciones Unidas, y le pidiese una reunión privada y le presentase mis disculpas por la pregunta sobre su salud mental.

-Alan te va a perdonar -me dijo el dueño-. Y te va a dar una entrevista. Pero tienes que comenzar la entrevista disculpándote.

Viajé a Nueva York. Me presenté en el Waldorf Astoria. Mi plan era pedirle una entrevista. Si me la concedía, no me disculparía, le haría de nuevo la pregunta que no me había querido responder. Me anuncié en la recepción. Me dejaron esperando un par de horas. Cuando finalmente entró Alan caminando con paso imperial, mirando desde el olimpo de sus dos metros de altura, quise acercarme a él, pero dio instrucciones a sus custodios de que lo impidiesen. Me miró con desdén. Me sentí una araña, una cucaracha. Alan entró en el ascensor, me dirigió una última mirada envanecida y las puertas se cerraron. No hubo disculpas, reconciliación, entrevista. Alan tuvo la astucia de sospechar que, si me daba la entrevista, yo no me replegaría, seguiría incordiándolo. Por eso no quiso dignificarme y me hizo sentir un bicho. Esa noche, en un bar, una reportera de televisión muy guapa, consentida de Alan, me hizo una confidencia:

-Alan me ha dicho que él es Mozart y tú eres su Salieri.

Me dolió. Me sentí humillado. Pero era verdad: Alan era Mozart, un genio absoluto de la política, la seducción, la hipnosis colectiva, un hechicero, un mago. Yo era su Salieri envidioso, rencoroso: nunca podría ser tan brillante y encantador como él, estaba demasiado lastrado por mis vicios, defectos e imperfecciones como para alcanzar las cumbres del poder, la gloria inmortal. Yo hubiera querido ser como él, un político de formidable talento, pero ya entonces sabía que, además de las mujeres, me gustaban también los hombres, algo que entonces me esforzaba por encubrir, y por eso sabía que nunca llegaría a ser un presidente amado, adorado, como Alan. Recuerdo que aquella noche en el bar le dije a la reportera:

-Yo no aspiro a la gloria de la política. Yo quiero ser un escritor. Estoy escribiendo un libro de cuentos. Yo no soy su Salieri, porque aspiro a la gloria del escritor.

Pero estaba engañado: Alan sí era Mozart, y yo era su Salieri. Una vez más, me había derrotado. Su inteligencia y su astucia me sobrepasaban largamente.

El tiempo puso las cosas en su lugar. Su paso por el poder, a tan precoz edad, tan adulado y glorificado, tan ensoberbecido, puso en evidencia que no era una persona del todo estable. Yo tampoco lo era. No sabía entonces, con apenas 20 años, que era bipolar, como el propio Alan. Es decir que la nuestra fue una pelea épica de dos locos que no sabíamos que estábamos locos.

Años después, en 2001, cuando había regresado de París y era nuevamente candidato presidencial, y había pasado a la segunda vuelta contra todo pronóstico, fui a visitarlo a la casa de su partido. Me recibió en privado. Nos dimos un apretón de manos sincero, nos confundimos en un abrazo, nos perdonamos, olvidamos los agravios del pasado, enterramos los rencores. Alan se sentía un ganador: había salvado la vida, pues Fujimori ordenó matarlo, y escapado con astucia de la persecución de la dictadura de Fujimori, y ahora estaba de regreso, a punto de volver al poder, acallando a sus enemigos de toda la vida. Yo también me sentía un ganador: había conseguido ser un escritor, publicado varios libros en España, la crítica había sido benévola conmigo en ese país, ahora hacía un programa en Lima, “El Francotirador”. En un gesto de gratitud y caballerosidad, correspondiendo a la visita que le hice, Alan me concedió una entrevista de una hora larga en televisión. Vino al estudio con Pilar, su mujer. Me atreví a hacerle de nuevo la pregunta de 1985. Negó que tuviese problemas mentales. No le creí. Le recordé que me había censurado. Lo negó. No le creí. Le pedí que pidiera disculpas por su primer gobierno paupérrimo. Lo hizo. Cuestioné su vida desahogada en París. Se defendió con sagacidad. Al final de la entrevista, no éramos amigos, pero tampoco seguíamos siendo enemigos. Improbablemente, nos habíamos reconciliado. Alan ya no era tan soberbio como en su juventud. La larga travesía por el desierto había rebajado el tamaño colosal de su ego. Había madurado, los fracasos y las desventuras lo habían educado políticamente, había aprendido a escuchar, a cuestionar sus primeros dogmas ideológicos.

Cinco años después, cuando pasó a la segunda vuelta con el impresentable chavista Humala, apoyé públicamente a Alan y voté por él. Luego, ya siendo Alan presidente, me burlé sin piedad, sin compasión de él, todos los domingos, desde “El Francotirador”. Alan no llamó al dueño del canal a quejarse, a pedir que me sacasen del aire. Había aprendido la lección. Había forjado una tolerancia a la crítica, aprendido a ser un estadista que entiende el papel irritante de la prensa, que, por definición, debe ser hostil a quien ocupa el poder. Mis críticas feroces, mis bromas desalmadas, mis dardos envenenados no le hicieron demasiada mella, no socavaron nuestra amistad o, cuando menos, nuestra alianza de mínima cordialidad. No me guardó rencor. No me pasó a la lista negra de sus enemigos. Entendía que su oficio era administrar sabiamente el poder y el mío, criticarlo, burlarme de él. Sé que no me guardó rencor porque cuando, al final de su segundo mandato, mi nombre empezó a aparecer entre los candidatos presidenciales con mejor intención de voto, le pedí una cita secreta y me recibió en la casa de gobierno, en el centro de Lima, a medianoche. Nos sentamos en unos sillones de su despacho. Le conté, ya como amigos, deslizándonos al terreno de las confidencias, mis problemas de salud mental, de bipolaridad, de insomnio pertinaz, enumeré las pastillas que tomaba. Le dije que no sabía si debía inscribirme como candidato. Me animó resueltamente. Me dijo que tenía una gran oportunidad histórica, la de pasar a la gloria. Me habló de la gloria insuperable de servir a los más pobres. Me dijo que yo tenía opciones de ganar, si defendía una agenda liberal, libertaria, y me convertía en el candidato de los jóvenes. Fue sumamente generoso conmigo. Me aconsejó en tono paternal, sentí que me tenía genuino afecto. Me dijo que, si me lanzaba como candidato, me apoyaría.

Pero yo no sabía si lanzarme o no. Temía que, si me lanzaba, dejaría de ser un escritor. Temía que, si entraba en política, nunca más conseguiría salir de esa ciénaga en la que acaban hundiéndose culpables e inocentes, héroes y villanos. Temía que la pretensión de la gloria me condujese al precipicio, al despeñadero.

En medio de esas tribulaciones, invité a Alan a cenar en mi casa de San Isidro. Vino con su novia, una mujer encantadora. Volvió a animarme para ser candidato presencial. Me recordó que debía defender una agenda moderna, libertaria, que capturase la imaginación de los jóvenes. Le dije que no tenía dinero para financiar la campaña. Se rio. En tono paternal, me dijo que, si inscribía mi candidatura, hacía bien las cosas y despuntaba en las encuestas, la plata llegaría sola, pues los empresarios solían precipitarse a financiar las campañas de los candidatos con posibilidades de ganar. Tenía razón. En efecto, la plata llegaba sola. Poco después, el representante de Odebrecht en el Perú me ofreció, en una cena en el club Nacional, financiarme la campaña presidencial. Para comenzar, podía darme un millón de dólares.

-Tú entiendes que no es una donación, sino un préstamo -me advirtió.

Era evidente que, si yo ganaba, lo que parecía improbable, dado mi historial de escándalos, mi conducta disoluta y mis trastornos bipolares, tendría que pagarle la deuda, concediéndole obras públicas millonarias.

Por suerte, tomé la decisión de no inscribir mi candidatura presidencial. Recordé lo que le había dicho a la reportera en Nueva York: yo no quiero ser un político, quiero ser un escritor.

Aquella fue la última vez que vi a Alan y le di un abrazo: en mi casa de San Isidro, en Lima, en agosto de 2010. Luego nos distanciamos por mi culpa: conté en una columna que Alan me había espoleado a ser candidato, diciéndome que la plata llegaría sola. No debí hacerlo. Fue una infidencia, una felonía. Era una cena íntima y lo que allí se habló debió preservarse en secreto. Pero yo no soy bueno para guardar secretos: mi familia lo sabe bien.

Esa noche, en mi casa, Alan me dijo que creía en la vida eterna, que a menudo se le aparecía el espíritu de Haya de la Torre, el fundador de su partido, que estaba seguro de que se reuniría con Haya y con su padre, Carlos, que padeció injusta carcelería, en la vida eterna. Espero que ahora se encuentre en tan buena compañía.

Alan: fue un honor ser tu enemigo y fue un honor ser brevemente tu amigo. Te extrañaré. Que Dios se apiade de tu alma y te conceda el descanso eterno que mereces, después de una vida incansable.

Mozart ha muerto. Salieri no se alegra.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

En este regreso a clases en el sur de Florida, ¿cree que las autoridades han tomado las medidas necesarias para garantizar la seguridad en las escuelas?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas