A diez meses de la renuncia de Evo Morales, la dictadura en Bolivia está intacta y ganando las elecciones, cuya fecha impuso por la fuerza. Salió el dictador, pero sigue la dictadura que controla el país con la estructura jurídica con que suplantó la República, la fuerza de grupos narco-criminales y la impunidad garantizada por el control del poder legislativo, de tribunales, jueces y fiscales. El Gobierno que debió ser de transición es un interinato rehén y las elecciones del próximo 18 de octubre están amañadas para mantener la dictadura y la impunidad.

Amañar es “preparar o disponer algo con engaño o artificio”. es lo “preparado o manipulado”. Engaño es “hacer creer a alguien que algo falso es verdadero” y de esto se trata el sistema electoral diseñado y operado por la dictadura de Evo Morales como parte del modelo del socialismo del siglo XXI o castrochavismo. El fraude está en el sistema, es el sistema.

Te puede interesar

Con la suplantación de la Constitución de la República por el “estado plurinacional” en Bolivia se ha eliminado el sufragio universal, aumentado a 36 el número senadores, liquidado la igualdad de los ciudadanos, impuesto 7 circunscripciones “especiales indígena, originario campesinos” con sistema corporativista fascista, impuesto el “voto comunitario”. Se ha institucionalizado un sistema electoral en el que con cerca del 26% del voto se obtiene el 50% de los miembros del Senado y con el 30% del voto “gana” la mayoría de toda la Asamblea Legislativa. Se puede ser presidente en primera vuelta con “40% de votos válidos, con una diferencia del al menos 10% en relación a la segunda candidatura”.

La constitución, las leyes, la distribución territorial, la asignación de escaños y todo el sistema está diseñado para que en las zonas de control cocalero y rural que ocupa la dictadura obtengan representantes con la décima, la centésima o la milésima parte de los votos que en las ciudades. Han manipulado el registro civil, de identificación personal y de registro, lo que hace imposible sanear el padrón electoral sin rehacerlo completamente en base a los principios de igualdad y sufragio universal y secreto.

Este sistema creado para “simular democracia” se denomina “dictadura electoralista” porque el ciudadano “vota pero no elige” y su aplicación está ampliamente documentada en Venezuela, Nicaragua y en el Ecuador de Correa. Aplicando este sistema, Evo Morales fue sorprendido y documentado cometiendo delitos infraganti de fraude electoral, falsificaciones y otros en las elecciones del pasado 20 de octubre, por lo que renunció y huyó de Bolivia.

La senadora Jeanine Añez que asumió la Presidencia debió instalar y dirigir un “gobierno de transición” para “celebrar elecciones libres, justas y basadas en el sufragio universal y secreto”. Su mandato es terminar la dictadura reconociendo la vigencia de la Constitución de la República para reponer el respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales, el estado de derecho y la división e independencia de poderes, desmontar el narcoestado y cesar la dictadura electoralista.

En estos 10 meses la dictadura ha demostrado su vigor manteniendo intacto su control de todos los poderes del estado, incluido el Ejecutivo. No existe ningún proceso serio de acusación por las masacres y crímenes probados. Los casos de corrupción se han trasladado al gobierno interino. El estado plurinacional, su constitución falsificada y leyes infames siguen vigentes. El instrumento de los delitos cometidos por el dictador prófugo y sus cómplices es el partido más importante. El candidato de la dictadura es un exministro que debería estar ante la justicia por múltiples casos de corrupción. Los jueces siguen prevaricando a favor de la dictadura. Todo esto lo conocen los “candidatos opositores” que participan en las elecciones amañadas sin hacer reclamo.

Si la presidenta interina Jeanine Añez -que acaba de renunciar a ser candidata- no reconoce la vigencia de la República con la Constitución de 1967/94, las elecciones del 18 de octubre pueden dar como ganador en la primera vuelta al candidato de la dictadura y Evo Morales estará de retorno de inmediato para reprimir y perseguir.

Si hay segunda vuelta y un “opositor” llega a la Presidencia, será el “nuevo rehén de la dictadura”, no tendrá mayoría parlamentaria ni forma de lograrla sin pactar con la dictadura, estará sometido a los jueces y control de constitucionalidad de la dictadura, amenazado por los fiscales de la dictadura y cercado por los funcionarios de la dictadura en su propio Poder Ejecutivo. Las elecciones amañadas habrán cumplido el propósito de su diseño que es mantener la dictadura y la impunidad.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Las Más Leídas