domingo 21  de  abril 2024
Análisis

La decisión de abortar expone cómo ciertas corporaciones son hostiles hacia las familias americanas

¿Qué sucede cuando la primera obligación de una mamá o un papá ya no es con su familia, sino con su empleador?
Diario las Américas | MARCO RUBIO
Por MARCO RUBIO

Ser mamá o papá es el trabajo más importante que cualquiera de nosotros tendrá. Los padres de familia son los primeros maestros y las primeras autoridades. Lo que hacemos tiene un impacto directo en la vida de nuestros niños, pero también en nuestras comunidades y, en última instancia, en nuestra nación. Ha sido cierto por toda la historia. “Instruye a tu hijo en el camino que debe seguir”, implora Proverbios.

Pero, ¿qué sucede cuando la primera obligación de una mamá o un papá ya no es con su familia, sino con su empleador?

Hubo un tiempo en que las corporaciones más grandes de nuestro país eran una parte tan importante de Main Street como lo eran de Wall Street. Patrocinaban picnics de empresas, equipos de ligas menores, scouts y más. Eran parte del tejido de nuestras comunidades.

En muchos sentidos, era una tradición estadounidense única. Confiamos en las empresas privadas para proporcionar un trabajo significativo y digno. E históricamente, los objetivos de estos negocios estaban orientados a la producción útil. En nuestros mejores momentos, este alineamiento institucional generó empleo masivo estable que sentó las bases para una vida digna. Dicho de otra manera, las corporaciones estadounidenses solían promover el bien común.

Ese ya no es el caso.

Tras el final de la Guerra Fría, nuestras élites corporativas comenzaron a verse como ciudadanos del mundo en lugar de estadounidenses patrióticos. El efecto dominó fue enorme y condujo a la pérdida de millones de empleos americanos. Si la mano de obra es más barata en el extranjero, decía la lógica, entonces los productos deberían fabricarse allí. Después de todo, si todos somos ciudadanos del mundo, las familias y comunidades estadounidenses no son más importantes que las de México, China o Vietnam.

La destrucción de las comunidades en EE.UU., desde Baltimore y Detroit hasta Manchester y Greenville, está bien documentada. Pero lo que se entiende menos es cómo este cambio globalista impactó el comportamiento corporativo. Atrás quedaron los días en que las corporaciones eran solo una parte de la vida de los trabajadores; hoy se espera que el trabajo sea toda su vida.

Las empresas de Wall Street exigen más de 80 horas a la semana de los empleados. Las grandes firmas tecnológicas esperan lo mismo, aunque intentan que sea cómodo proporcionando cápsulas para dormir la siesta, mesas de futbolín y comida gratis. El mensaje es claro: tu hogar está aquí. Y si tu hogar es el trabajo, no tienes tiempo para lo que se supone que es el hogar: tu familia, tu congregación de fe y tu comunidad.

Sin embargo, el sentimiento anti-familia se extiende mucho más allá de las grandes finanzas y la gran tecnología. Basta con mirar la reacción de la mayoría de las principales empresas estadounidenses ante la reciente decisión de la Corte Suprema de Justicia de anular Roe v. Wade. Innumerables empresas, tan diversas como Disney y Dick's Sporting Goods, emitieron comunicados en solidaridad con “personas que pueden quedar embarazadas” y prometió ayudar financieramente a mujeres quieran viajar fronteras estatales para tener abortos.

Es revelador de muchas maneras, algunas obvias y otras menos.

Primero, revela la corrosión cultural entre los líderes empresariales de nuestra nación. Todos estos directores ejecutivos corporativos fueron a universidades de élite, asisten a las mismas conferencias y son miembros de los mismos clubes. Coincidentemente piensan que el aborto es moral, saludable y un derecho humano. No pueden creer que alguien sienta lo contrario, aunque estadísticamente la mitad de sus empleados probablemente estén horrorizados que su trabajo esté contribuyendo a la muerte de un niño que está por nacer.

En segundo lugar, indica un motivo de lucro distorsionado. Incluso si no las creen del todo, los directores ejecutivos repetirán como un loro las líneas estándar porque la señalización de la virtud de la élite puede ser rentable. Adoptar la retórica de los activistas progresistas ganará la afirmación en la sala de juntas y en los cócteles, al mismo tiempo que asegurará el flujo libre de dólares de inversión de instituciones similares como BlackRock y Vanguard.

Y tercero, revela un grotesco desdén por la maternidad y la familia.

Todo el mundo sabe que tener hijos reduce drásticamente las horas de trabajo de las madres, y eso es especialmente cierto para los niños menores de seis años. Es imposible, y en realidad indeseable, que tu vida sea tu trabajo cuando tienes una vida en casa que te necesita. Pero desde la perspectiva de una corporación, un niño es una distracción.

“Eres vieja y estás teniendo hijos, así que no tienes adónde ir”, un ejecutivo de comercio de productos básicos le dijo a una de sus mejores empleadas que estaba embarazada de su segundo hijo. Esas palabras tienen un impacto. Envían una señal no tan sutil a las mujeres que su lugar está en el parqué o en la oficina, y cualquier otra cosa se interpondrá en el camino de su avance profesional. Y que contribuir a la rentabilidad a corto plazo de la empresa es lo único que importa en la vida.

Devalúa a las mujeres y es venenoso para nuestra nación. El bien común no está determinado por las ganancias corporativas, se compone de muchos factores intangibles pero intuitivos. EE.UU. necesita corporaciones fuertes para competir en el siglo XXI, pero ganar una competencia de gran poder con China no tiene sentido si abandonamos las mismas cosas que hicieron grande a nuestra nación: la familia, la fe y la comunidad.

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar