martes 13  de  febrero 2024

La Iglesia y los Castro

El caso de Andrés Carrión es una muestra más de lo caro que sale en Cuba expresar libremente una opinión

La imagen de un hombre zarandeado y ngolpeado poco antes del inicio de la misa noficiada por Benedicto XVI en Santiago el n26 de marzo de 2012 no puede ni debe ser nborrada de nuestra memoria. Los acontecimientos nposteriores a la detención de nAndrés Carrión Álvarez por miembro de nla seguridad cubana, además de lamentables ne injustos, son una vergu u0308enza para la ncomunidad internacional. n

Ser detenido y encarcelado durante 18 ndías por gritar consignas como"abajo el ncomunismo" o"los cubanos no son libres. nNo se dejen engañar. Somos esclavos" es la nprimera escena de un atropello que continuó ncon la pérdida de trabajo de su esposa, nla expulsión de su vivienda y el acoso norganizado contra Carrión y su familia ndesde las cloacas de la dictadura castrista. n

Como pueden leer en nuestra entrevista con Carrión, el opositor se ha visto abocado a nabandonar Cuba junto a su esposa y a nbuscar una nueva vida en EEUU. Es una nmuestra más de lo caro que sale en Cuba nexpresar libremente una opinión, pero neste caso es más doloroso que otros npues las víctimas realizaron su reivindicación nbuscando una connivencia de la Iglesia nCatólica que no encontraron.

Benedicto nXVI perdió en aquel viaje la oportunidad nhistórica de escuchar y abrazar a la oposición nal castrismo y la actitud de la Iglesia nante el acoso contra Carrión fue también la nde mirar hacia otro lado. nBenedicto XVI le cedió el testigo a Francisco, nque se está caracterizando por un nestilo cercano y claro, denunciado abusos ncomo el del capitalismo salvaje. Sería muy nreconfortante escuchar de su boca una ncondena igual de contundente contra el régimen ncomunista de los hermanos Castro ny unas palabras de aliento para sus víctimas, ncomo Carrión y otros muchos más

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar