Cada semana solo vemos la prolongación de la misma tragedia, de la misma malaventura que se ha entronizado en Venezuela con una narcotiranía y con su "Oposición" a la medida de sus propósitos...

Vemos miles de seres desesperados tomando los dolorosos e inciertos senderos del éxodo, y a los que se quedan se les agudiza su pobreza, su desesperanza, sus lágrimas y sus miedos. Padecemos verdaderos aguaceros de engaños, mentiras que no solo pone a circular el régimen criminal castrochavista sino también su "Oposición" que sin dudas está "Bien pagá" y como en la copla flamenca compuesta en los años 30 del siglo pasado por el gitano Juan Mostazo, a cada uno de esos cooperantes tan culpables como el chavismo todo, hay que decirle: "...si tú eres la (o el) bien pagá (pagao)", así se enfurezcan sus manaditas de focas y beatos que aunque sean igual de víctimas muchos de ellos, forman coros necesarios para que tanto zángano se mantenga y logre cuoticas de poder y prebendas siempre bienvenidas por gentuza incapaz de pensar más allá de su cartera, su alcancía y su cuenta bancaria en el exterior.

Así esta semana que termina hoy, el maxi capo Diosdado Cabello, presidente del mamotreto "Made in Cuba" que tildan de Asamblea Nacional Constituyente, y uno de los sancionados por el gobierno de los EEUU que lo acusa de violar derechos humanos, destruir la democracia y ser parte activa del narcotráfico, tuvo los riñones de asegurar que en Venezuela no se necesita un canal humanitario, ya que las penurias que el mundo entero ve y conoce son el producto –según él- de las sanciones y el bloqueo económico que le impone "El imperio", igual argumento con el cual la Cuba castrista justifica los fracasos y los horrores de décadas de tiranía.

Cabello que a sus numerosos poderes suma el ser vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) cumpliendo con el guión preparado para la tragicomedia asegura que "... no le estamos pidiendo que nos regalen nada, ni que abran un canal humanitario, nosotros lo que necesitamos es que liberen a Venezuela del bloqueo y nos permitan comprar las medicinas, los alimentos necesario para nuestro pueblo" convencido de que no llevamos la cuenta de los años de hambre, pobreza y falta de medicamentos. Cabello colocando la guinda a la torta aplaudiendo el ridículo hecho por Nicolás Maduro en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) mientras machaca el cuento de que "no podemos vender nuestros principios y traicionar nuestras creencias". Libreto elaborado en esa isla metrópoli de una Venezuela provincia y donde quienes mandan, deciden e imponen son las lacras cubanas de la nomenclatura. No hay crisis humanitaria, como no hay pobreza y tiranía tampoco en Cuba. Todo es maravilloso excepto "El bloqueo" que causa todos nuestros pesares y nuestras desgracias aquí y en "El mar de la felicidad". De allí que veamos que frente a miles de cadáveres de niños que mueren de hambre, el maligno Nicolás Maduro firma con el cómplice y amoral Fondo de las Naciones Unidas para la infancia (Unicef) un convenio por 32 millones de dólares para invertir en el bienestar social de niños y adolescentes, pero ¡ojo! no de Venezuela, un convenio para socorrer a miles de niños, madres y mujeres embarazadas en situaciones de dificultad, o quienes lo necesiten en Latinoamérica, porque Venezuela no tiene problemas, no padece hambre, sobran los medicamentos, no hay crisis hospitalaria y sus ciudadanos no tienen los sueldos más bajos del mundo.

Como les digo, es parte del montaje para rechazar la inaplazable intervención que nos saque de este infierno de pobreza y represión, montaje para el cual gozosa se presta la deshonesta directora regional de Unicef, María Cristina Perceval, una malvada que finge no saber -por ejemplo- que los niños enfermos que se encuentran en el Hospital JM de los Ríos de Caracas, comen solo arroz porque no hay nada más... Niños que en toda Venezuela muestran los signos de severa desnutrición y para los que no hay compasión que ponga fin a su sufrimiento.

Sufrimiento que el Dr. Huníades Urbina Medina presidente de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría (SVPP), analiza y denuncia porque la situación de desnutrición de los niños y jóvenes venezolanos ya afecta la talla, el peso y la capacidad cognitiva de la población en el futuro. Pero eso es irrelevante para los capos del régimen y sus cómplices. Desmintiendo con derroches criminales la crisis, el régimen de Maduro destina 10.000.000 de dólares como parte de una ayuda para Indonesia, que sufrió un terremoto y un tsunami el pasado 28 de septiembre, esto sumado a los envíos a El Salvador y otros países gobernados por amigotes del narcorégimen y la constante regaladera a Cuba, todo sacado de un saco sin fondo ni control que los pillos rojos llaman "Fondo de Solidaridad", y que utilizan para mostrar la "Bonanza" que viven los venezolanos que por eso tenemos para regalar... y si millones salen desesperados rumbo al destierro es porque son "Excéntricos", solo eso, como excéntricos cientos de indígenas venezolanos que sobreviven comiendo basura en Colombia. Por tanto nada de crisis humanitaria que justifique la intervención extranjera, aquí para Maduro, su pandilla y el combo opositor cooperante lo que se necesita es más "Robolución" y contra la intervención diálogo, contra la lucha para salir de Maduro y sus secuaces referendos, elecciones de concejales y lo que sea necesario para seguir atornillando a los criminales rojos que bien pagan a los que los apoyan.

Y entre los que más les apoyan está sin dudas Ramos Allup, tan coherente con la tiranía al ser el jefe vitalicio del partido Acción Democrática. Ramos Allup tan fascinado con los resultados de inútiles diálogos, elecciones controladas por Maduro y los cubanos y ahora aupando un referéndum para una nueva constitución tan letra muerta como cualquiera en tiranía. Ramos Allup, Borges, Capriles, Falcón, Aveledo... Combo asqueante que con la MUD y sus franquicias sabe que la Narcotiranía reparte, aunque se quede con la mejor parte...

ebruzual@gmail.com / @eleonorabruzual / http://www.gentiuno.com/

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario