viernes 2  de  diciembre 2022
OPINIÓN

La razón política y los discursos presidenciales

Visión analítica desde Washington DC, la capital del país, donde el poder y sus efectos tienen otra perspectiva

Diario las Américas | SONIA SCHOTT
Por SONIA SCHOTT 6 de septiembre de 2022 - 19:05

Poner atención a los discursos de presidentes ayuda a entender los desafíos y medir la temperatura de la nación, además de evaluar la sabiduría y la perspectiva del líder que los pronuncia, pues no hay duda de que su mensaje tiene el poder de enojar o inspirar a ciudadanos.

En 1933, durante la Gran Depresión, el presidente Franklin D. Roosevelt apeló al país diciendo: “Amigos míos, quiero hablar con el pueblo estadounidense sobre la banca...la confianza y el coraje son los elementos esenciales del éxito en la realización de nuestro plan. No deben dejarse llevar por los rumores. Unámonos para desterrar el miedo. Tenemos los medios para restaurar nuestro sistema financiero y depende de ustedes apoyarnos. Juntos, no fallaremos”.

Según Kathryn Cramer Brownell, de la Universidad de Purdue, al comenzar con “Mis amigos”, el presidente Roosevelt personalizó la relación entre el público y la presidencia.

“Muchos periódicos criticaron al New Deal, conjunto de políticas para hacer frente a la Gran Depresión, así que recurrió a la radio y al cine para presentar su versión directamente al público. Hoy, vemos paralelos en el uso de Twitter para eludir a los opositores y críticos de una administración y apelar directamente al pueblo estadounidense. Y todo comenzó con Roosevelt y su primera charla junto a la chimenea”, sostuvo Cramer Brownell.

En 1961, durante su discurso de despedida, el presidente Dwight Eisenhower, quien buscó mantener la paz mundial a través de una estrategia disuasiva, desarrollando bombas nucleares para contener la Guerra Fría, afirmó: “El potencial para el ascenso desastroso del poder fuera de lugar existe y persistirá. Nunca debemos permitir que el peso de esta combinación ponga en peligro nuestras libertades o el proceso democrático”.

Este mensaje fue importante porque el presidente Eisenhower “definió los desafíos de la era moderna”, de acuerdo con Will Hitchcock, profesor de la Universidad de Virginia.

Ahora bien, el presidente Joe Biden dio recientemente un discurso inusual, durante el horario de máxima audiencia, para atacar a su posible contendor Donald Trump, en momentos en que su gestión gubernamental experimenta un alza en la aprobación.

“Demasiado de lo que ocurre hoy en nuestro país no es correcto. Donald Trump y los republicanos de Make America Great Again (MAGA) representan un extremismo que amenaza los fundamentos mismos de nuestra República”, agregando que la democracia estaba amenazada.

Del lado republicano “horas antes de que Biden se dirigiera a los que niegan las elecciones y el aumento de la violencia política, Donald Trump defendía a los manifestantes del 6 de enero, prometiendo, en caso de postularse y ser reelegido, ofrecer “indultos completos” y una disculpa formal a quienes irrumpieron en el Capitolio en un esfuerzo por anular los resultados de las elecciones”, según publicó el medio noticiosos POLÍTICO, en una nota de Jonathan Lemire y Meredith MCGraw.

El discurso, de ambos lados del espectro político se ha vuelto demasiado beligerante.

Es cierto que Biden trató de reforzar la idea de que el proceso es una elección, no un referéndum sobre su gobierno, buscando energizar a los votantes en torno a la defensa de la democracia.

Pero ¿realmente está la democracia en peligro?

Para la Iniciativa para Renovar la Democracia, una organización no partidista sin fines de lucro, muchos estadounidenses se sienten excluidos del proceso político.

“Solo uno de cada tres jóvenes estadounidenses cree que es esencial vivir en una democracia”, según sostienen.

Entre tanto, calentando el debate electoral el tema continuo sobre por qué Donald Trump se quedó con documentos clasificados que el FBI descubrió.

La directora de Inteligencia Nacional, Avril Haines, informó que se está realizando una revisión exhaustiva para evaluar el daño potencial a la seguridad nacional sobre el contenido de los documentos.

Su mayor preocupación es que parte del material encontrado en Mar-a- Lago, la residencia de Trump en Florida, podría exponer la identidad de informantes clave que trabajan como agentes en otros países.

Sin embargo, por encima de todo ¿Qué pretendía hacer Trump con los documentos secretos? y más aún, ¿tendrá este tema una influencia determinante en los resultados electorales?

Las elecciones de 2020 vieron la mayor participación de votantes en la historia del país y los analistas advierten que las de este año serán especialmente impredecibles.

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Las más leídas

Una madre y su hija miran los precios de productos cárnicos en un supermercado.

Te puede interesar