Una de las más atroces formas de violación de derechos humanos, que las dictaduras del socialismo del siglo XXI ejercen para detentar indefinidamente el poder, es la tortura. Hechos notorios, informes internacionales y la prensa libre prueban que los regímenes de Cuba, Venezuela, Bolivia y Nicaragua aplican la tortura para institucionalizar el miedo. Es una metodología criminal que se mantiene impune, auspiciada y protegida por el castrochavismo y soslayada por demasiados gobiernos democráticos.

La Declaración de las Naciones Unidas contra la tortura, aprobada por la Asamblea General el 9 de diciembre de 1975, establece que “tortura significa todo acto por el cual se inflige intencionalmente un intenso dolor o sufrimiento, físico o mental, por o a instigación de un funcionario público a una persona para fines tales como obtener de ella o de una tercera persona una información o confesión, castigarla por un acto que ha cometido o intimidarla, a ella o a otras personas”.

Te puede interesar

La Convención Interamericana para prevenir y Sancionar la Tortura, de 12 de septiembre de 1985, firmada y ratificada por Venezuela, Bolivia y Nicaragua, expresa que para efectos de esta convención se entenderá por “tortura todo acto realizado intencionalmente por el cual se inflijan a una persona pernas o sufrimientos físicos o mentales….”.

El Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, adoptado el 17 de julio de 1989, establece en su Artículo 7.1. que “a los efectos del presente Estatuto se entenderá por CRIMEN DE LESA HUMANIDAD cualquier de los actos siguientes ..: f) TORTURA…”

El Movimiento San Isidro denunció (en abril de 2021) que Cuba es un gran centro de Tortura, por medio de Luis Manuel Otero Alcántara, en ese momento en huelga de hambre. (RTV Martí). El mismo Otero Alcántara -hoy preso político de la dictadura- denunció “torturas en el Hospital Calixto García”, hablando con el periodista Luis Valdés C. Con las manifestaciones por la libertad iniciadas el 11 de julio 2021 la practica de la tortura es recurrente.

El observatorio Cubano de Derechos Humanos ha emitido informes sobre presos políticos y torturados pidiendo sanciones individualizadas. El periodista Yoe Suárez, en el informe Patrulla-Horno, una tortura cubana desapercibida, demuestra que la dictadura cubana “se ha especializado en un método de tortura que deja graves secuelas físicas y en algunos caso termina degradando psicológicamente a opositores y activistas”.

En enero 2020, el periódico ABC Internacional tituló “Los cubanos introducen en Venezuela sus métodos de tortura para hacerlas más crueles”. En septiembre 2020, INFOBAE publicó mapas y fotografías de los centros de tortura en Venezuela, reportando el informe de la Misión de las Naciones Unidas encargada de investigar las violaciones de derechos humanos en Venezuela que “documentó 33 casos (21 hombres y 12 mujeres) de detenciones arbitrarias y actos de tortura”.

Amnistía Internacional probó que “el capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo fue torturado mientas estuvo detenido, hasta que falleció frente a un juez en junio de 2019”. El Foro Penal Venezolano y Human Rights Watch, en enero de 2019, hicieron pública la “detención y tortura de decenas de militares”, e “incluso familiares de militares arrestados y torturados..”. El caso del capitán Navío Luis de la Sotta, preso desde 2017 y reiteradamente torturado, esta documentado por la Defensa de los Militares Presos en Venezuela.

En Bolivia, desde que Evo Morales instaló su régimen en 2006, se judicializó la represión con presos políticos, exiliados y se introdujo el sistema de tortura cubano. Una de las víctimas notables fue el general Gary Prado Salmón que, con el grado de capitán capturó al Che Guevara en 1967 y que fue acusado falsamente, apresado y pese a tener condición de inválido, sometido a vejámenes y torturas. Hoy, hay prueba de tortura perpetrada a la expresidenta Jeanine Añez, al líder civil Marco Antonio Tonchi Bascopé, militares y policías.

En mayo de 2020, Infobae publicó “los 15 salvajes métodos de tortura contra los presos políticos del régimen de Daniel Ortega”. El informe Volviendo a ser humano, diciembre de 2019, del Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más, recopila entrevistas con presos políticos en el “periodo de mayo a diciembre de 2018 y concluye que “las torturas a presas y presos políticos fueron ejecutadas…”. Cristiana Chamorro, Arturo Cruz, Félix Maradiaga, Juan Sebastián Chamorro, Miguel Mora, Medardo Mairena y más candidatos presos políticos están bajo el mismo método.

El Departamento de Estado de los Estados Unidos en su informe 2020 sobre Derechos Humanos señaló a Cuba, Venezuela y Nicaragua y “expresó preocupación por las torturas y ejecuciones extrajudiciales que se perpetraron en esos países”.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.99%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.38%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.64%
53632 votos

Las Más Leídas