Autor: Alejandro Oropeza G.

“Estaba claro que aquella España no tenía arreglo,

Te puede interesar

y que la futura, por ese camino, resultaba imposible”.

Arturo Pérez-Reverte: “Una historia de España”, 2019.

El significado de la palabra “CRISIS” se advierte en todas las esferas de la vida venezolana. Realidad expresada, no sólo en la ingobernabilidad que paraliza al gobierno usurpador y a toda la pseudo institucionalidad a el asociada, con excepción del vergonzoso aparato represor; sino también, en las posibilidades y capacidades de acción de buena parte de los estamentos opositores. Expresión de la debacle criolla son las dualidades emergentes: dos presidentes, dos asambleas, dos TSJ, y dentro del este dos directivas en pugna, como bien padece ahora la Asamblea Nacional. Tiempos cercanos probablemente nos traerán dos directivas de varias de esas instancias de intermediación democrática: los partidos políticos.

Pero, si bien el espacio público padece los embates de la crisis, un punto que resulta, si no positivo, al menos muy interesante. El gobierno usurpador voltea irresponsablemente la mirada a las consecuencias de la crisis y sólo articula acciones en pos de la misión: “un día más…”. Mientras, buena parte del ámbito opositor democrático se decanta por pensar y actuar en función de fines que tengan como meta la retoma de los caminos democráticos abandonados. Ello se hace desde muy variadas perspectivas. Pero, lo que es altamente positivo, no sólo los actores políticos proponen estrategias para alcanzar los fines; también iniciativas, con independencia de adscripción a partidos políticos, presentan medios para enfrentar la crisis y lograr asfaltar un camino para recuperar la historia. Nos referimos a la Sociedad Civil que hace vida dentro y fuera del país. No pocas ocasiones, este actor social determinante se ha activado en función de coadyuvar a corregir rumbos, aportar ideas e iniciativas en aras de ese objetivo final que nos ocupa.

De esa sociedad civil viene surgiendo una idea: la necesidad de que la sociedad organizada tenga posibilidades de coadyuvar y ser corresponsable de acuerdos tomados por los representantes de la oposición democrática, a través de aportes específicos al esquema decisional del entorno del presidente encargado y del gobierno que debe ser estructurado en atención a fines. Se trae al espacio del análisis público, del debate, una propuesta: la conformación de un “Consejo Consultivo” integrado por una representación amplia de la sociedad civil. ¿El objetivo? Ser un órgano consejero-asesor de las complejas decisiones que se deberán tomar en las semanas inmediatas y, que la experticia organizacional y personal de sus integrantes cierre filas en apoyo de las acciones a implementar para avanzar en la resolución de la crisis que nos afecta. ¿Tiene esta iniciativa fundamento legal? El artículo 326 de nuestra Constitución estipula la corresponsabilidad entre Estado y Sociedad Civil para ejecutar acciones de impacto sobre el sistema político democrático, y que dicha relación debe propender a la satisfacción de necesidades individuales y colectivas, que son expresión de la infortunada crisis que hunde a Venezuela.

Un guante se lanza a la arena de la política para acompañar, para aportar, para coadyuvar en el logro de fines y objetivos. Una iniciativa de apoyo para la recuperación de la majestad de los poderes públicos secuestrados por la gavilla y, de revalidación de estrategias para el rescate de los principios democráticos y que estos se traduzcan en decisiones positivas para individuos y colectividades impactados por el origen de todo el drama nacional: la crisis más terrible que históricamente se registra en Venezuela.

Queda que el presidente encargado y sus asesores tomen el guante y reciban con satisfacción, confianza y responsabilidad esta iniciativa.

@oropezag – oropezag@mail.venamerica.org

Director Ejecutivo (CEO) de VENAMERICA.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Estaría usted de acuerdo con que los padres en Florida puedan decidir si sus hijos asistirán o no a clases cuando se traten temas como la evolución humana, la educación sexual o la influencia del hombre en el cambio climático?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas