El 4F debe ser recordado como la fecha más oscura de la historia republicana de Venezuela. En leva de armas un grupo de militares intentan un golpe de estado contra el presidente Carlos Andrés Pérez [CAP], que no resultó ser un complot contra un hombre sino contra la democracia y la libertad. Y perdimos la república. No por unos pelotones que asaltaron la constitución violando el juramento de defenderla sino por una conjura de notables, ansiolíticos y soberbios que hicieron de ese evento su plataforma de poder.

“El segundo gobierno de CAP será recordado como el gobierno más honesto y eficiente de la historia de Venezuela”. Así nos lo comentó el exministro Jefe de Gabinete Económico de CAP, Dr. Miguel Rodríguez. En el periodo 1989-1993 Venezuela pasó de 75% de índice de miseria a 30%, registró el más alto crecimiento del PIB del mundo [más que China], el índice promedio de inflación más bajo del continente; niveló su balance de pagos [CAP recibió el país en 1988, con 300 MM$ en reservas para enfrentar 25 Billones$ en endeudamiento, o unos 100 billones$ al valor de hoy]; acabó con Recadi [versión rocambolesca anterior de Cadivi]; desmontó las tasas arancelarias y el proteccionismo cepalista de las notas de importación; liberó los tipos de interés y el congelamiento de precios; renegoció la deuda externa y apuntaló la producción petrolera. Venezuela iba camino a convertirse en el “tigre latinoamericano” al ritmo expansivo de Singapur, Taiwán o Corea del Sur…

Te puede interesar

CAP fue la estrella de la Conferencia de Davos en 1992, por exhibir el más potente “come back” [recuperación], que haya tenido economía alguna. El ex secretario de Estado Henry Kissinger comentó a su presidente y compañeros de gabinete: “Este país llamado Venezuela es donde debemos estar e invertir. ¡No lo para nadie!”. Y amaneció de golpe…

Comenzaba la muerte anunciada de un proyecto histórico de desarrollo sostenible, prosperidad, remozamiento democrático [descentralización del Estado] e integración sólida de Venezuela en el mundo. ¿Por qué muerte anunciada? Porque el 4F no fue el inicio sino el final, la cúspide visible de una soterrada conjura de muchos más…

La salida de CAP

El “por ahora” del comandante Chávez Frías era la punta del iceberg. El juramento del Samán de Güere, más mito que realidad. La verdad histórica del MBR-200 es que además de ese movimiento, existía un ardid más complejo. Y no por complotados estaban unidos, disciplinados y organizados. Como predijo el escritor de Peonía, Manuel Vicente Romero García, «Venezuela es el país de las nulidades engreídas y las reputaciones consagradas» [1.896/El Cojo Ilustrado].

Ese moje, que ha sido nuestro continuo histórico, no toleraba jefaturas. El 4F no fue un evento sincronizado. Fue un fracaso en un país portátil-diría Adriano González León-donde la teoría del caos funciona. Vino la Sesión Extraordinaria del Congreso del 4F de 1992. Caldera con su discurso de mar de fondo, sentenció: “no creo que los sublevados querían matar al PDR […] No encuentro en el sentimiento popular la misma reacción entusiasta, decidida y fervorosa por la defensa de la democracia que caracterizó la conducta del pueblo en todos los dolorosos incidentes que hubo que atravesar después del 23 de enero de 1958 […] Cuando ocurrieron los hechos del 27 y 28 de febrero del año de 1989, desde esta tribuna yo observé que lo que iba a ocurrir podría ser muy grave. No pretendí hacer afirmaciones proféticas, pero estaba visto que las consecuencias de aquel paquete de medidas que produjo el primer estallido de aquellos terribles acontecimientos, no se iban a quedar allí, sino que iban a seguir horadando profundamente en la conciencia y en el porvenir de nuestro pueblo.” Este discurso fue el prefacio de la salida de Pérez el 23/05/93, sin derecho a la defensa, en un antejuicio de mérito express, y el epílogo de la democracia, que el propio Caldera profetizó con el sobreseimiento a Hugo Chávez Frías.

Hoy nos preguntamos, ¿Quién defiende el 4F? ¿Qué es lo que ha “horadado” la conciencia, el porvenir y el sentimiento popular? ¿Qué no aprendimos del 4F?

No nos arañemos más…

Aristóteles definió la demagogia como la corrupción de la democracia. La responsabilidad de la clase política es mantener la altura para anteponer la promoción de la convivencia pacífica, la educación, la justicia social, la cultura de la paz. Nada de lo que antecedió al 4F podía evitarlo. Sí tuvo razón Caldera cuando proclamó: “la situación hace más de treinta años no es la misma de hoy […] la inteligencia de la dirigencia política ha olvidado esa preocupación fundamental de servir antes que todo al fortalecimiento de las instituciones”. 30 años después de ese discurso de alegorías y reproches a otros, perdimos todas las instituciones. Al decir de CAP, hubiésemos preferido otra muerte…

“Ojalá que nos sirva la lección de esta crisis. Que se inicie una rectificación nacional de las conductas que nos precipitan a impredecibles situaciones de consecuencias dramáticas para la economía del país y para la propia vigencia de la democracia que tanto sacrificio ha costado a nuestro pueblo” [CAP]. Pero huelgan las lecciones no aprendidas…Eduardo Fernández fue defenestrado de COPEI por apoyar a CAP que era apoyar la institución democrática. A los demócratas los convirtieron en apóstatas. La unidad para rescatar la democracia sigue siendo ilusoria. y la rectificación, una deuda contumaz. El entusiasmo popular es irse de la polis…

El 4F no ha cicatrizado. La herida sigue abierta y la deuda histórica sin pagar. No por el golpe, sino por nuestra renuencia…Decía García Lorca "El que quiere arañar la luna, se arañará el corazón" No nos arañemos más…

@ovierablanco.

Embajador (designado) de Venezuela en Canadá

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.98%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.7%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.32%
22564 votos

Las Más Leídas