Este artículo busca encontrar respuestas sobre la aplicación que se le ha dado a la Ley 1465 de 2011. Como todos lo saben es una norma que aunque contiene un gran marco legal que busca tutelar los derechos de los colombianos en el exterior, la ley se quedó en una simple ley que nunca se aplicó. Frente a la ley 1465 es necesario formular las siguientes observaciones que tienen como objetivo obtener un compendio de información que nos lleve a entender por qué el estado colombiano no le dio ejecución a una norma que como lo establece la sentencia C-416/14 es de suma importancia porque protege a una población que necesita ser reconocida y atendida. Es claro que los puntos más importantes para el análisis no solo de la sociedad colombiana en el exterior, sino para el gobierno colombiano, debe ser el artículo 4º que nos habla de los objetivos de la norma 1465 de 2011, los cuales, a la fecha, no han tenido ninguna o poca aplicación. La ley nos habla que: “Son objetivos del Sistema Nacional de Migraciones, SNM, los siguientes:

  • Acompañar integralmente los procesos migratorios buscando la eficiencia, equidad, reciprocidad, participación, transversalidad, concertación e igualdad de trato y de condiciones de todos los migrantes colombianos y de los extranjeros que se encuentren en territorio colombiano.”

A la fecha no es clara para la comunidad internacional cómo se le ha dado cumplimiento a este objetivo ya que son demasiadas las necesidades y poco se ha hecho para dar a conocer los programas que acompañen la comunidad migrante en el exterior, y si las hay, no son promovidas correctamente. Es evidente que no ha existido una aplicación de la norma y por ende la sociedad colombiana en el exterior se encuentra en una posición de abandono.

  • “Presentar al Ministerio de Relaciones Exteriores inquietudes, diagnósticos y propuestas para el establecimiento y fortalecimiento de vínculos entre la Nación y los colombianos en el exterior, entre ellos la creación del Viceministerio de Migraciones y Desarrollo.”

Teniendo en cuenta que el acto legislativo Acto legislativo 2 de 2015 (Ley equilibrio de poderes) eliminó una curul de las dos que existían para los colombianos en el exterior, y la necesidad imperiosa de esta comunidad de estar bien representada, y más teniendo en cuenta su enorme aporte a la economía nacional, como también al desarrollo del país. La creación de este viceministerio le daría músculo a una comunidad que lo necesita urgentemente para complementar los esfuerzos que desde el legislativo se puedan lograr para tutelar los derechos de la diáspora.

  • “Identificar los intereses y necesidades de los colombianos en el exterior y sus familias.”

Frente a este tema se ha evidenciado por varios líderes alrededor del mundo que las necesidades no son atendidas y obviamente solo en época electoral se busca a la diáspora. Cambiar esa dinámica y buscar programas de desarrollo de doble vía para la comunidad colombiana en el exterior y los que viven en Colombia sería de gran ayuda. El tema es que no se puede promulgar una norma y dejarla sin aplicación, estos programas que identifican las necesidades de la comunidad es importante desarrollarlos para que aquellos que se encuentran en posición de vulnerabilidad puedan ser atendidos debidamente y que los estados receptores puedan aportar al desarrollo de la misma comunidad que se busca proteger.

  • “Fortalecer acciones y mecanismos de carácter político y técnico, para mejorar las condiciones y la calidad de vida de los colombianos en el exterior y de sus familias en aspectos de las remesas, los flujos laborales ordenados, la protección y seguridad social, la homologación de títulos y competencias técnicas, profesionales y laborales, la asistencia al retorno incluyendo su menaje profesional industrial y doméstico, la protección de sus Derechos Humanos, o cualesquiera otros que puedan ser pertinentes.”

Frente a este tema en particular es mucho lo que se debe hacer, y puntualmente, frente a la calidad de vida de la diáspora. ¿Qué programas se han implementado para la aplicación de este objetivo? ¿Con qué países se han adelantado gestiones, sobre todo en donde reside en gran número la diáspora como EEUU y EU para homologar títulos y flujos laborales ordenados? Frente al retorno, ¿qué programas de desarrollo productivo se han implementado para la comunidad retornada? No es clara hasta la fecha la respuesta a estas interrogantes, sin embargo, hacemos un llamado al gobierno nacional para que le dé vigor y desarrollo a la celebración de acuerdos que beneficien a la diáspora.

  • “Proponer e instar al Gobierno Nacional para la celebración de acuerdos, convenios y tratados bilaterales y multilaterales que atiendan los diferentes aspectos temáticos de la migración colombiana internacional.”

Todos los gobiernos suscriben acuerdos bilaterales para beneficiar no solo a su población residente en el territorio nacional, sino aquellos que emigraron. Lograr el desarrollo de este punto como también que el gobierno se involucre más con su población en el exterior brindaría un cúmulo de oportunidades a la diáspora y desarrollo de proyectos productivos que beneficiarían a muchos en Colombia.

  • “Promover la participación política, amplía y libre de los colombianos en el exterior para que tomen parte en las decisiones de interés nacional y en la conformación y ejercicio del poder político conforme a la Constitución y a la ley.”

En este particular, ¿cómo se ha promovido la participación ciudadana? ¿Cómo se piensa dar aplicación amplia a este objetivo? ¿Se ha pensado en el voto digital e inscripción digital de los colombianos en el exterior? El voto digital e inscripción digital sin duda le daría a la diáspora la posibilidad de participar más directamente en las decisiones del país y más teniendo en cuenta su enorme contribución al desarrollo del país con más de 6 mil millones de dólares a la economía nacional.

  • “Proponer y apoyar acciones para el fortalecimiento del servicio Diplomático y Consular conforme a las necesidades específicas de los colombianos en el exterior.”

A pesar de que los nombramientos de los puestos consulares son de libre nombramiento y remoción del jefe del estado. ¿Por qué no se nombran funcionarios o líderes que vivan y residan en el exterior que puedan atender mejor a sus comunidades ya que las conocen mejor que nadie? ¿Qué cumplimiento se ha dado a este objetivo? La respuesta a esta pregunta es más que evidente, si hubiese un ejercicio de promover líderes mundiales que conozcan la diáspora, esto sin duda acercaría más a la comunidad con los gobiernos de turno haciendo menos compleja la relación estado-ciudadano estando lejos del territorio nacional.

Finalmente, la Ley 1465 de 2011 fue consagrada para proteger los derechos de la diáspora y reconocer la población colombiana en el exterior. Como miembro activo de esa diáspora en el exterior formulo este análisis, que muchos, antes de mí, han formulado, pero con el fin de mantener los canales de presión para que la muralla que divide a la diáspora de sus dirigentes y líderes de opinión caiga bajo el argumento de que somos colombianos, aún aportamos al país, y que estar en el exterior no nos aleja, nos acerca mucho más a nuestro país como también a los nuestros. Queremos ser oídos, salir de la crisis de representación en la que nos encontramos y encontrar respuestas conjuntas al reto de visibilizar a la diáspora colombiana. El compromiso con la gente es necesario, y continuará.

#reconocimientohechomigratorio https://www.youtube.com/watch?v=ii979lVdUd0

www.latribunacolus.com

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que las acciones emprendidas por Juan Guaidó y el Parlamento venezolano están en el camino correcto para generar un cambio político en Venezuela?

Las Más Leídas