Recientemente fui honrada en la XIV Gala Anual de Gala y Liderazgo organizada por el Congressional Hispanic Leadership Institute, el instituto para el liderazgo hispano en el Congreso, también conocido como CHLI por sus siglas en inglés, por mis años de servicio público. Quiero agradecerles nuevamente por este reconocimiento, y espero continuar la misión de promover la prosperidad económica y social de nuestra comunidad hispana.

Recuerdo cuando mi amigo y hermano legislativo Lincoln Díaz-Balart tuvo la idea de formar una organización bipartidista, con el propósito de promover los valores e intereses de nuestra comunidad hispana, a la que brinda una oportunidad única a los jóvenes, nuestros futuros líderes, para que experimentaran cómo es trabajar en una oficina del Congreso. Esas oportunidades no estuvieron disponibles para Lincoln, para mí y tantos otros en aquel entonces, pero estoy muy contenta de que ya no sea el caso y de que estamos aumentando la representación de los hispanos en los sectores públicos y privados. Desde el programa de becas, hasta el simposio comercial y las sesiones informativas oportunas que esta organización organiza en el Capitolio, estoy muy orgullosa de los logros de CHLI.

A lo largo de mis casi 40 años de servicio público, he tenido dos objetivos: servir a mis electores y defender los principios de la fundación de los Estados Unidos que han hecho de nuestra nación un faro de libertad y oportunidad para todos. Como refugiada política, tengo una perspectiva única sobre la grandeza de los Estados Unidos. Esta gran nación abrió sus brazos a mi familia y a mí, mientras huíamos del régimen comunista de Castro en nuestro momento de necesidad. Vinimos a Miami en uno de los últimos vuelos comerciales para salir de Cuba: tenía 8 años. Llegué a este gran país sin saber una palabra de inglés. Fue la resolución de mis padres la que me ayudó a llegar donde estoy hoy en día. Realmente les debo todos mis logros a ellos. Constantemente me recordaron soñar en grande y nunca dejar de trabajar duro por lo que quería.

No vine al Congreso para convertirme en la primera mujer hispana en ocupar este puesto, aunque estoy contenta de haberlo hecho; y no vine al Congreso a presidir un comité, ni a conocer gente importante; o por poder o prestigio, vine a representar a mis electores. Pude tener éxito porque nunca he olvidado mis raíces y, lo que es más importante, las personas que me han enviado aquí. Eso es exactamente lo que me llevó a buscar un cargo electivo, a impactar a quienes integran mi comunidad y más allá. Donde yo nací no es solo un lugar que figura en mi pasaporte, sino que ha definido cómo veo el mundo: a través del prisma de la democracia, la libertad y los derechos humanos.

Lo que ha sido tan gratificante de ver, como miembro del Congreso, son las personas brillantes que dedican su tiempo en el Capitolio. Debido al programa de pasantías de CHLI, tuve la suerte de tener tantos pasantes apasionados trabajando en mi oficina en Washington; muchos de los cuales más tarde obtuvieron trabajos en el Capitolio. No puedo pensar en una mejor oportunidad, una mejor organización que CHLI, para que los estudiantes con ascendencia hispana vayan a la capital de Estados Unidos y aprendan sobre nuestro proceso democrático.

CHLI no solo es importante, sino necesario. CHLI reconoce el talento y los dones de cada individuo, mientras se enriquece con su diversidad. Su misión de avanzar en la comunidad hispana, a través de la prosperidad económica y social, es crucial para el progreso de nuestros hermanos y hermanas hispanos y de los Estados Unidos. Este trabajo es un reflejo de nosotros mismos, no de dónde venimos, sino de hacia dónde vamos. Me trae consuelo y orgullo al ver estudiantes involucrados con CHLI; luchando contra la injusticia, involucrándose con el servicio público, esforzándose por hacer una diferencia en su comunidad, ya que ellos serán los líderes del mañana.

Estoy muy agradecida a Lincoln por su visión y liderazgo, también a la Junta Directiva, a Mary Ann, y al maravilloso equipo que, a lo largo de los años, ha convertido a CHLI en lo que es hoy. No tengo dudas de que CHLI continuará floreciendo y brindando oportunidades a futuros líderes para las generaciones venideras.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el chavismo es responsable del grave daño ecológico que se ha expandido desde el Arco Minero a gran parte de la región?

Las Más Leídas