“Estamos llegando al llegadero”, una vieja expresión popular venezolana cuando tenemos que referirnos a la crítica y grave situación humanitaria que sufre nuestro amado país, producto del avance destructor de una mafia narcoterrorista que sucumbe y agobia al extremo en su criminal acto de genocidio colectivo, amparado en el apoyo de grupos de militares corruptos y de bandas paramilitares integradas por delincuentes comunes, asesinos y violadores de las normas fundamentales del respeto a los Derechos Humanos.

Venezuela es el prototipo de la imagen de un barril de “pólvora abierto que todo el que pasa a su lado le lanza una colilla de cigarrillo encendida”, sus efectos inmediatos no son previsibles dentro de una lógica, y mucho menos inevitable su estallido social, político y económico.

Te puede interesar

Una mezcla peligrosa conformada por la mega inflación, la falta de alimentos, de equipos y medicamentos para los enfermos renales y trasplantados, de servicios básicos de luz y agua potable, la inseguridad permanente, ahora agravada por la ausencia total de la gasolina que congela la posibilidad cierta del transporte y entrega de las cosechas y otros productos de primera necesidad.

La incapacidad y negligencia para atender las necesidades sanitarias que debe aplicarse cada persona para evitar el contagio con el coronavirus, pandemia mundial a la cual nuestro pueblo no escapará si no existe una ayuda humanitaria internacional, lograda por el presidente legítimo, Juan Guaidó, y a la espera del permiso de los militares venezolanos, quienes aún permanecen inmóviles en articular su pronto y urgente ingreso para evitar muertos y contagiados.

La venta irracional de alimentos regulada ahora por el ultimo número de su cédula de identidad, la represión política contra militantes y dirigentes políticos de oposición, cuyas casas son pintadas con letreros de la “Furia Bolivariana” nombre de la operación criminal dada por Diosdado a sus tropelías y asesinatos contra indefensos ciudadanos, cuyo único delito es manifestar ser opositor a la caterva de narcocorruptos y terroristas que controlan el desgobierno del usurpador Maduro.

La decisión de la administración del presidente Trump y su alto mando militar de iniciar un bloqueo naval, aéreo, militar y de seguimiento por radar de todo el territorio nacional, con la ayuda de la coalición militar internacional integrada por las fuerzas armadas de Gran Bretaña, Francia, Brasil y Colombia, a las cuales en las próximas horas se sumarán otros países aliados, es la demostración fiel de la lucha frontal contra el flagelo del narcotráfico y es una realidad hasta lograr el propósito de la liquidación definitiva de la narco dictadura del “cartel de los Soles”. No se hagan ilusiones falsas quienes pretenden hacer juegos o malabarismos con esta decisión de Trump. La pelea es peleando, hasta vencer. ¡No Hay vuelta atrás!

Por su parte, las 49 agencias federales que dependen del poder autónomo judicial de los Estados Unidos, entre ellas destacan la DEA y el FBI, siguen su curso normal las órdenes del fiscal general de USA y de los fiscales generales de Florida y Nueva York, para lograr sus detenciones por las vías que sean necesarias, vivos o muertos, de los narcodelincuentes cuyas capturas han sido publicitadas y con precios de recompensa en dinero por sus cabezas. ¡No hay vuelta atrás!

La postura del capo mayor, Maduro, y de sus lugartenientes Diosdado y Tarek, ha sido de mantener una línea dura de respuesta y amenazas. En su ultima alocució, el narco jefe usurpador, desde su laberinto o bunker de Miraflores, amenaza con usar y activar su “Escudo Bolivariano” para defender “el derecho de Venezuela vivir en paz”. Qué cretino y cínico este delincuente común. ¡No hay vuelta atrás!

No hay ninguna intención de las autoridades federales, judiciales y militares en los Estados Unidos y de sus fuertes aliados internacionales, de echar para atrás todo el gigantesco e histórico operativo integral e institucional contra el narcoterrorismo enquistado en Venezuela. Están conscientes, bien informados y preparados militarmente sobre la presencia de grupos terroristas organizados del Hezbollah, de las guerrillas de la FARC y el ELN, y de los malandros de los grupos “colectivos” de Diosdado.

Frente a ellos, las posibilidades de entregarse vivos son muy remotas; mientras más resistencia hagan, mayor será el poder de fuego en su contra. Un buen caldo de cultivo para los grupos o empresa de mercenarios privados en búsca de las recompensas millonarias ofrecidas por sus cabezas, ¿Verdad, Maduro y Diosdado? O las bragas naranjas o las bolsas negras identificadas con la etiqueta colocada en el dedo gordo del pie derecho. Esas son sus opciones finales. ¡No hay vuelta atrás!

Nuestro mensaje a los compatriotas venezolanos en todo el mundo es mantener nuestra solidaridad activa con la ayuda humanitaria que algunas importantes organizaciones privadas y ONG están haciendo para los hospitales y centros médicos de Venezuela, así como las donaciones y ayudas logradas por nuestro presidente Juan Guaidó y la Asamblea Nacional legítima con el mismo objetivo y propósito. Debemos ayudar a enfrentar con éxito la pandemia del coronavirus y todos somos responsables de contribuir con esta noble causa.

Por otra parte, debemos mantener la calma y la tranquilidad, en un marco de confraternidad y solidaridad con apoyo al presidente Guaidó, ahora que los Estados Unidos y los aliados de la comunidad internacional están protagonizando momentos cruciales e históricos de la patria y para su nuevo alumbramiento a la libertad y la democracia. Fe e Dios, Esperanza en nuestro pueblo y Valentía para derrotar a la narco dictadura madurista. ¡Libertad para todos los presos políticos! ¡No hay vuelta atrás!

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Varias municipalidades de Miami-Dade comienzan a reabrir locales comerciales no esenciales como restaurantes, cafeterías, barberías, salones de belleza y tiendas minoristas, bajo estrictas medidas de sanidad. Usted, ¿qué piensa?

Es una decisión precipitada. Vamos a sufrir un rebrote de COVID-19.
Hay que abrir ya la economía y aprender a convivir con este virus.
La responsabilidad individual será lo que diga si reabrir está bien o no.
Hay que mejorar nuestro sistema inmunológico, esa es una defensa natural.
ver resultados

Las Más Leídas