Insto a los residentes del sur de la Florida a que se unan a la familia Melendi para presentar la petición y negarle al asesino de la joven estudiante una audiencia de libertad condicional.

Shannon Melendi fue una hija que haría sentir orgullosa a cualquier familia. Siempre se destacó como deportista y estudiante, y siempre fue líder entre sus compañeros. Estaba destinada a realizar grandes cosas y cuando asistió a la Universidad de Emory, en Atlanta, parecía que daba el primer paso hacia una carrera larga y brillante, que la haría cumplir sus sueños de convertirse en oficial de la Marina, y después de jubilarse, llegar a obtener un puesto en la corte más alta de nuestra nación.

Los sueños y el potencial de Shannon, que no tenían límites, se truncaron cuando conoció al delincuente sexual convicto Colvin "Butch" Hinton, que tenía un historial de secuestro, asalto y violación en tres ocasiones, incluso contra miembros de su propia familia. Shannon trabajaba para ganar dinero extra mientras estudiaba y llegó a confiar en uno de los árbitros del juego de softball para el que laboraba, que era precisamente Hinton. El error de Shannon fue creer que se podía confiar en este criminal convicto.

El automóvil de Shannon fue encontrado en una gasolinera. Hinton violó brutalmente y asesinó a Shannon. Durante años, el hombre negó su complicidad hasta que finalmente lo confesó. Hinton recibió una sentencia de cadena perpetua por su horrendo crimen, pero según la ley de Georgia el asesino es elegible cada siete años para obtener libertad condicional.

No podemos quedar en silencio, ya que este sujeto es una amenaza para todos y no podemos darle la posibilidad de tener una audiencia de libertad condicional.

Insto a los residentes del sur de la Florida a que se unan a la familia Melendi para presentar la petición y negarle a este asesino una audiencia de libertad condicional y asegurarse de que complete su sentencia.

Pueden encontrar la petición si hacen click aquí, donde debe seguir unas fáciles instrucciones para enviar su pedido por email al Estado de Georgia, instándoles a negarle a este monstruo una audiencia para liberarlo. Seguiremos luchando para que cumpla su sentencia y se haga justicia.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

 

Deja tu comentario